Declaración de la Alta Comisionada Michelle Bachelet luego de la visita a Venezuela

English Below

Declaración de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet al final de su visita a Venezuela

Caracas, 21 de junio de 2019

Buenas tardes y gracias por estar aquí,

Esta ha sido una corta pero crucial visita para mí. Es, además, la primera visita oficial de un Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a Venezuela. Me iré de Caracas esta noche, pero se quedará una presencia de mi Oficina en el país por primera vez. Hemos alcanzado un acuerdo con el Gobierno para que un pequeño equipo de dos oficiales de derechos humanos permanezca aquí, con el mandato de proveer asistencia y asesoría técnica y, muy importante, continuar monitoreando la situación de derechos humanos en Venezuela.

Agradezco al Gobierno su invitación, su cooperación y su compromiso con mi Oficina, incluyendo al equipo técnico que visitó el país en marzo.

Previo a mi visita, solicitamos al Gobierno varios compromisos, y hemos podido alcanzar varios acuerdos, además de la ya citada presencia de los oficiales de derechos humanos. Tenemos el compromiso expreso del Gobierno para llevar a cabo una evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Tortura y para determinar los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el país. Fue profundamente doloroso escuchar el anhelo de las víctimas y sus familiares por obtener justicia ante las graves violaciones de derechos humanos. Espero sinceramente que nuestra evaluación, nuestra cooperación y nuestra asistencia ayude a reforzar la prevención de la tortura y el acceso a la justicia en Venezuela. El Gobierno también ha aceptado que mi equipo tenga acceso pleno a los centros de detención para poder monitorear las condiciones de detención y hablar confidencialmente con los privados de libertad. El Ejecutivo también se ha comprometido a trabajar para permitir un acceso más amplio a los distintos mecanismos de derechos humanos, incluidos los expertos independientes de Naciones Unidas, conocidos como relatores especiales.

Celebro la liberación del parlamentario opositor Gilber Caro, que se encontraba en custodia del servicio de inteligencia SEBIN. Asimismo, recibo con beneplácito de la liberación de Melvin Farías y Junio Rojas, aunque hago un llamado a las autoridades a liberar a todas las personas que están detenidas o privadas de libertad por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica.

El propósito de mi visita fue abrir un espacio que permita mantener una relación más cercana y fluida con las autoridades e instituciones del Estado, la sociedad civil y las víctimas de derechos humanos. Mi deseo era venir y escuchar a todos los actores para poder trabajar con ellos hacia el respeto, la promoción y la protección de todos los derechos humanos de todos los venezolanos.

Durante mi visita me reuní con el presiente, Nicolás Maduro Moros, y con varios ministros de Gobierno y otros altos cargos, incluyendo el Canciller, el Ministro de Defensa y el del Interior, y aquellos a cargo de las carteras relacionadas con los derechos civiles, políticos económicos, sociales y culturales. También mantuve reuniones con al Presidente del Tribunal Supremo, el Fiscal General y el Defensor del Pueblo. De igual manera, sostuve una reunión con el Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y otros parlamentarios de distintos partidos políticos, así como con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

También conocí a víctimas de abusos y violaciones de derechos humanos y a sus familias. Escuché el testimonio de un hombre que me explicó cómo su hermano fue torturado, humillado y asesinado por oficiales encapuchados de las FAES que allanaron su casa, así como muchas otras familias destrozadas porque sus seres queridos tuvieron el mismo destino. Un padre me mostró orgulloso el trofeo y las medallas que su hijo había ganado jugando al baloncesto antes de ser asesinado mientras participaba en una protesta en 2017. Una madre me relató el asesinato de su hijo de 14 años durante las manifestaciones del 30 de abril de este año. Escuché los testimonios de algunas personas que fueron privadas de libertad y sufrieron terribles torturas, como también cientos de violaciones contra partidarios del Gobierno. Conocí el testimonio de una madre de un joven que fue quemado vivo durante las protestas de 2017 y que pasó 15 días agonizando en el hospital antes de fallecer. Una joven me narró cómo su padre fue asesinado por defender el derecho a la tierra de los campesinos. Sus historias son desgarradoras y muestran la desconfianza que tienen en las autoridades estatales. Todos demandan justicia. Un sacerdote de la Iglesia para los Pobres nos compartió apasionadamente acerca de cómo los pobres y los grupos más vulnerables son los que más están sufriendo. No se trata de política, dijo, sino del sufrimiento de la gente.

Me he comprometido a continuar transmitiendo estas demandas y abogar por la justicia y la reparación para ellos, sean quienes sean los perpetradores. Soy consciente de que hay miles de otras víctimas y sus familias con las cuales no tuve la posibilidad de encontrarme, pero déjenme decirles algo: Su lucha por la justicia es importante, no solo por lo que ustedes han sufrido, sino por lo que significa para todos los venezolanos. No están solos.

He escuchado las voces de los manifestantes que luchan por la protección de sus derechos, y las de aquellos que buscan reparación por el daño que han sufrido. He encontrado a representantes de la sociedad civil, sindicalistas, líderes religiosos, empresarios, y académicos de todo el espectro socio-económico y político. Me he entrevistado con representantes de la comunidad internacional y con las agencias de las Naciones Unidas en Venezuela.

Todos me han transmitido como la situación humanitaria en Venezuela se ha deteriorado de forma extraordinaria, incluyendo el derecho a la alimentación, el agua, la salud, la educación y otros derechos económicos y sociales. El Gobierno ha lanzado proyectos en un esfuerzo de asegurar acceso universal a programas sociales, para lo que ha dedicado el 75 por ciento del presupuesto nacional. Sin embargo, hemos oído el testimonio de venezolanos, que a pesar de tener un empleo – muchos en el sector público enfrentan dificultades para adquirir medicinas o comida.

La situación sanitaria sigue siendo extremadamente crítica a causa de múltiples factores, la escasez de medicinas y equipamientos, el éxodo de los profesionales de salud, el deterioro de la calidad del agua y del saneamiento, y los apagones eléctricos. El costo y la falta de anticonceptivos en las farmacias ha contribuido a un aumento de los embarazos adolescentes, y de la mortalidad materno-infantil. Los trabajadores de la salud me han descrito como equipamientos médicos, como las máquinas de rayos X, escasean o no están en funcionamiento; y las personas que viven con enfermedades crónicas me han alertado sobre la falta de medicamentos esenciales para su supervivencia. He hecho un llamado al Gobierno para que proporcione los datos relacionados con la situación sanitaria y otros derechos socio-económicos que permita evaluar la situación y apoyar de forma adecuada.

Las causas de esta inmensa crisis económica -la cual se ha exacerbado dramáticamente desde 2013- son diversas, y he hablado con el Estado sobre la necesidad de resolverlas urgentemente con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas que recientemente han podido reforzar su presencia en Venezuela. Me preocupa que las sanciones impuestas este año por Estados Unidos sobre las exportaciones de petróleo y el comercio de oro están exacerbando y agravando la preexistente crisis económica.

Nuestro informe sobre la situación de derechos humanos en Venezuela mandatado por el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, que se presentará el 5 de julio de 2019, contendrá mucha más información basada en evidencias, así como análisis objetivo relativo a todos los aspectos de derechos humanos que acabo de destacar, además de recomendaciones constructivas sobre cómo avanzar.

En este tiempo de grave crisis económica, social y política, he hecho un llamamiento a líderes de todo el espectro político para que intenten encontrar una manera de confrontar los desafíos y el sufrimiento del pueblo de Venezuela. Para ello, todas las voces deberían ser incluidas. Las crisis solo pueden ser resueltas a través de la participación significativa, franca e inclusiva de diversos actores de la sociedad.

He apelado a todos los líderes políticos a que participen constructivamente con el diálogo facilitado por Noruega y con cualquier otro esfuerzo para intentar enfrentar la actual situación política en Venezuela. El destino de más de 30 millones de venezolanos reside en la voluntad y la habilidad de sus líderes para colocar los derechos humanos de la gente por encima de cualquier ambición personal, política o ideológica. Entiendo el escepticismo de algunos en Venezuela acerca de la posibilidad de que cualquier de estas negociaciones prosperen, pero la grave situación en el país debe instar a los líderes a intentarlo. Mantener posiciones arraigadas en cualquiera de los dos lados solo agravará la crisis, y los venezolanos no pueden permitirse que se deteriore aún más la situación en el país.

Hago un llamado a dar pasos audaces hacia un compromiso para dejar a un lado las ganancias cortoplacistas y enfocarse en logros a medio y largo plazo para todo el país. Las negociaciones pueden dar frutos solo si son inclusivas y si las partes involucradas dan una respuesta a la urgencia real de la situación.

Nuestra Oficina está lista para dar asistencia y asegurar que los derechos humanos de todos los venezolanos sean plenamente protegidos. Nuestra presencia aquí posibilitará trabajar con las instituciones estatales, la sociedad civil y el sistema de Naciones Unidas.

FIN

Fuente: ACNUDH

Statement by UN High Commissioner for Human Rights Michelle Bachelet at the end of her visit to Venezuela
 
Caracas, 21 June 2019/

Good evening, and thank you for coming.

This has been a short, but crucial, visit for me – the first-ever official mission by any UN High Commissioner for Human Rights to Venezuela. I will leave Caracas shortly but I leave behind a presence in the country – again, a first in Venezuela for the UN Human Rights Office. We have reached an agreement with the Government for a small team of human rights officers to be based here, with the mandate to provide technical assistance and advice, as well as – importantly – to continue to monitor the human rights situation in Venezuela.

I thank the Government for its invitation and for its cooperation and engagement with my Office, including with the team that visited in March this year. Ahead of my visit, we put forth a number of requests to the Government and have now agreed several outcomes, in addition to our presence here. We have the Government’s stated commitment for us to carry out an evaluation of the National Commission for the Prevention of Torture and to assess the main obstacles for access to justice in the country. In my meetings with victims and their families, their deep yearning for justice for grave human rights violations was made painfully clear. I sincerely hope that our assessment, advice and assistance will help strengthen torture prevention and access to justice in Venezuela. The Government has also agreed that my team will be guaranteed full access to detention centres to be able to monitor conditions and speak to detainees. They have committed to working towards broader engagement with and access for international human rights bodies – including the UN’s independent experts, known as Special Rapporteurs.

I welcome the release of opposition lawmaker Gilbert Caro from the custody of the intelligence agency, SEBIN. I also welcome the release of Melvin Farias and Junior Rojas, but I have called on the authorities to release all those in detention or otherwise deprived of their liberty for peaceful dissent.

The purpose of my visit was to open the space for us to engage more closely with State authorities and institutions, civil society and victims of human rights violations. I wanted to listen to all actors, to work with them towards the respect, promotion and protection of all the human rights of all Venezuelans.

I met with President Nicolás Maduro Moros and several Government ministers and officials, including the Minister of Foreign Affairs, Defence Minister and the Minister of the Interior and those charged with a host of different portfolios relating to economic, social, civil, political and cultural rights. I also met with the president of the Supreme Court, the Attorney General and the Ombudsman. I held discussions with the president of the National Assembly, Juan Guaido, and other members of parliament from different political parties, and also with the president of the National Constituent Assembly.

I also met victims of human rights violations and their families. The man who told of his brother’s torture, humiliation and killing by hooded FAES security officers in a raid on his house – and the many other heartbroken families whose loved ones suffered a similar fate. The father who showed off his son’s basketball trophy and the many medals he had won before he was killed while taking part in protests. The mother whose 14-year-old child was shot during demonstrations on 30 April this year. People who suffered horrific torture in detention. I also met victims of violence against Government supporters. A mother whose young son, a Government supporter, was set on fire during the 2017 protests and spent 15 agonising days in hospital before he died. A daughter whose father was killed for defending the rights of peasants to access land. Their stories were heart-rending. They all demanded justice. A Catholic priest from the Church for the Poor spoke poignantly about how it is the poor and the most vulnerable who are being hit the hardest. This is not about politics, he said, but about the suffering of the people.

I have raised and pledged to continue raising their concerns with the relevant authorities and to advocate for justice and redress for them – regardless of who the perpetrators are. I know that there are many more victims and their families that I was not able to meet, but let me say this: Your struggle for justice is important not only because of what you have suffered but because of what it means for all Venezuelans. You are not alone.

I have heard the voices of the demonstrators advocating for the protection of their rights and those seeking redress for the harms they have suffered. I have met with civil society representatives, trade unionists, religious leaders, members of the business community and academics from across the spectrum, as well as representatives of the international community and the UN agencies here.

They all bore testimony to how astonishingly the humanitarian situation in Venezuela has deteriorated, including with regards to the rights to food, water, healthcare, education and other economic and social rights. The Government has launched projects in an effort to ensure universal access to social programmes, to which it has dedicated 75 percent of the national budget. However, we have heard from Venezuelans who are fully employed – many in the public sector – who have difficulty affording medicine and adequate food.

The health situation continues to be extremely critical due to multiple factors, such as the shortage of medicine and equipment; the exodus of health professionals; the decline of water quality and sanitation facilities, as well as frequent power cuts. The cost and lack of availability of basic contraception in pharmacies has contributed to a rise in teenage pregnancies, and maternal and newborn mortality rates are also increasing. Healthcare workers have described to me how medical equipment like X-Ray machines are in short supply or have broken down; and those living with chronic diseases have told of the lack of life-saving medication. I have called on the Government to ensure that essential data related to healthcare and other economic and social rights is made available to enable all actors to accurately assess and seek to adequately manage the situation.

The causes of this immense economic crisis, which has been increasing dramatically from at least 2013, are manifold and I have discussed with the State the need to tackle them as a matter of priority with the support of the UN agencies that have recently been able to strengthen their presence in Venezuela. I am concerned that the sanctions imposed this year by the US on oil exports and gold trading are exacerbating and aggravating the pre-existing economic crisis.

Our report on the human rights situation in Venezuela mandated by the UN Human Rights Council in Geneva, scheduled to be presented on 5 July 2019, will contain more evidence-based information and objective analysis regarding all the human rights issues I’ve raised above as well as others, and constructive recommendations for the way forward.

In this time of grave economic, social and political crisis, I have called on leaders across the spectrum to seek to chart a way for Venezuela to confront the challenges and suffering of the people. All voices should be brought to the table. The crises can only be resolved through the meaningful, sincere participation and inclusion of actors from various sectors of society.

I have appealed to all political leaders to engage constructively with the talks facilitated by Norway and other such efforts to address the current political situation in Venezuela. The fate of more than 30 million Venezuelans rests upon the leadership’s willingness and ability to put the human rights of the people ahead of any personal, ideological or political ambitions. I understand the scepticism in Venezuela about the possibility of any such talks succeeding – but the dire situation here demands of its leadership the resolve to try. Holding firmly to entrenched positions on either side will only escalate the crisis – and the people of Venezuela cannot afford further deterioration of the situation in the country.

I call for bold steps towards compromise, to set aside short-term wins for medium-term and long-term gains for the entire country. The talks can succeed, as long as they are inclusive and those involved respond to the very real urgency to ensure their success.

Our Office stands ready to assist in ensuring that the human rights of all Venezuelans are fully protected, including through our presence here, which will be able to advise and work with State institutions, civil society and the UN system.

 

Source: UN OHCHR

Compartir

Políticas sociales de Maduro discriminan a personas LGBTI

Este jueves 20 de junio, 28 defensores de derechos humanos de mas de 70 organizaciones presentaron sus informes durante una reunión efectuada en las instalaciones de la Universidad Metropolitana en Caracas. Una reunión organizada por Civilis, y con el apoyo del Centro de Derechos Humanos de la UNIMET.  

En reunión efectuada entre la Sra. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las ONG de DDHH de Venezuela, la Coordinadora de Unión Afirmativa, Quiteria Franco, señaló:

 

“En Venezuela todos somos víctimas de discriminación, de alguna u otra manera luego de expresar una posición crítica hacia el gobierno.”

 

Agrego además que debido a esa discriminación se han cerrado los espacios para realizar la labor como defensores de derechos humanos.  

 

A continuación el texto de su declaración ante la Alta Comisionada para los derechos humanos de Naciones Unidas.

 

“En Venezuela todos somos víctimas de discriminación, de alguna u otra manera puesto que esta se origina en la preferencia política contaría al gobierno o al expresar una posición crítica hacia el gobierno. La respuesta de Maduro desde 2012 ha sido el uso de la homosexualidad para atacar al adversario político.” Debido a esa discriminación se han cerrado los espacios para realizar nuestra labor como defensores de derechos humanos.  

 

La declaración de desacato contra la Asamblea Nacional ha impedido nuestro trabajo de incidencia para impulsar las leyes que necesitamos como una ley contra la discriminación, el matrimonio igualitario y la identidad legal a las personas trans e intersex.

 

Hemos pasado de estas exigencias ya aprobadas en la mayoría de países en el continente a documentar deficiencias en salud, muerte de personas trans por suicidio o asesinato, y situación de esclavitud moderna incluyendo trata de mujeres trans, prostitución forzada de hombres gay y mujeres trans y migración forzada de activistas que ha debilitado a las organizaciones de derechos humanos sobre personas LGBTI. Venezuela está ubicada en el cuarto lugar en las Américas como el país donde más ocurren crímenes de odio contra las personas LGBTI.

 

Las políticas sociales del gobierno para afrontar la escasez y el desabastecimiento de alimentos han sido desfavorables para las personas LGBTI. Por ejemplo, se exigió a los comercios la instalación de equipos biométricos para escanear la huella dactilar y presentar el documento de identidad. Esto afecto a personas trans debido a la incongruencia entre su documento de identidad y su apariencia física. La segunda política social es la bolsa clap, una bolsa que contiene productos básicos. Previo a la venta de la bolsa los consejos comunales realizan un censo, las parejas del mismo sexo no son censadas por no ser consideradas familias.

 

Necesitamos que toda esta tragedia que vivimos se detenga porque cada día que pasa es peor. Y los grupos minoritarios y vulnerables como las personas LGBTI la están pasando dos y tres veces peor que la mayoría y eso ya es mucho decir.

 

Imagen de AFP/

Compartir

Se constituye Primera Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes de América Latina y El Caribe

Se constituye la Primera Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes de América Latina y El Caribe

 

Junio de 2019

 

Organizaciones destacadas en la Protección de Personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes creamos la Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes.

 

Ante la complejidad de las dinámicas de movilidad humana en la región, constituidas por movimientos migratorios mixtos en los que personas con necesidades de protección internacional comparten las mismas rutas, y enfrentan riesgos de protección similares que las personas migrantes, como el riesgo de ser víctimas de trata o de tráfico ilícito de migrantes, vemos urgente reafirmar la vigencia de las normas internacionales de derechos humanos para la protección y realización de los derechos de las personas en situación de movilidad, y ratificando los compromisos establecidos en el Plan de Acción de Brasil, el Pacto Mundial sobre Personas Refugiadas, y el Pacto Mundial para Migración.

 

Ante los desafíos que enfrentan las  personas LGBTI+ migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo en la región, sobre todo en consecuencia a la discriminación, violencia, bajas perspectivas de integración local en los países de acogida, y la falta de conciencia por parte de actores clave sobre las necesidades específicas de las personas LGBTI+, incluido su derecho a buscar y recibir asilo debido a la persecución por su orientación sexual, identidad y expresión de género, así como otros derechos establecidos en normativa nacional e internacional.

 

Ante las dificultades enfrentadas por personas LGBTI+ refugiadas y migrantes para acceder a la documentación, sobre todo personas trans que no tienen garantizado el derecho a la auto-identificación del género y al uso del nombre social, y familias LGBTI+ que muchas veces no están contempladas por los conceptos de familia adoptados por los gobiernos en la región. 

 

Ante la falta servicios sensibilizados y capacitados para el trabajo con personas LGBTI+ y/o personas que viven con VIH refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes representa un desafío para la protección de estas poblaciones, las cuales muchas veces no logran gozar de sus derechos o son obligadas a buscar alojamiento en espacios que no son seguros y que aumentan el riesgo de que sufran discriminación y violencia. 

 

Ante la ausencia de políticas de acciones afirmativas para promover el acceso de la población migrante, refugiada y solicitante de asilo a la educación superior, incluyendo a personas LGBTI+, como procedimientos de ingreso y revalidación de diplomas y certificados sensibles a las especificidades de esta población. 

Como organizaciones de la sociedad civil reunidas en Quito el 13 y 14 de marzo de 2019 por invitación de Dialogo Diverso, y con apoyo de la Embajada de Canadá en Ecuador, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiado (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM):

 

Nos preocupan los desafíos que enfrentan las personas LGBTI+ migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo en la región, sobre todo de las personas LGBTI+, incluido su derecho a buscar y recibir asilo debido a la persecución por su orientación sexual, identidad y/o expresión de género, así como otros derechos establecidos en normativa nacional e internacional.

 

Por ello, proponemos fortalecer el trabajo en red a nivel nacional y regional para la protección de personas LGBTI+ migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo, promoviendo y verificando el cumplimiento de los derechos de esta población a lo largo de las rutas, y en el caso de solicitantes de asilo, los reasentamientos de un país de asilo a otro país que acuerde recibirles y otorgarles residencia.

 

Es prioritario que los Estados y demás actores garanticen los derechos humanos de las personas LGBTI+, que están identificados a través de los principios de Yogyakarta y Yogyakarta 10+, incluido el derecho humano al asilo a las personas LGBTI+ que se desplazan a través de las fronteras huyendo de situaciones de persecución, conflictos armados, la violencia y la violación de los derechos humanos;  enfatizando en la necesidad de fortalecer el trabajo coordinado y la cooperación con el objetivo de asegurar la protección de los derechos de las personas LGBTI+ en la región, con especial consideración a la difícil situación que enfrenta esta población debido a la ausencia de políticas migratorias y de asilo que contemplen sus necesidades específicas, y que tomen en cuenta la discriminación, violencia y marginalización que enfrentan sea en sus países de origen, en las rutas o en los países de acogida y destino;  prestando especial atención a:

 

  1. Acceso al procedimiento de asilo y regularización migratoria: garantizar el acceso a la información sobre el derecho de solicitar asilo y sobre mecanismos de regularización migratorias para personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes; Capacitar a las autoridades migratorias, los sistemas de asilo y a las organizaciones que trabajan con temas de movilidad humana para la identificación de personas LGBTI+ con necesidades de protección internacional.

 

  1. Identidad y documentación: asegurar el derecho a la identidad de género y los procedimientos de cambios de nombre y género de personas trans refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes en todos los momentos de su proceso de regularización en el país de acogida.

 

  1. Acceso a la justicia y protección integral: promover la asistencia legal gratuita a personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes a través de las defensorías públicas, organizaciones de la sociedad civil y universidades.

 

  1. Albergue y vivienda: asegurar que, a lo largo de las rutas y en los países de acogida, las personas LGBTI+ en situación de movilidad puedan acceder a albergues que estén preparados para trabajar con esta población, y que los equipos de los albergues sean capacitados para trabajar de manera adecuada con personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes.

 

  1. Acceso a la salud: garantizar el acceso al tratamiento hormonal a la población trans refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes, el acceso de las personas LGBTI+ a las pruebas diagnósticas de ITS, incluyendo el VIH y consejería individual y voluntaria en ambientes seguros y confidenciales, y el acceso al tratamiento antirretroviral de personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes que viven con VIH.

 

  1. Educación, medios de vida e integración local: combatir la discriminación laboral contra personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes, promoviendo oportunidades laborales dignas y sostenibles en conjunto con actores públicos y privados, y garantizando los derechos laborales de todas las personas refugiadas y solicitantes de asilo y migrantes independientemente de su estatus migratorio.

 

SUSCRIBEN:

 

Las y los representantes de las siguientes organizaciones de la sociedad civil: Unión Afirmativa de Venezuela (VEN), Caribe Afirmativo (COL), Synergía – Iniciativas por los Derechos Humanos (Regional), Presente (PER), Fundación Venezolana de Atención Directa, Inclusiva y Social (COL), LGBT+Movimento (BRA), Fundación Sergio Urrego (COL), Diálogo Diverso (ECU), Fundación Ecuatoriana Equidad (ECU), Fundación Pakta (ECU), Fundación País para Todos (CHI), Fundación Censurados (COL), Federación Argentina LGBT (ARG) y Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (FASIC).

 

 

 

 

 

Compartir

Public Letter to ILGA

Public Letter to ILGA

On Venezuela in the State Sponsored Homophobia Report 2019

In the most recent State Sponsored Homophobia Report of the International Lesbian and Gay Association better known as ILGA, Venezuela is mentioned as follows:

 

“In relation to the Bolivarian Republic of Venezuela, the political, social and economic panorama presents a great complexity.75 / Currently, the few advances in legislative matters are combined with an unprecedented international political attack on the country, a virtual economic and financial blockade that makes access to basic goods and services for the population, 76 and a very important migratory phenomenon. Advances in this country in relation to the LGBTI issue in the last two years were in the field of universal social policies – social issues – which in this context become more important, 77 because of the beginning of the discussion of the right to marriage equality in the National Constituent Assembly78 and with the opening of a public policy in the Mayor’s Office of Caracas.79

75 Alejandro Fierro, “Venezuela between Legality and Legitimacy”, Latin American Geopolitical Strategic Center (CELAG), January 10, 2019.

76 Alfredo Serrano Mancilla, “Economic sabotage to Venezuela” Page / 12, January 7, 2018.

77 The Fundación Base Lésbica Venezuela in an interview with the author stated that the Presidential Council of Popular Power for Sexual Diversity (Decree No. 2161/2015) in coordination with the Ministry of Popular Power for Women and Gender Equity and the Ministry of Popular Power for the Communes favor the mainstreaming of different social policies so that they also reach LGBTI people.

78 “ANC opens debate on civil rights of the diverse gender sex community in Venezuela”, City CCS, October 18, 2018.

79 In an act chaired by Mayor Érika Farías, ordinances were proclaimed for the creation of an office for LGBT issues and the month of June was established as the Month of the Rebellion of Sexual Diversity. See: “Municipal Gazette for Sexual Diversity”, City CCS, June 1, 2018.” [1]

 

Why does ILGA, an organization with Consultative Status in the United Nations, choose to cite as a source for its report:

  1. an article from the Spanish portal CEGAL, written by Alejandro Fierro, who identifies himself as a researcher of GIS XXI a pollster owned by Jesse Chacón, who was Chávez’s minister for many years. Fierro is also an analyst for Telesur, a television channel created by Hugo Chávez.
  2. an Argentine news portal like Pagina 12 and written by Alfredo Serrano Mancilla,[2] founding creator of CELAG, who has a long history in his relations with the government of Hugo Chávez and with Nicolás Maduro as economic adviser and recipient of donations for publication of his books by institutions owned by the Venezuelan State.
  3. An organization such as Fundación Base Lésbica, without demonstrable work and totally attached to the government party, member since 2010 of the coalition of political parties and social movements of the Patriotic Great Pole, and whose director Ingrid Barón was designated by Nicolás Maduro as president of the Presidential Commission for “sexodiversity” in 2015. Does it also have something to do with the fact that she is the current Secretary of ILGALAC?
  4. A newspaper such as Caracas City, free of charge and totally financed and dependent on the Mayor’s Office of Caracas under an administration close to Hugo Chávez’s party and government for more than 15 years.

None of the sources cited can be considered as reliable and independent sources when all of them in some way or another have been linked to the Venezuelan governments of Hugo Chávez and Nicolás Maduro.

Why does ILGA choose to ignore the reports I sent? two of which were presented to the IACHR in 2015 and 2018. As well as the reports delivered to the United Nations in 2015 and 2016, among them those corresponding to the Universal Periodic Review. But let’s suppose for a moment that the information sent by Union Afirmativa, the organization that I represent, is in doubt. ILGA could have chosen to review the country reports prepared by the Inter-American Commission on Human Rights. ILGA could have opted for the two reports published by the Office of the United Nations High Commissioner in which the origin and development of the political, social and economic crisis in Venezuela is mentioned. There lie the reports of more than 150 independent Venezuelan organizations on the situation in Venezuela, which today is already qualified as a complex humanitarian emergency of political origin.

However, in Venezuela there are no laws that protect LGBTI persons because of a deliberate decision of the governments of Hugo Chávez and Nicolás Maduro. The latter has also used homosexuality to attack the political opponent and anyone who opposes his government, using hate speech that has exacerbated the rejection of LGBTI people in the country. Both governments allowed Venezuela to be ranked as the fourth country with the highest number of hate crimes in America according to the Trans Murdered Persons Observatory, based in Vienna.

Since 1999 and until 2015 several organizations went to the National Assembly, dominated by the ruling political party, to submit requests to legislate in favor of LGBTI persons, none of the request was answered. Additionally, any legal initiative was carefully examined to avoid the explicit mention of LGBTI persons, such as the law against racial discrimination and the law for the protection of people living with HIV and their families, among other laws.

Nor is there any type of Public Policy for LGBTI people, the creation of an office of a loocal mayor which is only limited to do conversation sessions and drags shows cannot qualify as a public policy of inclusion. It takes much more than mere declarations and public events, concrete inclusion programs are needed with tangible and practical results.

None of that exists, and the reason why it does not exist has nothing to do with the current situation in the country. On the contrary, the country condition has aggravated the pre-existing situation of discrimination and denial of rights to LGBTI persons. And the current emergency situation was created by the government of Nicolás Maduro.

Therefore, it is unacceptable to include in a report a fallacy created by the government and its advisers that what we live in Venezuela is due to an economic blockade, that it is worth clarifying does not exist but only in the discourse of the national government.

In conclusion, this letter is to protest the publication of that extract about Venezuela in the ILGA Homophobia State Report.

 

Quiteria Franco

General Coordinator  

Union Afirmativa of Venezuela

 

[1] Homofobia de Estado, ILGA, 2019. https://ilga.org/state-sponsored-homophobia-report-2019

[2] ¿Cuánto vale Alfredo Serrano Mancilla? https://konzapata.com/2018/01/cuanto-vale-alfredo-serrano-mancilla

Quiteria Franco
General Coordinator
Union Afirmativa of Venezuela

21 June 2019

Response to your public letter to ILGA World on a paragraph on Venezuela in the State-
Sponsored Homophobia report 2019

Dear Quiteria,
Thank you for your letter about the paragraph on the situation in Venezuela in this year’s State-Sponsored Homophobia report.

The State-Sponsored Homophobia Report has several different sections, such as an overview of the legal situation in countries, updates on criminalising States, an analysis of developments in international law. It also has a “Global Perspectives” section, which includes a compilation of essays authored by a variety of scholars and activists about the socio-legal situation in different regions of the world.

The section about Venezuela that you refer to falls in that part of the report: Global Perspectives.
The contributions here present the views and opinions of the authors and are not an official ILGA World position. Being the views of a specific author or authors, they also will not reflect the views of every human rights defender and/or community on the ground. ILGA World does request contributors to follow a set of guidelines on formal and substantive aspects but defers greatly to them in their capacity to present and articulate their views and opinions, and in recruiting prospective contributors, as an ILGA publication we rely on a range of referrals, including from ILGA regional offices and ILGA boards.
At ILGA World, we value a diversity of opinions. The Global Perspectives section of the State Sponsored Homophobia Report aims to contribute to that diversity.
I do note that you state that it is unacceptable to include in a report that the situation of LGBTI people in Venezuela is due to an economic blockage. In this regard, I would like to clarify that in our opinion the disputed paragraph should not be read as an endorsement of the Venezuelan government, nor that the current LGBTI human rights situation in the country is a direct consequence of a virtual economic and financial blockade. ILGA World does not support either of these positions. Indeed, we do not endorse any political party or government – either in Venezuela or elsewhere.

We do take your complaints in full consideration, and we will share them with the author of the respective “Global Perspectives”.

Finally, we do appreciate the reports that you shared with us: they were useful for the legal sections of the report that track legislative progress, and we thank you for your commitment and contributions.

Yours sincerely,
André

Dear, Andre

 

I sincerely appreciate the response to our public letter on the paragraph referring to Venezuela in the State Sponsored Homophobia Report 2019.

After carefully reviewing the content of the response, I would like to emphasize that there is no explanatory note in the report to clarify that “The views and opinions of the authors and are not an official ILGA World position”. Being that it is a report of the institution, it is interpreted as a validation of their views.

In another paragraph of the letter you mention that “in ILGA World, we value the diversity of opinions and the ‘Global Perspectives’ chapter of the State Homophobia report aims to contribute to that diversity.” However, this diversity is not shown in the information on Venezuela. Aspect that must have been analyzed with greater care, if you want to support your diversity policy with facts.

The report sent by our organization mentions aspects contrary to those expressed in the sources consulted that were not included in the report. In the face of such contrast of data, it is advisable to consult neutral voices or more voices from local NGO’s.  We deeply regret the information included about Venezuela was not accurate.

Finally, we thank you again for your attention to our public communication and the prompt response.

Compartir

Carta publica a ILGA

Carta Pública a ILGA

Sobre Venezuela en el Informe Homofobia de Estado de ILGA 2019

En el más reciente informe titulado Homofobia de Estado de la International Lesbian and Gay Association mejor conocida como ILGA, se menciona a Venezuela de la siguiente manera:

“En relación con la República Bolivariana de Venezuela el panorama político, social y económico presenta una gran complejidad.75/ Actualmente se combinan los escasos avances en materia legislativa con un ataque político internacional al país sin precedentes, un virtual bloqueo económico y financiero que dificulta el acceso a bienes y servicios básicos a la población,76 y un fenómeno migratorio muy importante. Los avances en este país en relación con la cuestión LGBTI en los últimos dos años se dieron en el campo de las políticas sociales universales —misiones sociales— que en ese contexto cobran una mayor importancia,77 por el inicio de la discusión del derecho al matrimonio igualitario en la Asamblea Nacional Constituyente78 y con la apertura de una política pública en la Alcaldía de Caracas.79

75 Alejandro Fierro, “Venezuela entre legalidad y legitimidad”, Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), 10 de enero de 2019.

76 Alfredo Serrano Mancilla, “Sabotaje económico a Venezuela” Página/12, 7 de enero de 2018.

77 La Fundación Base Lésbica Venezuela en una entrevista con el autor declaró que el Consejo Presidencial del Poder Popular para la Sexodiversidad (Decreto No. 2161/2015) en articulación con el Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Equidad de Género y el Ministerio del Poder Popular para las Comunas favorecen la transversalización de las diferentes políticas sociales para que también lleguen a las personas LGBTI.

78 “ANC abre debate sobre derechos civiles de la comunidad sexo género diversa en Venezuela”, Ciudad CCS, 18 de octubre de 2018.

79 En un acto presidido por la alcaldesa Érika Farías se proclamaron ordenanzas para la creación de una oficina para asuntos LGBT y se instituyó el mes de junio como Mes de la Rebelión de la Diversidad Sexual. Véase: “Gaceta Municipal en pro de la ‘Sexodiversidad’, Ciudad CCS, 1 de junio de 2018.” [1]

 

 

¿Por qué ILGA,  una organización con Estatus Consultivo en Naciones Unidas opta por citar como fuente para su informe a?:

  1. un artículo del portal español CEGAL y escrito por Alejandro Fierro, quien se identifica como investigador de GIS XXI una encuestadora propiedad de Jesse Chacón, quien fue ministro de Chávez durante muchos años. Fierro también es analista de Telesur, un canal de Televisión creado por Hugo Chávez.
  2. un portal de noticias argentino como Pagina 12 y escrito por Alfredo Serrano Mancilla[2], creador fundador del CELAG, quien tiene un largo historial en sus relaciones con el gobierno de Hugo Chávez y con Nicolás Maduro como asesor económico y receptor de donaciones para publicación de sus libros por instituciones propiedad del Estado venezolano.
  3. Una organización como Fundación Base Lésbica, sin trabajo demostrable y totalmente apegada al partido de gobierno, integrante desde el año 2010 de la coalición de partidos políticos y movimientos sociales del Gran Polo Patriótico, y cuya directora Ingrid Barón fue designada por Nicolás Maduro como presidenta de la Comisión Presidencial para la “sexodiversidad” en 2015. ¿Tiene algo que ver además el hecho de que ella sea la actual Secretaria de ILGALAC?
  4. Un periódico como Ciudad Caracas de publicación gratuita y totalmente financiado y dependiente de la Alcaldía de Caracas bajo una administración afecta a Hugo Chávez desde hace más de 15 años.
  5.  

Ninguna de las fuentes citadas puede ser considerada como fuentes confiables e independientes cuando todas de alguna manera u otra han estado vinculadas a los gobiernos venezolanos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

¿Por qué ILGA decide ignorar los informes enviados por quien les escribe, dos de los cuales fueron enviados a la CIDH en 2015 y 2018. Así como los informes entregados ante Naciones Unidas en 2015 y 2016, entre esos los correspondientes al Examen Periódico Universal. Pero, supongamos por un momento que se duda de la información enviada por Unión Afirmativa, organización que represento. Se pudo haber optado por revisar los informes de país elaborados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se pudo haber optado por los dos informes publicados por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas en los que se menciona el origen y desarrollo de la crisis política, social y económica en Venezuela. Ahí reposan los informes de más de 150 organizaciones independientes venezolanas sobre la situación de Venezuela, la cual hoy en día ya es calificada como una Emergencia Humanitaria compleja  de origen político.

Ahora bien, en Venezuela no existen leyes que protejan a personas LGBTI por decisión deliberada de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Este último además ha utilizado la homosexualidad para atacar al oponente político de turno y a todo quien se le oponga, convirtiéndose en un discurso de odio que ha exacerbado el rechazo a las personas LGBTI en el país. Ambas gestiones permitieron que Venezuela este ubicada como el cuarto país con mayor número de crímenes de odio en América según el Observatorio de Personas Trans Asesinadas, con sede en Viena.

Desde el año 1999 y hasta 2015 muchas y diferentes organizaciones acudieron a la Asamblea Nacional para entregar solicitudes para legislar en favor de personas LGBTI, ninguna solicitud fue respondida.  Adicionalmente, cualquier iniciativa legal era cuidadosamente examinada para evitar la mención expresa de las personas LGBTI, tal es el caso de la ley contra la discriminación racial y la ley para la protección de las personas que viven con VIH y sus familiares, entre otras leyes.

Tampoco hay ningún tipo de Políticas Públicas para las personas LGBTI, la creación de una oficina de una Alcaldía que solo se limita a hacer conversatorios y shows drags con cantantes fonomimicos no puede calificar como una política pública de inclusión.  Hace falta mucho más que meras declaraciones y actos públicos, se necesitan programas de inclusión concretos con resultados en la práctica.  

Nada de eso existe, y la razón para que no exista no tiene nada que ver con la situación actual del país. Por el contrario, la situación país ha agravado la situación pre-existente de discriminación y negación de derechos a personas LGBTI. Y la actual situación de emergencia, fue creada por el gobierno de Nicolás Maduro. De tal manera que es inaceptable incluir en un informe una falacia creada por el gobierno y sus asesores de que lo que vivimos en Venezuela es culpa de un bloqueo económico, que vale la pena aclarar no existe sino únicamente en el discurso del gobierno nacional.

Por lo tanto, sirva esta nota para rechazar la publicación de ese extracto sobre Venezuela en el informe Homofobia de Estado de ILGA.

 

 

Quiteria Franco

Coordinadora General

Unión Afirmativa de Venezuela

[1] Homofobia de Estado, ILGA, 2019. https://ilga.org/state-sponsored-homophobia-report-2019

2 ¿Cuánto vale Alfredo Serrano Mancilla? https://konzapata.com/2018/01/cuanto-vale-alfredo-serrano-mancilla

Respuesta de la International lesbian and gay association/ ILGA a nuestra carta publica sobre Venezuela en el informe homofobia de Estado 2019. 

Quiteria Franco
Coordinadora General
Unión Afirmativa de Venezuela

21 de junio de 2019

Respuesta a su carta pública a ILGA World en relación con un parágrafo sobre Venezuela en el informe de Homofobia de Estado 2019.

Estimada Quiteria:

Quisiera agradecerle por su carta relativa al parágrafo sobre la situación en
Venezuela en el informe de Homofobia de Estado de este año.
El informe Homofobia de Estado posee varios capítulos diferentes, incluyendo el
panorama global de la legislación vigente en todos los países del mundo, actualizaciones sobre la situación en Estados que aún criminalizan y un análisis sobre la evolución del derecho internacional.
También cuenta con un capítulo titulado “Perspectivas Globales” que incluye una recopilación de ensayos escritos por una variedad de académiques y activistas sobre la situación socio-legal en diferentes regiones del mundo.

El parágrafo sobre Venezuela al que Usted hace referencia se ubica en ese
capítulo del informe (“Perspectivas Globales”). Concretamente, las contribuciones que forman parte de este capítulo presentan las perspectivas y opiniones de les autores y no reflejan la posición oficial de ILGA World. Asimismo, en tanto que son los puntos de vista de cada autore o autores específiques tampoco reflejarán los puntos de vista de todes les defensores de derechos humanos ni de toda la comunidad en el terreno. ILGA World solicita a les autores que sigan un conjunto de directrices sobre aspectos formales y sustantivos, pero defiere a elles en gran medida en su capacidad de presentar y articular sus puntos de vista y opiniones. Para la selección de posibles contribuyentes, en tanto que se trata de una publicación de ILGA, nos basamos en una serie de referencias, incluidas las que nos ofrecen las oficinas regionales de ILGA y los distintos Consejos de
ILGA.

En ILGA World, valoramos la diversidad de opiniones y el capítulo “Perspectivas
Globales” del informe Homofobia de Estado tiene como objetivo contribuir a esa diversidad.
Noto que usted afirma que es inaceptable incluir en un informe que la situación
de las personas LGBTI en Venezuela se deba a un bloqueo económico. En este sentido, quisiera aclarar que, en nuestra opinión, no ha de colegirse del parágrafo en cuestión un aval al gobierno venezolano, ni que la situación actual de los derechos humanos de las personas LGBTI en el país sea una consecuencia directa de un virtual bloqueo económico y financiero. ILGA World no avala ninguna de estas dos proposiciones. De hecho, no respaldamos a ningún partido político o gobierno, ni en Venezuela ni en ningún otro lugar.
Damos plena consideración a sus objeciones y las compartiremos con el autor
del respectivo ensayo de “Perspectivas Globales”.

Por último, apreciamos los informes que ha compartido con nosotres. Fueron de
utilidad para los capítulos jurídicos del informe que realizan el seguimiento de los progresos legislativos, por lo que le agradecemos su compromiso y contribuciones.

Atentamente,
André

 

30 de junio, 2019.

Estimado, Andre.

Agradezco sinceramente la respuesta a nuestra carta pública sobre el párrafo referente a Venezuela en el informe Homofobia de Estado 2019.

Luego de revisar con cuidado el contenido de la misma, me permito resaltar que no hay en el informe una nota aclaratoria sobre “las perspectivas y opiniones de les autores  no reflejan la posición oficial de ILGA World”. Siendo que es un informe de la institución se interpreta que es una validación de las mismas como propias y, por tanto, cuentan con su respaldo. 

En otro párrafo de su carta menciona que “en ILGA World, valoramos la diversidad de opiniones y el capítulo ‘Perspectivas Globales’ del informe Homofobia de Estado tiene como objetivo contribuir a esa diversidad”. No obstante, no se muestra esa diversidad en la información sobre Venezuela. Aspecto que ha debido ser analizado con mayor cuidado, si se quiere apoyar con hechos su política de diversidad.

En el informe enviado por nuestra organización se mencionan aspectos contrarios a los expresados en las fuentes consultadas que no fueron incluidos en el informe. Ante tal contraste de datos, conviene consultar voces neutrales o las voces de otras organizaciones independientes. Lamentamos profundamente que la información sobre Venezuela no haya sido precisa.

Finalmente, agradecemos nuevamente su atención a nuestra comunicación pública y la pronta respuesta. 

Atentamente,

Quiteria Franco

Coordinadora General.

Compartir

Quiteria Franco: Equidad y sororidad como aporte al progreso de Venezuela

Las personas LGBTI hemos sido señalados y discriminados durante muchos siglos y en los últimos 50 años hemos sido protagonistas de luchas y grandes logros, hemos conquistado espacios que nunca antes hubiésemos pensado. Sin duda estamos cambiando el mundo. Creo que reconocer esa capacidad de lucha, la fortaleza que hay en cada una de nosotras es lo que nos llena de esperanza. Hay momentos duros, pero también hay momentos de alegría y triunfos.

Por: Karla Ávila Morillo / Comunicaciones REDAC

La profesora Quiteria Josefina Franco Coronado, nació y vivió en Maracaibo, estado Zulia, hasta el año 1999, cuando decidió mudarse a la capital venezolana. Sus estudios comprenden la carrera de educación, mención Idiomas Modernos (inglés y francés) en la Universidad del Zulia. Luego prosiguió con un diplomado en traducción (inglés-español) en la Universidad Metropolitana de Caracas y finalmente culminó una maestría en Lingüística Aplicada en la Universidad Simón Bolívar, también en Caracas. Sin embargo, nunca se ha detenido en el crecimiento personal, ya que ha tomado diversos cursos y talleres en materia de derechos humanos, feminismo, desarrollo humano, redes sociales, liderazgo, entre otros ámbitos, que le han permitido crecer en aprendizaje para luego propagar ese conocimiento.

Ella piensa, desde lo más profundo de su reflexión, que no fue una disposición muy madurada, el querer hacer una carrera en Derechos Humanos, simplemente todo se fue dando hacia ese camino: “Yo creo que ha sido la vida, no fue una decisión al principio, muchos sucesos me llevaron hasta que, finalmente, sí tome la decisión de dedicarme a la defensa de derechos humanos. Descubrí que más que un trabajo era una labor que me enriquecía como ser humano, me formaba como ciudadana y me da mucha satisfacción personal y profesional”.

Quiteria es abierta y orgullosamente lesbiana, es pionera del movimiento que defiende los derechos de esta comunidad en Venezuela, trabaja en ello desde hace unos 17 años. Su historia está compuesta de eventos diferentes. En el año 2002 entró en contacto con la organización llamada “Amazonas de Venezuela”, la primera ONG venezolana de mujeres lesbianas y con ellas comenzó a escribir algunos textos para la web. Asevera Quiteria: “Textos que hoy en día yo los criticaría mucho, pero eran mis inicios. Entre 2004 y 2008 me dediqué a mi entorno personal. En 2009, llegaron a mi vida unos perros hermosos y regresé al activismo de protección animal, a perros en particular. En 2012, dentro de la Universidad Simón Bolívar había un grupo de diversidad sexual cuyo profesor asesor se jubiló y los chicos y chicas quedaron solos, entonces yo me ofrecí a ayudarlos.  De ahí entré en contacto de nuevo con las organizaciones LGBTI que ya había conocido en 2003. Después me acerqué con ACCSI, organización que trabaja con personas que viven con VIH y de ahí en adelante he interactuado con otras ONG de Derechos Humanos”.

Durante el 2013, comenzó a trabajar con “Unión Afirmativa” como voluntaria, llevaba las redes sociales. En el año 2014, quien era el coordinador de esta organización se casó en Argentina y se fue a vivir a España. Quiteria sintió tristeza porque la ONG iba a morir debido a que el coordinador se había ido del país, y nadie más dentro de la organización quería o podía asumir aquella coordinación, entonces se ofreció a tomar las riendas, cumplieron con todo el proceso formal y desde ese entonces pasó a estar al frente de la organización desde el  2014.

Para 2015, ya estaba colaborando en la redacción de un informe especial sobre la situación de personas LGBTI que se presentó en audiencia formal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la primera audiencia de una hora, exclusivamente para ese tema. Expresa que de ahí en adelante, no se ha detenido y siente que ha sido un gran descubrimiento para ella, un gran cambio en su vida, que le llena internamente y la hace sentir útil como ser humano.

Desde hace varios años ha estado realizando actividades exclusivamente para mujeres lesbianas, foros, talleres, charlas, etc. Eso le ha permitido conocer las realidades de diferentes mujeres. Lo que ha recogido hasta ahora es que hay mucho temor. Algunas de ellas han renunciado a sus trabajos debido a la discriminación. Otras no se atreven a decir nada sobre su vida personal por temor a la reacción, el riesgo de perder sus empleos. Todo esto con base en los comentarios y chistes que escuchan de sus compañeros de trabajo sobre la homosexualidad. Otras mujeres lesbianas comentan sobre las dificultades dentro de sus familias. Muchas veces se abstienen de contarle a sus familias por temor a ser echadas del hogar. “Hoy en día eso de hacerse independiente es muy cuesta arriba para los jóvenes, también lo es para muchos adultos. Pero definitivamente, no puede ser agradable tener que vivir ocultando una parte esencial de nosotras mismas. La sexualidad, los amores, el noviazgo, el enamoramiento, son etapas muy bonitas de la vida. Nadie debería tener que ocultar esa etapa tan bonita de la vida por temor a ser rechazada”.

Quiteria encuentra en la REDAC una red de personas muy variada. Gente que trabaja en las comunidades, personas más cercanas a las necesidades, dice: “Me gusta que podemos ser activistas ciudadanos, es decir, sin ser parte de una organización, pero si trabajas con la gente eres bienvenido. Nos une el interés por los derechos humanos pero desde un lado más fresco. Cada espacio donde pueda compartir con otros activistas y hablar sobre los derechos de las personas LGBTI ahí estaré”.

Asevera tajantemente que el trabajo en equipo siempre es importante. Sin embargo, cuando no hay un equipo hay que seguir trabajando. “No podemos detenernos a llorar o lamentarnos si no hay un equipo o grupo de personas con quien trabajar. Con esta crisis en el país, se ha ido mucha gente”. En Unión Afirmativa, por ejemplo, el año pasado, 2018, se fueron tres personas. Y no por eso se detuvieron. En la organización se reinventaron, llegaron nuevas personas, nuevos colaboradores, y siguieron adelante.

Ella vincula sus proyectos personales con los derechos humanos. Se ha convertido en su proyecto personal la creación de una comunidad de mujeres lesbianas. Está segura que es necesaria crearla, considera que no ha existido nunca una comunidad lésbica sólida que se una para actuar por sus derechos humanos. Afirma que la realidad es que las mujeres lesbianas de cierta edad han descubierto su “lesbiandad” a una edad muy tardía y no existen grupos a donde poder ir y conseguir apoyo, además, hay aún mucho temor a mostrarse como mujer lesbiana, asunto que le llena de mucha tristeza porque no se trata de mostrar tu orientación sexual, se trata de que se oculta una parte importante de tu vida, que es el vínculo amoroso hacia otra persona, el vínculo familiar, y nadie puede ser feliz teniendo que ocultar una parte tan esencial y bonita de la vida. Expresa con emotividad: “Deberíamos poder vivir nuestra vida en total libertad. Deberíamos poder mostrar y expresar libremente la felicidad que se encuentra en el ser amado sin temor a ser señalados, rechazados o acusadas de ser raras.  Y además, hace falta una comunidad lésbica que exija sus derechos. No ha sido fácil, pero confío en que se puede lograr, para eso hay que tener paciencia y avanzar sin parar, sin apuros”.

Tal como se menciona antes, Franco trabajó con el grupo de diversidad sexual de la Universidad Simón Bolívar como profesora asesora. Luego fue coordinadora de la Red LGBTI de Venezuela, ahí se atareaban cinco organizaciones por un mismo fin. También ha participado en proyectos muy puntuales con otras organizaciones; con PROVEA por ejemplo, se ocupó de la documentación sobre la experiencia del trabajo en red, instrumento que se encuentra en varias páginas web y es de libre consulta. Con ACCSI participó en la redacción de diversos informes y actividades. En 2017, realizaron un mural en la calle, junto a la estación del Metro en Chacao junto a “Acción Ciudadana Contra El Sida” y el portal de noticias “Crónica Uno”. Hace un par de años hizo alianza con “Equivalencia en Acción” organizaron un foro para presentar los informes relacionados con el Examen Periódico Universal (EPU) a Venezuela en las Naciones Unidas. Junto a FREYA, Efecto Cocuyo y AVESA estuvo en talleres de empoderamiento a mujeres. “He trabajado con muchas organizaciones en muchas actividades, con CODHEZ del estado Zulia en dos oportunidades los he acompañado para la feria de DDHH que organizan anualmente. En Lara con FUNPAZparticipamos con ellos en un foro en Barquisimeto. En Amazonas tuve un proyecto con mujeres indígenas. Al estado Bolívar fui para participar en un foro con estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello. Por ser profesora universitaria participo en muchas actividades estudiantiles”. Adicional a todo lo descrito, tiene participación en ONU Mujeres a título personal y ad honoren. Esa labor le ha dado la oportunidad de aprender mucho sobre los foros internacionales y conocer desde adentro cómo funciona la Organización de Naciones Unidas.

Comenta que en el área de los derechos humanos ha aprendido que hay que lograr alianzas, hay que tener apoyo, y eso se logra con trabajo serio. Hace hincapié en que se debe actuar dentro del marco de lo correcto, con honestidad, sinceridad y mucha seriedad en el trabajo. “Eso es lo que logra que las personas confíen en ti y en el trabajo que haces. Esa ha sido mi política desde siempre, hacer un trabajo honesto sin perder de vista el objetivo, lograr que las personas LGBTI tengamos los mismos derechos que el resto de la población”.

Cuando la comunidad a la cual representa es atacada, Quiteria se llena de mucha impotencia, frustración y al mismo tiempo de ganas de seguir trabajando. Seguir denunciando, continuar insistiendo en que las victimas denuncien. La denuncia tiene un poder muy importante, que busca justicia para la víctima y previene futuros actos de violencia. Por eso insiste en hacerle ver a la gente que denuncie en las instituciones, en la fiscalía, en la defensoría del pueblo. La denuncia por las redes sociales solo sirve para visibilizar el suceso, posiblemente alertar a otros de un problema, pero no ayuda a lograr justicia por completo.

Las personas LGBTI hemos sido señalados y discriminados durante muchos siglos y en los últimos 50 años hemos sido protagonistas de luchas y grandes logros, hemos conquistado espacios que nunca antes hubiésemos pensado. Sin duda estamos cambiando el mundo. Creo que reconocer esa capacidad de lucha, la fortaleza que hay en cada una de nosotras es lo que nos llena de esperanza. Hay momentos duros, pero también hay momentos de alegría y triunfos.

Quiteria Franco no se ha sentido discriminada pero sí ha sido discriminada. Precisamente por eso, lo denunció en la universidad donde trabajaba. Presentó sus argumentos por escrito, habló con todas las autoridades. Le tocó demostrar que en efecto hubo discriminación en su contra por ser mujer, por ser lesbiana, por su edad, por todo aquello que pudieron decir para impedir su ascenso durante varios años. Pero ella no se dio por vencida. Finalmente, logró la justicia que tanto buscaba. Pudo ascender, ganar un concurso, por lo cual se quedó durante un año y luego renunció. Dice: “La universidad dejó de ser para mí un lugar que me ofreciera beneficios, ni económicos, ni sociales, ni personales. Además, había logrado encontrar en los derechos humanos mi razón de ser, lo que ya no encontraba en la universidad. Definitivamente, retirarme de la universidad fue una buena decisión”.

Entre los aspectos más vulnerables de la comunidad LGBTI en Venezuela, ella opina que el principal problema es la falta de protección legal. Es decir, que las personas trans e intersex no puedan realizar el cambio de nombre y su género o sexo es el punto de partida para la negación de otros derechos como la educación, la alimentación, la salud: que no tengan acceso a un sistema de salud que les proporcione el tratamiento de transición de género, es otra falta del Estado para con sus ciudadanos.

En cuanto a las parejas homosexuales, el hecho de no poder acceder al matrimonio civil redunda en la violación de muchos otros derechos como el de fundar una familia, protección mutua a través de servicios de salud, planificación familiar social y económica al no poder acceder de manera conjunta a préstamos bancarios para adquisición de viviendas, el poder de decidir sobre la salud y el bienestar de la pareja, la imposibilidad de heredar, en fin. Pero además, los daños adicionales a terceros. Por ejemplo, la desprotección legal a niños concebidos en esas familias, o niños de relaciones anteriores. ¿Quién protege a esos niños de los vacíos legales en los que crecen, de la discriminación y acoso escolar por ser hijos de parejas del mismo sexo cuando en las escuelas no se está abordando esta realidad? Porque las familias homoparentales son una realidad existente en el país y cualquier otro lugar del mundo.

La comunidad LGBTI no tiene una protección real y efectiva contra la discriminación a causa de la orientación sexual o por la identidad de género.  En Venezuela está prohibida la discriminación en el empleo pero no existen los mecanismos prácticos que garanticen ese derecho. En cuanto al derecho a la salud, ¿cómo se puede garantizar que las personas no sean discriminadas en los centros de salud? y de existir ¿dónde se denuncia? No existen protocolos para atender y procesar esas denuncias por discriminación debido a la orientación sexual, identidad o expresión de género de las personas LGBTI. Por toda esta realidad sobre la protección legal, considera que también debe ir acompañada de formación a la sociedad a profesionales claves y a formar a los futuros profesionales. En las escuelas y universidades hay que iniciar formación con enfoque de derechos humanos y perspectiva de género. Es Importante y necesario.

Enfatiza: “Creo que debemos comenzar a vernos a nosotros mismos como ciudadanos, con derechos. Y para conocer nuestros derechos debemos formarnos. Aprender a identificar cuando nuestros derechos están siendo violados, cuando estamos violando un derecho y como defendernos o defender a otros. Pero, creo que el enfoque debe ser mucho más pragmático. Traducir los derechos humanos al día a día para que el ciudadano pueda entenderlos fácilmente”.

Parte del rechazo hacia las personas LGBTI proviene de la ignorancia, el desconocimiento, la falta de información sobre la sexualidad, y sobre los derechos sexuales. Afirma que ese desconocimiento se alimentó de prejuicios y creencias posteriormente transformadas en estigmas. Invita a que todos desaprendamos y volvamos a aprender lo correcto para fomentar el respeto hacia el prójimo. Es necesario derrumbar, destruir esas creencias con información real, científica, con hechos, no con creencias o fe ciega o ideologías de ningún tipo.

Está convencida que hay que hacer un trabajo para lograr un cambio cultural. Las personas cambian, los tiempos cambian y, por ende, las culturas cambian. Éstas no son estáticas. Los avances se dan cuando los ciudadanos deciden actuar y modificar aquello que no les satisface, que les resulta insuficiente a sus necesidades. “No podemos sentarnos a esperar que quienes somos activistas los llamemos a marchar a protestar. Cada persona debe actuar en el lugar que se encuentre por ese cambio que desea. En el trabajo, en la escuela, en la universidad, el hospital, en el ministerio, en un banco, en un centro comercial, en la iglesia a la que acude. En cualquier espacio en el que esté y presencie una injusticia. Cada injusticia es una oportunidad para alzar la voz, no para callar, mirar a un lado o decir, esto no es conmigo. No, cada injusticia es una oportunidad para propiciar un cambio”.

En cuanto a la sociedad venezolana, los conceptos asociados a temas LGBTI y los DDHH de esa comunidad, comenta lo que percibe de las personas con las que interactúa. Cree que lo que nos hicieron creer sobre la homosexualidad permanece en la mente de las personas. Por ende, quienes siguen anclados en sus dogmas encuentran mucha dificultad para dar vuelta a la página. Mientras que, otras personas luego de conversar y aclarar sus dudas pueden cambiar de una posición de desconfianza a entendimiento y apertura a nuevos conocimientos y, por ende, a una posición de respeto a otras orientaciones sexuales y a las diferencias individuales.

Rememora: “Siempre cuento una anécdota bien bonita que viví cuando participé en la recolección de firmas para la solicitud de matrimonio igualitario. Viví muchas y todas las recuerdo. En el parque del Oeste estábamos recogiendo firmas, me acerco a una señora que andaba con dos niños. Le pregunté si quería firmar para apoyar el matrimonio igualitario, le expliqué que era para que dos personas del mismo sexo pudieran casarse. Me dijo que no, que ella no estaba de acuerdo con eso. Le dije, señora, ¿usted ha pensado que quizás dentro de 10 años si sus hijos se enamoran de otro hombre y desean casarse no podrán hacerlo acá en el país porque no está permitido? Ella miró a sus hijos, y con una nueva expresión en su rostro, me dijo, -es verdad, dame para firmar-”.

La profesora discute que el prejuicio y estigma social hacia las personas LGBTI ha permeado todas las instituciones, ya que el sistema de justicia en Venezuela está muy deteriorado y débil.  Señala que se maneja y se actúa según las voluntades de quienes están al frente del sistema por lo que hay que recuperar la institucionalidad y hacer entender a los funcionarios públicos que se deben a sus ciudadanos, que su función es cumplir y que se hagan cumplir las leyes, en concordancia con la Constitución, las normas, pactos y acuerdos internacionales. “La posición individual de los funcionarios es irrelevante, es la ley lo que debe guiar las actuaciones de los funcionarios, el cumplimiento de su deber”.

La realidad es que a las personas LGBTI, el sistema de justicia venezolano no les responde. Por ejemplo, el caso que la ONG Unión Afirmativa introdujo en el Tribunal Supremo de Justicia en el año 2003, tomó cinco años para conseguir una respuesta, solamente sobre su admisión. La respuesta definitiva tomó tres años más. Finalmente, dieron una respuesta que no reconoció las necesidades de las parejas del mismo sexo. La sentencia 190-2008, estuvo dominada por las posiciones religiosas de quienes deben legislar de acuerdo a las leyes y no sus creencias personales. Otro caso emblemático es el de Tamara Adrián, el cual lleva más de 15 años sin ser respondido. “De los cientos de crímenes de odio reportados en nuestros informes tan solo dos han sido resueltos”, comenta con desagrado, ya que tampoco se ocupan de iniciar procesos de reparación a las víctimas, a los familiares de las víctimas y lo más importante, tomar las acciones para evitar nuevos crímenes contra personas LGBTI.

Ante la presencia de la comunidad LGBTI en el ámbito político venezolano, dice que es absolutamente necesario, debido a que ellos están en todas partes. En los partidos políticos hay personas LGBTI. Expresa: “El problema es que no son visibles y, si los son, no alzan su voz para exigir cambios. No es nada útil para la conquista de derechos humanos un político homosexual invisible o callado. Así como tampoco lo es en ningún lugar. Hay muchas instancias de la sociedad en donde se cometen injusticias hacia las personas de esta comunidad. Donde haya una injusticia hay que levantar la voz. Y eso también hay que hacerlo dentro de los partidos políticos. No ha habido una manifestación pública de preocupación permanente sobre como la crisis ha afectado a las personas LGBTI en Venezuela. No sucedió acá dentro del país, ni en escenarios internacionales a donde tanto asisten.  No hubo iniciativa de formar un grupo de trabajo con la sociedad para impulsar medidas a nivel local, es decir, si la AN ha estado bloqueada, hay muchas otras cosas que se han podido hacer. Por ahí, hay una propuesta de plan país. Yo he asistido a varios foros para saber, enterarme de que va esa propuesta. Yo no he visto nada que refleje las necesidades de las personas LGBTI allí. ¿Dónde están las propuestas de esa diputada trans y del diputado gay para el plan país? No basta con decir soy diputada o diputado, hay que mostrar acciones realizadas o por lo menos las propuestas. Para ganar elecciones y popularidad solo basta tener un buen discurso pero para ganar respeto y reconocimiento hay que hacer cosas, hay que mostrar resultados. Pasé años haciendo críticas a quienes estaban frente a la AN en gestiones anteriores.  Con esta gestión desde 2016 comencé haciendo propuestas. Es tiempo de hacer críticas y exigir repuestas. Seguiré haciendo propuestas, siempre, pero si hay cosas que mejorar, hare las criticas correspondientes”.

Para ganar más espacios en el ámbito político venezolano, Quiteria recomienda a los jóvenes que son homosexuales y hacen vida dentro de los partidos políticos que se preparen, no solo como políticos sino que se formen en materia de derechos humanos, ya que parte de lo que se ha visto en estos últimos años es cómo los diputados han tenido un manejo deficiente de los derechos humanos, los procedimientos, las normas, las leyes y se han dedicado a hablar sobre derechos humanos sin saber sobre los mismos.

Es la falsa creencia de la gente de que las necesidades de las personas LGBTI no son prioritarias. Que hablar de la discriminación hacia esta comunidad y la falta de protección legal no tiene importancia ante la gravedad de las personas que mueren por falta de medicamentos o de alimentos. La discriminación no se detiene, y por el contario, estas dos circunstancias se suman a los problemas que ya existían en Venezuela, porque las personas LGBTI también sufren la situación del país.

Está convencida que un cambio de paradigmas está cada vez más cercano, que hay ahora un entendimiento de lo que son las violaciones de derechos humanos. La situación que se ha vivido en el país, ha hecho a las personas más conscientes que hay que aprender a convivir y a respetar las individualidades, la manera de ser, de vivir, de expresarse, de pensar. Y también hay que aprender a respetar a los que amamos, de aquellos que nos enamoramos y con quien deseamos formar familia. Comprender que hay muchos tipos de familias.

En referencia a la equidad de género opina que debemos comenzar por hablar sobre lo que es en realidad la equidad de género. Explicar a la sociedad que lo que se busca conseguir es la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Hacer ver a la sociedad con ejemplos claros y cotidianos en donde radica la desigualdad entre hombres y mujeres y cómo esas desigualdades han permitido que la sociedad obedezca y se maneje bajo un sistema de privilegios hacia una parte de la sociedad que la representan los hombres y la otra mitad las mujeres que son sometidas a situaciones de discriminación que les ponen límites en su  desarrollo individual, personal, profesional y social. Esos límites son los que hay que  derrumbar y para eso Quiteria propone una sociedad con equidad de género. Igualdad de condiciones para el desarrollo pleno de hombres y mujeres.

Quiteria se guía por principios y valores como el respeto, la pluralidad de pensamiento, la sororidad, la confianza y la honestidad. Defiende la libertad de ser, de vivir y amar a quien quiera. “A quienes desconocen sus deberes y derechos, les hablaría de mi experiencia personal. Creo que la mejor manera de enseñar es a través del ejemplo. Yo fui discriminada y no fue hasta que aprendí sobre mis derechos que pude defenderme y lograr justicia. Y siempre, siempre he tratado de actuar apegada a las normas, a las leyes, yo cumplo con mis deberes ciudadanos”.

Dice que recibe muchas palabras de aliento y de agradecimiento por parte de estudiantes, de personas que asisten a algún taller o que leyeron algo que escribió, o alguien a quien le fue útil alguno de los informes que ha redactado y entregado en instancias internacionales. Sin duda alguna, le hace sentir que el trabajo que ha hecho hasta ahora ha sido de ayuda para alguien más. “Me siento feliz haciendo lo que hago, todos los días pienso en maneras de cómo llegar a más personas, de cómo llevar el mensaje de respeto a la libertad individual. De cómo llegar a más mujeres lesbianas y hacerles ver que mi vida cambió de buena a mejor cuando me descubrí como mujer lesbiana, cómo crecí como ser humano, cómo aprendí sobre mis derechos y cómo me siento más segura ahora que sé cómo defenderme con el recurso más poderoso que existe, con los derechos humanos. Yo soy optimista. Creo que la sociedad está cambiando. La nueva Venezuela que nacerá, que ya está naciendo, será muy distinta. Debe ser distinta. No podemos aspirar a regresar al pasado, y el presente que tenemos ya sabemos que no nos gusta. Así que en ese nuevo país debe haber inclusión social para todos. No debe haber más personas discriminadas en sus escuelas, en sus trabajos, en la política, en las fuerzas armadas, en los hospitales, en los hogares por ser una persona homosexual o por ser una persona trans. Porque si hemos rechazado la discriminación de este gobierno contra políticos, contra periodistas, contra ciudadanos por pensar diferente, también debemos rechazar la discriminación contra las personas debido a su orientación sexual. Los derechos humanos son para todos sin importar cómo eres o a quién amas”.

 

Fuente: REDAC

Compartir

Mujeres lesbianas destacadas

Con motivo de la celebración del mes de la visibilidad lésbica este año 2019 hemos decidido destacar varias mujeres lesbianas que han contribuido al avance de los derechos de las mujeres lesbianas en el mundo. Que las disfruten. Al dar click en cada nombre las llevara a la biografía o reseña de cada personaje.

Lista:

1. Safo de Mitilene. Antigua Grecia

2. Christina, Reina de Suecia. Suecia

3. Ana, Reina de Gran Bretaña. UK/

4. Anne Lister, UK. Nacimiento 3 de abril

5. Sarah Posonby & Eleanor Butler. Irlanda

6. Emily Elizabeth Dickinson. USA

7. Theo Anna Sprüngli. Alemania

8. Gabriela Mistral, Chile. Nacimiento 8 de abril de 1889

9. Virginia Woolf

10. Jane Addams. USA/

11. Marguerite Radclyffe Hall. UK.

12. Gladys Bentley. USA

13. Elizabeth Bishop, USA

14. Audre Lorde, USA

15. Barbara Gittings, Austria

16. Dorothy Louise Taliaferro “Del” Martin & Phyllis Ann Lyon. USA

17. Chavela Vargas Costa Rica/Mexico. Nacimiento el 17 de abril

18. Patricia Highsmith, USA.

19. Rita Mae Brown, USA.

20. Barbara Jordan, USA.

21. Adrienne Cecile Rich, USA.

22. Edith “Edie” Windsor. USA

23. Teresa de la Parra, Venezuela. Muere en 23, abril de 1936.

24. Judith Butler. USA/

25. Jóhanna Sigurðardóttir. Islandia

26.  Día de la visibilidad lésbica. Manisfiesto por la visibilidad lesbica  

27. Annie Leibovitz, USA.

28. Martina Navrátilova. Alemania

29. Jodie Foster. USA.

30. Ellen DeGeneres. USA. 30 abril 1997. Aniversario de salida del closet 

31. Tracy Chapman. USA

 

Activistas venezolanas

31.  Jany Campos.

32.  Gisela Kozak

33.  Marianela Tovar

34. Ana Margarita y Elena. Fundacion Reflejos

35. Gabrielle Gueron

36.  Karla Carrillo

37.  Quiteria Franco

 

Otras venezolanas

Patricia Velásquez.

Vanessa Senior.

Karen Martello.

Andreina Álvarez.

Gaby Castellanos.

Kelly Durán.

Yulimar Rojas

Marianela Gonzalez

Compartir

Ellen DeGeneres

Mes de la visibilidad lésbica.  Día 30

 

Ellen De Generes. (26 de enero de 1958). Metairie, Louisiana, Estados Unidos.  

Salida del closet, 14 de abril de 1997 en la revista Time

El “Puppy Episode” en el que su personaje sale del coset fue transmitido el 30 de abril de 1997.  Ese mismo dia se transmitio el especial en el programa de television de Oprah en el que Ellen sale del closet. 

Ellen DeGeneres es comediante, actriz y presentadora de televisión. Su trabajo televisivo lanza una exitosa serie cómica que con su nombre Ellen que estuvo cuatro años al aire. El show se emitía por ABC, se popularizó en sus primeras temporadas gracias al estilo cómico de doble sentido de DeGeneres. Alcanzó su máxima popularidad en el momento en que la actriz expresó abiertamente su orientación homosexual en el show de Oprah.

 

Ellen DeGeneres (26 de enero de 1958) comediante, actriz y presentadora de televisión. Nació en la localidad de Metairie, Louisiana, Estados Unidos. Es hija de Elliot DeGeneres, un vendedor, y de Elizabeth Jane Pfeffer. Fue criada dentro de la fe cristiana, hasta los 13 años que decidió no asistir más a los encuentros religiosos. Su madre y su padre terminaron su matrimonio en 1974, y poco después, Betty Jane volvió a casarse con Roy Gruessendorf. Ellen vivió con su madre y su nuevo esposo a Atlanta, mientras su hermano permanecía con su padre.

Ellen DeGeneres se gradúo de Atlanta High School en 1976, al finalizar se mudó de vuelta a New Orleáns para asistir a la Universidad de New Orleáns, donde se gradúo en la carrera de comunicaciones. Mientras estudiaba en la universidad trabajo como vendedora de ropa en la tienda Merry Go Round, y como mesera en TGI Friday`s. en cuanto obtuvo su diploma comenzó a pensar en una nueva vida para ella. Así que, incursionó en la comedia, haciendo sketches de comedia en pequeños clubes y cafeterías. Con el paso del tiempo pudo unirse al Clyde’s Comedy Club, en 1981. Su estilo como mediante fue equiparado al de Bob Newhart.

A principios de los 80, realizo una gira nacional, y fue merecedora del título a la persona más graciosa de América, tras ganar en un reality emitido por la cadena televisiva Showtime. A partir de allí, su prestigio y reconocimiento creció considerablemente, logrando aparecer por primera vez en el Tonight show al lado de Johnny Carson.

Su trabajo televisivo y en cine incluyó, para finales de la década del 80 y principios de los 90, papeles en Open House (1989) y Coneheads (1993). Posteriormente, lanza una exitosa serie cómica que estuvo cuatro años al aire, su nombre era Ellen. El show se emitía por ABC, se popularizó en sus primeras temporadas gracias al estilo cómico de doble sentido de DeGeneres. Alcanzó su máxima popularidad en el momento en que la actriz expresó abiertamente su orientación homosexual en el show de Oprah. Subsecuentemente, su personaje en la serie, haría la misma revelación a su terapista. Este fue uno de los episodios más vistos del show, pero luego su rating mermo y fue cancelado.

 

Ellen DeGeneres, tiempo después, protagonizó una serie de películas para un programa llamado Ellen’s Energy Adventure, que fue parte de una atracción de Walt Disney World Epcot. Asimismo, participó en las películas como Mr Wrong, junto a Bill Pullman y Joan Cusack.  El filme Goodbye Lover en donde trabajó con Patricia Arquette y Dermot Mulroney. Despues de su paso por el cine, Ellen retornó a las series televisivas, con una nueva sitcom en el canal CBS, titulado The Ellen ShowEl show realmente no tuvo éxito y con tan solo una temporada al aire fue cancelado debido a una baja audiencia.

En el 2003, prestó su voz para el papel de Dory, en la película animada de Disney, Buscando a Nemo. Anteriormente ya había prestado su voz para el personaje de un perro en el film Dr. Dolittle.  La película de Disney fue la clave para que la atención volviera sobre ella y proporcionó excelentes comentarios y reconocimientos. Dicho papel le mereció el premio Saturn, el Nickelodeon Kids Choice, y también el Annie Award.

En septiembre del 2003, estrenó un talk show diario, llamado The Ellen DeGeneres Show. En comparación a varias series y programas emitidas iniciadas ese año, el suyo se posicionó con el rating más alto y fue muy buen comentado por los críticos. Por ello, fue nominado a 11 premios Emmy en su primera temporada, ganando cuatro, incluyendo el premio al Mejor Talk Show. El show ganó durante varios años 15 premios Emmy, en sus tres temporadas al aire. Ellen se ha hecho reconocida por su personalidad jovial, extrovertida y carismática, bailando y cantando con la audiencia, hasta cuando el programa está en comerciales.

Hizo su aparición nuevamente como conductora de la Gala de los Premios Emmy. La misma fue emitida tres semanas luego del Huracán Katrina. Previamente había sido la anfitriona de los premios Grammy, durante 1996 y 1997. También presentó la ceremonia de los premios Oscar, siendo la primera persona homosexual en la historia en hacerlo. Su personalidad arrolladora hizo una presentación de los premios amena y pasajera, luego de ello recibió muy buenos comentarios en la prensa.

Condujo su show en varias locaciones, en marzo del 2007, el show tuvo lugar en los estudios Universal Orlando, como invitados tuvo a Jennifer López y Lynyrd Skynyrd. Meses después tuvo una lesión de ligamentos de la espalda y tuvo que parar varias semanas, luego, emitió su programa desde una cama de hospital. Un año después volvió a conducir su programa desde Orlando Florida, con invitados como Jonas Brothers y Jeff Foxworthy.

Su vida personal es mantenida discretamente, su primera relación a la luz pública fue con la actriz Anne Heche. Esta terminó luego de que Heche rompiera con DeGeneres e iniciara una relación con Coley Hedison. A partir del 2004, Ellen ha estado con Portia de Rossi, con quien vive en Beverly Hills. Se comprometieron en mayo del 2008.

Hace poco Ellen DeGeneres participó junto a Julia Roberts, y David Beckham en una campaña por el reconocimiento al fútbol femenino profesional, esta campaña tiene por nombre Pass The Ball y es una apuesta para motivar y secundar a las futbolistas y a la sociedad en general que su trabajo y su talento debe ser valorado y apoyado tanto como el de los hombres futbolistas.

 

Fuente:

Ellen DeGeneres, biografia.  

Compartir

Quiteria Franco

Mes de la visibilidad lésbica.  Día 29

 

Quiteria Franco (Maracaibo, estado Zulia, 3 de octubre 1971), es profesora, investigadora, activista, defensora de derechos humanos. Es Licenciada en Educación, mención idiomas modernos de la Universidad del Zulia. Habla, lee y escribe en inglés y francés. Tiene un diplomado en Traducción de la Universidad Metropolitana en Caracas y es Magister en Lingüística Aplicada de la Universidad Simón Bolívar.  Se ganó una beca de intercambio para ser asistente docente (teaching assistant) en el Reino Unido otorgada por el British Council para el año escolar 1997/1998, la cual realizo en Irlanda del Norte.

Fue Profesora en la Universidad Simón Bolívar desde septiembre 1999 hasta agosto de 2018. Fue Coordinadora Académica de los cursos de inglés en la Fundación de Investigación y Desarrollo de la Universidad Simón Bolívar- FUNINDES entre 2002-2004 y 2007-2009. Fue coordinadora académica de inglés en el Centro Educativo de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (CEAPUCV). Desde el año 1994, es traductora e intérprete independiente en los idiomas inglés-español. Ha trabajado como interprete en varios eventos en Venezuela.

Trabajo como profesora de inglés en diferentes institutos de enseñanza, tales como el Centro Venezolano Americano del Zulia (CEVAZ); Universidad del Zulia, Universidad Experimental Simón Rodríguez y en la Universidad Central de Venezuela. Ha enseñado inglés a niños de educación primaria y en el CEVAZ. Ha enseñado inglés en cursos en compañías como PDVSA y en la Comunidad Económica Europea en Caracas. 

 

Activismo

Fue asesora del grupo de diversidad sexual de la USB entre 2010/2012. Es Integrante de Unión Afirmativa desde 2013. Desde 2014, es la coordinadora general de Unión Afirmativa. Fue impulsora de la reactivación de la Red LGBTI de Venezuela y coordinadora de dicha organización desde 2014 hasta 2018.

Es redactora de varios informes sobre la situación de los derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela que han sido presentados ante la CIDH y Naciones Unidas. Ha solicitado ante la Asamblea Nacional la aprobación de instrumentos legales de protección a personas LGBTI.

Ha dictado un sin número de charlas, conferencias y talleres sobre DDHH y personas LGBTI. Es asesora en materia de DDHH y su implementación en la empresa pública y privada. Desde 2018 es integrante del grupo asesor de la sociedad civil en ONU Mujeres para Latinoamérica y el Caribe.

En 2018, recibio un reconociento po su trabajo como defensora de derechos humanos por parte de la Comisión Permanente de Política Interior la Asamblea Nacional de Venezuela. 

 

Fuente:

Quiteria Franco, biografia.

Quiteria Franco, blog. 

ONU Mujeres anuncia nuevas integrantes de su Grupo Asesor de la Sociedad Civil para América Latina y el Caribe 

 

Compartir

Gisela Kozak

Mes de la visibilidad lésbica.  Día 28

Entrega Especial 

 

Gisela Kosak, 14 de octubre de 1963. Nacida en Caracas, Venezuela.

Es una investigadora, profesora, ensayista y narradora venezolana. Gisela Kozak fue también activista por los derechos de las mujeres lesbianas y personas LGBTI, en general. En 2002 organizo las primeras jornadas universitarias sobre diversidad sexual en la Universidad Central de Venezuela en 2002 y 2004 respectivamente. A finales de 2017 contrajo matrimonio con Lynette  Gómez  en  la ciudad de México, donde viven actualmente.

Kozak empezó a escribir a los ocho años, como un juego, imitando a otros autores como Oscar Wilde o los hermanos Grimm, se licenció en Letras en la Universidad Central de Venezuela y posteriormente se doctoró en la Universidad Simón Bolívar. Escribir narrativa es para Kozak una forma de liberación, una forma de mirar el mundo sin vidrios protectores y sin normas preestablecidas.

Fue profesora asociada de la Escuela de Letras, de la Maestría en Estudios Literarios y de la Maestría en Gestión y Políticas Culturales en la Universidad Central de Venezuela, institución donde laboró por 25 años. Desde su posición en la Escuela de Letras, ha publicado numerosos textos de carácter científico.

También se desempeñó como asesora en políticas culturales, consultora de organizaciones públicas y privadas en Venezuela y como colaboradora con la Agencia de Cooperación Española y el Instituto Goethe en la formación de gestores culturales. De igual forma, se ha destacado por su activismo político y ha impartido talleres de narrativa y ensayo en la Escuela de Letras y en el ICREA.

 

Fuente:

Gisela Kozak Rovero, Biografia

Caracas, la vida que no se ve

La venezolana Gisela Kozak obtiene premio Sylvia Molloy de ensayo

Una feminista fuera de lugar 

Gisela Kozak se siente viva aunque sin acento en el porvenir

Comunidad LGBTI lucha por el reconocimiento de sus derechos mas alla del matrimonio

Compartir