Estreno de documental Lesbianas en Venezuela: abriendo caminos

Este martes 27 de agosto en Caracas será el estreno del documental Lesbianas en Venezuela: abriendo caminos.

 

Lesbianas en Venezuela: abriendo caminos es un documental que muestra los inicios, acciones, obstáculos, logros y perspectivas hacia el futuro de mujeres que se han destacado y siguen destacándose como activistas lesbianas en Venezuela. 

Jany Campos, Gisela Kozak, Gabrielle Gueron, Karla Carrillo, Ana Rojas y Elena Hernaiz de Fundación Reflejos y Quiteria Franco de Unión Afirmativa son las protagonistas de este documental que aspira a formar parte de la memoria histórica del movimiento LGBTI en Venezuela.

El documental busca además servir para que quienes aspiran a formarse como defensoras de derechos humanos de las mujeres, y en particular, de mujeres lesbianas conozcan lo que se ha hecho, como ha sido el camino recorrido y también escuchar las sugerencias de quienes ya han transito los caminos del activismo lésbico en el país.

La invitación es para toda las personas interesadas mujeres, jóvenes, adultas, hombres solidarios e interesados en el tema a acompañarnos en la premier del documental Lesbianas en Venezuela: abriendo caminos.

La entrada es libre, pero puedes traer como contribución para nuestra videoteca/biblioteca un video de una serie de TV,  película o un libro con temática sobre mujeres lesbianas. 

La cita es el martes 27 de agosto de 3 a 5 pm, en la Sala Cabrujas de los Palos Grandes, Municipio Chacao.

Dirección: Av. Francisco de Miranda con 3ra Avenida de Los Palos Grandes Centro Comercial El Parque, Nivel C-1, Caracas 1010, Miranda.

Punto de Referencia: A la salida de la Estación de Metro Miranda,  diagonal a la salida del Estacionamiento de Parque cristal Detrás de Wendys.

        

Compartir

El doble techo de cristal

El término es una metáfora que ha sido utilizada para describir las barreras invisibles (cristal) a través de las cuales las mujeres pueden ver las posiciones de élite, por ejemplo, en el gobierno o en el sector privado, pero no las pueden alcanzar puesto que se lo impide ese techo invisible. Esas barreras impiden que grandes cantidades de mujeres y minorías étnicas consigan y se aseguren empleos poderosos, prestigiosos y mejor pagados del mercado laboral

 

Por: Quiteria Franco / @qfranco

 

El techo de cristal es doble cuando además de negar importantes posiciones de elite por el simple hecho de ser mujeres se agrega la exclusión por orientación sexual. Las mujeres  lesbianas o bisexuales afrontan una doble discriminación, la de ser mujer y la de ser lesbiana o bisexual. Aunque este hecho no es exclusivo para mujeres lesbianas, sino también para hombres gay. En ingles se hace referencia a este problema como “the gay glass ceiling” o “lavander ceiling”.

 

Muchas veces esas trabas provienen no solo de los hombres en posiciones de poder, sino además de otras mujeres. Pareciera entonces que las mujeres lesbianas participan en una carrera contra múltiples obstáculos en el ascenso al éxito laboral o profesional.

 

No se trata de que las mujeres lesbianas lleguen a su lugar de trabajo y griten su orientación sexual, sino que sientan la seguridad de estar en un ambiente libre de discriminación en el que encuentren la tranquilidad de que no serán víctimas de retaliación debido a su orientación sexual en caso de que decidan mostrarla; al tiempo que no se vean obligadas a ocultar su orientación sexual debido a posibles consecuencias negativas.

 

El lugar de trabajo es donde compartimos con nuestros pares profesionales sobre nuestra vida familiar, si decidimos casarnos solicitamos permiso por matrimonio, luego la posibilidad de incluir a la pareja en el plan de seguro médico, seguro de vida, en fin, todos los beneficios laborales que disfrutan los empleados heterosexuales. Las empleadas y trabajadoras lesbianas optan por no disfrutar de estos beneficios laborales por temor a las consecuencias de develar que están en una relación con alguien de su mismo sexo.  Ante la posibilidad de ser discriminadas o frenadas en su ascenso profesional muchas optan por ocultar su vida familiar.

 

Hostilidad en el lugar de trabajo

 

Una quinta parte de los estadounidenses LGBTQ (20%) han experimentado discriminación por orientación sexual o identidad de género al solicitar puestos de trabajo. Las personas LGBTQ de color (32%) tienen más probabilidades de experimentar ese tipo de discriminación que las personas LGBTQ blancas (13%). 22% de los estadounidenses LGBTQ no han recibido el mismo pago ni han sido promocionados al mismo nivel que sus compañeros.

 

Por otro lado, al mencionar los datos sobre discriminación y sus consecuencias nos encontramos lo siguiente:

 

El miedo impide que empleados LGBT sean ellos mismos en el trabajo

 

Las personas LGBT a menudo cubren o minimizan aspectos de su identidad o personalidad (por ejemplo, ocultando relaciones personales o cambiando la forma en que se visten o hablan) para evitar la discriminación. Los empleados reportan que se sienten agotados de gastar tiempo y energía ocultando su orientación sexual (17%) e identidad de género (13%).

Culturas de trabajo inclusivas

 

Un cuarto (25%) de los empleados LGBTQ informan que permanecen en un trabajo debido a un entorno que incluye a los LGBTQ. 10% de los empleados de LGBTQ han dejado un trabajo porque el entorno no aceptaba a las personas LGBTQ. Finalmente, en cuanto a posiciones de liderazgo, aseguran que los líderes corporativos abiertamente LGBT son raros.  Menos de 20 directores de juntas en las compañías Fortune 500 fueron LGBT + abiertamente en 2018.

 

Venezuela

 

Estos datos quizás puedan ayudarnos a entender por qué hay una marcada tendencia entre personas LGBTI a ser trabajadores independientes, por lo menos en Venezuela, optando por profesiones u ocupaciones que les permitan mantener cierta autonomía que les ayude a evitar la discriminación laboral. Entre las profesiones u ocupaciones más destacadas para quienes tienen la posibilidad de culminar una carrera podemos mencionar el diseño gráfico, diseño de moda o de interiores, el periodismo, la actuación, comunicador social, escritura, la tecnología, todo lo relacionado con la computación, redes sociales o en organizaciones de derechos humanos como ONG, fundaciones o asociaciones. Muchos han optado, con destacados resultados, en la peluquería o estética y el canto aficionado, pero otros menos afortunados terminan en el trabajo sexual o prostitución (en la mayoría de los casos de manera forzada).

 

Superar obstáculos

 

En palabras de Beth A. Brooke-Marciniak, mujer lesbiana y vicepresidente Global de Política Pública de EY, en un artículo publicado en 2015, aseguraba que “desde mi propia experiencia de ser “diferente” es multifacética. Era una mujer, introvertida y encerrada, con una política que tendía a diferir de mis compañeros en mi profesión fuertemente masculina y extrovertida”.

 

Sin embargo, agrega que esas diferencias contribuyeron a tener una propensión natural a ser una líder inclusiva, asegura. Dado que “había experimentado la posición de minoría en muchas dimensiones. Desde que salí del closet en 2011 he sido más sincera conmigo misma y más auténtica con los demás. En pocas palabras, me ha convertido en una mejor líder. Y estar en una posición de liderazgo en una organización global me ha proporcionado una plataforma para hablar abiertamente sobre una amplia gama de temas”.

 

¿Y qué pueden hacer las empresas para ayudar? Muy sencillo, seguir las recomendaciones del Manual de Naciones Unidas con los Estándares de conducta empresarial contra la discriminación a personas LGBTI.

 

Respeto a los derechos humanos; 2. eliminar la discriminación; 3. dar apoyo; 4. prevenir otras violaciones de DDHH; 5. actuar en la esfera pública.

Lo ideal sería comenzar con algunas medidas concretas podrían iniciar con la elaboración de protocolos contra el acoso laboral que incluyan mecanismos para recibir y procesar denuncias de discriminación por razón de la orientación sexual y la identidad y expresión de género.

En cuanto a beneficios laborales, un buen inicio seria ofrecer la inclusión del cónyuge en el seguro social sin distinción por orientación sexual. Pero lo más importante es ofrecer ambientes de trabajo amigables, libres de discriminación y con igualdad de oportunidades para mujeres y hombres, sin distinción alguna que les permita desarrollar su máximo potencial.

 

El techo de cristal ha ido rompiéndose a nivel mundial, aunque de manera excepcional, por ejemplo, Jóhanna Sigurðardóttir la primera mujer lesbiana que asume el cargo de Primera Ministra de Islandia (2009–2013), Ana Brnabić, primera mujer y lesbiana que asume el cargo de Primera Ministra de Serbia  desde 2017. Edith Windsor logró las más altas posiciones en IBM desde 1958 hasta 1975 cuando se retiró para fundar su propia empresa, pero enclosetada, bajo el temor de ser echada de la empresa por ser lesbiana. Apenas en 2018, Beth Ford se convirtió en la directora ejecutiva de Land O’Lakes y la primera mujer abiertamente gay en dirigir una compañía de Fortune 500.

 

Compartir

Mujeres lesbianas destacadas

Con motivo de la celebración del mes de la visibilidad lésbica este año 2019 hemos decidido destacar varias mujeres lesbianas que han contribuido al avance de los derechos de las mujeres lesbianas en el mundo. Que las disfruten. Al dar click en cada nombre las llevara a la biografía o reseña de cada personaje.

Lista:

1. Safo de Mitilene. Antigua Grecia

2. Christina, Reina de Suecia. Suecia

3. Ana, Reina de Gran Bretaña. UK/

4. Anne Lister, UK. Nacimiento 3 de abril

5. Sarah Posonby & Eleanor Butler. Irlanda

6. Emily Elizabeth Dickinson. USA

7. Theo Anna Sprüngli. Alemania

8. Gabriela Mistral, Chile. Nacimiento 8 de abril de 1889

9. Virginia Woolf

10. Jane Addams. USA/

11. Marguerite Radclyffe Hall. UK.

12. Gladys Bentley. USA

13. Elizabeth Bishop, USA

14. Audre Lorde, USA

15. Barbara Gittings, Austria

16. Dorothy Louise Taliaferro “Del” Martin & Phyllis Ann Lyon. USA

17. Chavela Vargas Costa Rica/Mexico. Nacimiento el 17 de abril

18. Patricia Highsmith, USA.

19. Rita Mae Brown, USA.

20. Barbara Jordan, USA.

21. Adrienne Cecile Rich, USA.

22. Edith “Edie” Windsor. USA

23. Teresa de la Parra, Venezuela. Muere en 23, abril de 1936.

24. Judith Butler. USA/

25. Jóhanna Sigurðardóttir. Islandia

26.  Día de la visibilidad lésbica. Manisfiesto por la visibilidad lesbica  

27. Annie Leibovitz, USA.

28. Martina Navrátilova. Alemania

29. Jodie Foster. USA.

30. Ellen DeGeneres. USA. 30 abril 1997. Aniversario de salida del closet 

31. Tracy Chapman. USA

 

Activistas venezolanas

31.  Jany Campos.

32.  Gisela Kozak

33.  Marianela Tovar

34. Ana Margarita y Elena. Fundacion Reflejos

35. Gabrielle Gueron

36.  Karla Carrillo

37.  Quiteria Franco

 

Otras venezolanas

Patricia Velásquez.

Vanessa Senior.

Karen Martello.

Andreina Álvarez.

Gaby Castellanos.

Kelly Durán.

Yulimar Rojas

Marianela Gonzalez

Compartir

Manifiesto por la visibilidad lésbica

26 de abril de 2019

Manifiesto por el día de la visibilidad lésbica

La realidad lésbica en Venezuela

Por: Quiteria Franco

Fundación Quiteria Franco/ Unión Afirmativa de Venezuela

 

El día de hoy quiero hablarles a todas las mujeres lesbianas venezolanas. Vivimos en la actualidad tiempos muy convulsos, tiempos que nos obligan a plantearnos muchos retos.

Históricamente las mujeres hemos sido sometidas al ostracismo, a la violencia, a la exclusión, a la esfera de lo privado, a cumplir, muchas veces en contra de nuestra voluntad, con roles sociales impuestos por la sociedad dominada por los hombres.

No ha sido diferente para las mujeres lesbianas, por el contrario, hemos sido objeto de la misma discriminación que las mujeres heterosexuales y, además, por algunos de nuestros pares homosexuales.  

Han pasado 40 años desde la creación del primer grupo gay, Entendidos y casi 30 desde el inicio del movimiento homosexual en Venezuela en 1989 con el Movimiento Ambiente, ambos dominados por hombres gay y con presencia mínima de mujeres colaboradoras. El surgimiento de Amazonas, Mujeres de Venezuela en 2001, nacía como una fuerza que pretendía darle voz a la mujer lesbiana y lo logro, por un tiempo.

Puedo entender, perfectamente, el temor que podemos sentir las mujeres lesbianas para salir a la esfera pública, a mostrarnos, a visibilizarnos. Si, temor al rechazo, a perder el amor de nuestra familia, a perder un empleo, a ser sometidas al escarnio público en una sociedad profundamente machista.  Son muchos los años, de señalamientos, de acusaciones de ser estigmatizadas como seres perversos, enfermas o pecadoras. Sin embargo muchas mujeres, en tiempos más difíciles tuvieron el coraje de ser auténticas y no esconder su orientación sexual. Mujeres como Christina, Reina de Suecia, Ana, la Reina de Gran Bretaña, Gabriela Mistral, Chavela Vargas, Teresa de la Parra, Martina Navratilova, Ellen DeGeneres y muchas más. 

Pero hoy en día es algo que mundialmente hemos estado superando. Hoy en día contamos con la Declaración Universal de Derechos Humanos, con Pactos Internacionales, con los Principios de Yogyakarta, con un sinfín de leyes y recursos legales que nos protegen. Países que han ido avanzando en el reconocimiento de nuestros derechos. Todo esto no ha sucedido por arte de magia. Ha sucedido porque las mujeres lesbianas y hombres gays han salido a la calle. Han hecho lo que la mayoría de nosotras, las mujeres lesbianas en Venezuela, no nos atrevemos a hacer todavía, ser visibles.  

Sin duda alguna, se han abierto espacios para las mujeres como consecuencia de muchos años de esfuerzos del movimiento feminista (heterosexuales, lesbianas, bisexuales, mujeres negras) y en alianzas con  otros movimientos sociales. Desde el derecho a la educación, al trabajo, al voto, a nuestros derechos sexuales y reproductivos.  Aún falta mucho por conquistar como la igualdad laboral, salarial, la igualdad de oportunidades y equilibrio de responsabilidades en el hogar entre muchos otros pendientes. Pero no nos caigamos a mentiras queridas hermanas, no nos engañemos, esas conquistas son todas orientadas hacia la mujer cisgenero heterosexual, femenina, blanca, de clase alta. En la esfera pública, nosotras las mujeres lesbianas con todas nuestras particularidades (negras, pobres, con discapacidades) seguimos siendo invisibles. 

Excepto por unas cuantas actrices venezolanas que han salido del closet y por quienes estamos en el ámbito de la defensa de derechos humanos o el activismo, para el común de la sociedad todas somos mujeres heterosexuales y así nos tratan. En las leyes contra la violencia, los protocolos de atención en las consultas ginecológicas, consultas médicas, en los planes de inclusión, planes de igualdad, planes de paridad, igualdad y participación política, en las demandas por derechos sexuales y reproductivos, en los planes educativos, planes económicos, en los anales de la historia, en los grandes hitos de la sociedad las mujeres lesbianas seguimos siendo invisibles. 

Luego de treinta años de lucha por los derechos humanos: civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del movimiento homosexual en Venezuela y casi 50 en el mundo (con referencia a las marchas), las mujeres lesbianas venezolanas no tenemos un movimiento sólido. Seguimos encerradas en nuestras casas. Seguimos encerradas en el closet, seguimos escondidas en las discotecas, seguimos limitadas al anonimato en  los chats, usando perfiles falsos y seudónimos en las redes sociales. Seguimos temerosas de que nos vean junto a una mujer lesbiana muy visible, muy masculina o muy evidente por temor a ser identificadas como lesbianas.  Y aun estando en posiciones de poder las mujeres lesbianas optan por permanecer invisibles y prefieren ocultar su orientación sexual, inclusive si esta es muy evidente para muchos.

Y, no, no voy a seguir lanzando toda la responsabilidad en los hombres gay, al machismo, a las feministas heterosexuales. Tampoco pretendo culpar a las mujeres lesbianas, repito entiendo la historia de rechazo, pero ya es hora de superar ese pasado. Es hora de levantarnos de nuestros sillones,  es hogar de salir de nuestro encierro. Es hora de ser visibles, es hora de salir a reclamar y a exigir nuestros derechos.  El momento es ahora. Son demasiados años de encierro, son demasiados años de ser invisibles. Pero cada una de nosotras debe admitir su cuota de responsabilidad. 

Nadie está obligado a salir del closet, ese es un proceso individual y cada quien debe decidirlo a su justo momento y según sus circunstancias. Pero es una carga muy pesada eso de vivir una doble vida, de permanecer escondidas. Es un peso terrible mantener una parte importante de nuestras vidas ocultas. Ocultar nuestra felicidad al lado del ser amado, ocultar nuestra familia escogida, nuestra pareja e hijos, de ser el caso. Nadie merece vivir con una parte de sí misma oculta.  Es mayor el peso de mantener una vida oculta que el de ser una mujer lesbiana visible.

Siendo visibles nos exponemos al rechazo, a la violencia, al desprecio, a rechazo familiar, a despidos, pero  estando en el closet nos enfrentamos a la exclusión, a la alienación, a la marginación, a sufrir danos físicos y psicológicos y terribles enfermedades como el cáncer producto de ese sentimiento de rechazo interno. La invisibilidad nos limita en nuestros derechos, nos limita como ciudadanas, nos limita en nuestra dignidad como seres humanos.

La decisión de ser visibles es nuestra, de cada una de nosotras, pero si decides hacerlo debes saber que cuentas con apoyo, no estás sola. Hay muchas más mujeres como tú, sal a la calle y miralas. Al igual que tú, están llenas de miedo pero si sales las encontraras y podremos entonces apoyarnos mutuamente. Las mujeres lesbianas podemos crear círculos de amistad, de sororidad y apoyo mutuo, pero para lograrlo debemos ser visibles.

¿Y que ganaremos siendo visibles?

Ganaremos paz, derechos, la posibilidad de amar en libertad, ganaremos placer, ganaremos dignidad, ganaremos salud, ganaremos plenitud.  Ganaremos amistades, nos ganaremos el respeto de los demás por vivir fuera del closet.

Es mucho lo que hay por hacer, siendo visibles podremos exigir nuestros derechos:

Podremos exigir se reconozcan legalmente nuestras familias lésbicas

Podremos exigir se garanticen los derechos de nuestros hijos.

Podremos exigir protocolos ginecológicos que contemplen nuestras prácticas sexuales.

Podremos pedir políticas específicas para luchar contra la discriminación por orientación sexual.

Podremos exigir que nos contemplen en los planes de prevención del VIH-SIDA y otras ITS.

Podremos exigir ser incluidas en la prevención del cáncer.

Podremos exigir que cuenten con nuestra realidad en los planes de igualdad.

Podremos exigir que haya herramientas específicas para abordar la violencia intragénero.

Podremos exigir  se nos incluya en los planes de planificación familiar en caso de desear ser madres

Podremos exigir que el día de la visibilidad lésbica sea una celebración anual

Podremos exigir ser incluidas en los estudios y análisis de la realidad, del presente y del pasado y que se hagan visibles en el currículo escolar.

Podremos ayudar a nuestros padres, familiares y amigas a entender mejor qué es eso de tener una hija, hermana, prima o amiga lesbiana.

Podremos contribuir plenamente al desarrollo de nuestro país.

Que sea este el comienzo de una nueva era. Un nuevo tiempo para las mujeres lesbianas venezolanas. Uno tiempo signado por el coraje de salir y dar la cara. De decirle al opresor que no permitiremos nunca más ser invisibles y ser discriminadas por ser mujeres lesbianas.

Es hora de levantarte y decir con coraje “soy una mujer lesbiana, me visibilizo para exigir mis derechos humanos”. Seamos todas juntas visibles para exigir nuestros derechos humanos.

 

 

Compartir

Dorothy Louise Taliaferro “Del” Martin & Phyllis Ann Lyon

Mes de la visibilidad lésbica.  Día 14. 

 

Dorothy Louise Taliaferro “Del” Martin (5 de mayo de 1921 – 27 de agosto de 2008) & Phyllis Ann Lyon (10 de noviembre de 1924)

Una de las parejas de lesbianas más conocidas de Estados Unidos, Martin y Lyon, estuvieron juntas desde principios de la década de 1950 hasta la muerte de Martin en 2008. En 1955, fundaron Daughters of Bilitis, la primera organización social y política para lesbianas.

En el año de 1963, la pareja se unió a la Organización Nacional de Mujeres (NOW, por sus siglas en inglés). Se trató de la primera pareja de lesbianas que se incorporaba a la conocida organización feminista.

El amor que sentían la una por la otra las llevó a contraer matrimonio el 12 de febrero de 2004 en San Francisco, luego de que el alcalde de la ciudad Gavin Newson diera la orden de otorgar licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. Fue la primera boda lésbica en celebrarse en San Francisco.

Lamentablemente la unión sólo duró seis meses, y no fue porque el amor se les acabara, sino porque el 12 de agosto de ese mismo año la Corte Suprema de California tomó la decisión de anular las licencias de matrimonio que dio el alcalde Gavin.

Cuatro años más tarde la pareja al fin logró formalizar su matrimonio de manera definitiva el 16 de junio de 2008, esta vez la unión duró hasta que la muerte las separó. El 27 de agosto del mismo año, Martin falleció a los 87 años, a su lado se encontraba Phyllis.

 

Enlaces:

Dorothy y Phyllis: una historia de amor y lucha por los derechos de las parejas homosexuales  

Compartir

Las Señoritas de Llangollen

Mes de la visbilidad lésbica. Dia 5

 

Sarah Posonby & Eleanor Butler (the ladies of Llangollen). De Irlanda a Gales.
Las Señoritas de Llangollen fueron una pareja de damas de la aristocracia Anglo-Irlandesa, cuya relación escandalizó y fascinó a sus contemporáneos. Las Señoritas son hoy en día un interesante ejemplo histórico del lesbianismo y de la amistad romántica.
Lady Eleanor Butler (1739-1829), procedía de una familia católica irlandesa, era considerada una ratón de biblioteca por su familia, la cual vivía en el Castillo de Kilkenny. Hablaba francés y fue educada en un convento en Francia. Su madre intentó que ingresara en un convento a medida que se iba convirtiendo en una solterona. La Honorable Sarah Ponsonby (1755–1831) vivía con sus parientes en Woodstock, Irlanda. Era pariente de Frederick Ponsonby, Duque de Bessborough, y de su hija Lady Caroline Lamb. Su huésped, Sir William Fownes, intentó en varias ocasiones abusar sexualmente de ella.
Sus familias vivían a solo dos millas la una de la otra. Se conocieron en 1768, cuando Sarah tenía trece años y Eleanor veintinueve. Rápidamente se hicieron amigas, en los diez años que siguieron su relación fue haciéndose más íntima. Llegando a trazar un plan para retirarse en el campo. Ante la posibilidad de ser obligadas a contraer unos matrimonios forzosos, huyeron juntas y vestidas de hombre, en abril de 1778. Sus familias lograron convencerlas y regresaron, pero volvieron a huir y esta vez no consiguieron convencerlas.
Decidieron mudarse a Inglaterra pero finalmente se establecieron en Gales, donde compraron una cabaña a la que llamaron Plas Newydd, cerca de la villa de Llangollen en 1780. Llevando una vida acorde con sus ideales, que consistía en lo que ellas denominaron enriquecimiento personal, cada día se leían la una a la otra y estudiaban idiomas, literatura y geografía. Les apasionaba la obra de Jean Jacques Rousseau.
Butler y Ponsonby vivieron juntas el resto de sus vidas, casi cincuenta años. Sus libros y su cristalería tenían grabadas las iniciales de ambas. Eleanor Butler murió en 1829. Sarah Ponsonby murió dos años después. Su casa es ahora un museo gestionado por el ayuntamiento de Denbighshire County. Ambas están enterradas en el St Collen’s Church en Llangollen. Butlers Hill, cerca de Plas Newydd, lleva este nombre en honor a Eleanor Butler. Un edificio lleva el nombre de ‘The Ponsonby Arms’ en honor a Sarah Ponsonby.

 

Enlaces

Las senoritas de Langollen 

Compartir

Anne Lister

Mes de la visibilidad lesbica 

 

Anne Lister. Poetisa. Primera lesbiana de la era moderna, 1710/1840, Halifax, UK

 

Fue una hacendada empresaria inglesa, terrateniente, escritora y aventurera que amó abiertamente a las mujeres. La mujer que hoy en día se conoce como “la primera lesbiana de la edad moderna”, nos contó sus amoríos hacia las mujeres y su vida en general en un diario con más de 4 millones de palabras codificadas, en los que muestra detalles íntimos de sus relaciones románticas y sexuales junto a sus preocupaciones familiares o por los negocios. Escribió este diario usando un código basado en el griego y el álgebra. Anne Lister fue por tanto, una mujer que, tal vez sin quererlo, sin realizar una reivindicación política de liberación y emancipación consciente, sólo siguiendo una pasión y un deseo que reconoció como propios y que quiso vivir libremente, realizó una gran contribución a la visibilización del lesbiandad y será, para siempre, el primer y más fundamental referente de la historia  moderna de  la mujer lesbiana.

 

Enlaces:

Anne Lister

 

Compartir

Ana, Reina de Gran Bretaña

Mes de la visibilidad lésbica

 

Ana,  Reina de Inglaterra, 1665-1714

Ana nació en el palacio de St. James, en Londres, el 6 de febrero de 1665, siendo la cuarta —pero segunda hija superviviente— de los ocho hijos de Jacobo, duque de York, futuro Jacobo II de Inglaterra, y de Ana Hyde. Ana y su hermana mayor, María, fueron los únicos hijos de los duques de York que llegaron a la adultez. Ana sufrió de niña una infección ocular y para el tratamiento médico fue enviada a Francia. Allí vivió con su abuela, Enriqueta María de Francia, y al morir ella pasa a residir con su tía, Enriqueta Ana, duquesa de Orleans. En 1670, tras la repentina muerte de su tía, volvió a Inglaterra. Como era tradicional en la familia real, Ana y su hermana María fueron educadas separadas de sus padres, en Richmond (Londres). En torno a 1673, conoció a Sarah Jennings, que se convirtió en su amiga más cercana y una de sus consejeras más influyentes. Jennings se casó más adelante con John Churchill (el duque futuro de Marlborough), que se convertiría en el futuro en uno de los generales más destacados de Ana. Los rumores cuentan que Ana y Sarah fueron amantes. 

 

Enlaces:

Ana Estuardo, la reina lesbiana

Las mujeres favoritas de Ana de Gran Bretana

 

 

Compartir

Mes de la visibilidad lésbica 2019

Mes de la visibilidad lésbica 2019

 

Por Quiteria Franco

 

El año pasado me entere que hay más países donde se celebra el día de la visibilidad lésbica solo que en diferentes fechas. En Argentina el día de la visibilidad lésbica es el 7 de marzo, en España el 26 de abril, en Chile el 9 de julio y en Brasil el 29 de agosto. Mujeres, no les parece que sería una buena idea tener una sola fecha, un día internacional de la #visibilidadlésbica

 

Han pasado diez años desde que en España se celebró por primera vez el día de la visibilidad lésbica, en 2008. Son demasiados años y me pregunto ¿por qué no existe oficialmente un día internacional de la visibilidad lésbica? Es cierto, cada país es independiente, así como las organizaciones que lo han promovido en sus respetivos países pero, indudablemente, una única fecha tendría mucho más alcance e impacto en relación a los objetivos que se persiguen.

 

Considero que la declaración de un día internacional de la visibilidad lésbica debería estar liderada por ONU Mujeres. A tal efecto, es necesario que las organizaciones que trabajamos por los derechos de las mujeres elevemos una solicitud formal ante este organismo. Ya existe un día de las mujeres trabajadoras, mujeres en las ciencias, las mujeres indígenas, por la no violencia hacia las mujeres, mujeres en el deporte, mujeres ambientalistas, en fin, somos y variados los días que visibilizan a las mujeres, ninguno que apoye la visibilidad de las mujeres lesbianas de manera oficial e internacional.  

 

Este es el tercer texto que publico sobre el día de la visibilidad lésbica. El año pasado agregué una lista de siete mujeres venezolanas famosas que son lesbianas visibles, si bien es positivo, no es suficiente. Además de ser visibles hay que usar o tomar ventaja de la influencia publica para advocar por los derechos de las mujeres lesbianas.

 

Visibilidad lésbica 2015

Visibilidad lésbica 2018

 

La situación de emergencia humanitaria compleja en nuestro país en la que enfrentamos problemas tan graves como la falta de electricidad, de agua, medicinas, alimentos, gasolina, dinero efectivos, la migración forzada que nos ha reducido a una situación de vida o muerte naturalmente pocos ven la necesidad de las personas LGBTI, y todo esto ha contribuido a la invisibilidad de las mujeres lesbianas.

 

Como activista me niego a mantenerme pasiva ante la actual situación, quienes trabajamos por derechos humanos seguimos realizando nuestros mayores esfuerzos para mantener a flote y destacar que en medio de esta crisis son las personas pertenecientes a grupos vulnerados quienes más resultan afectados y de manera diferenciada.

 

Una manera de contribuir a visibilizar a las mujeres lesbianas la estamos llevando a cabo mediante lo que hemos decidido llamar el mes de la visibilidad lésbica.

 

Desde el 1 de abril estamos publicando en nuestras redes sociales un mini álbum diario con la biografía de una mujer o una pareja de mujeres lesbianas que a lo largo de la historia de la humanidad han destacado como mujeres valiosas, profesionales, rebeldes, y que se rebelaron al no someterse al control social. Son un total de 29 mujeres comenzando con Safo de Mitilene, originaria de la Isla de Lesbos en la Antigua Grecia, quien dio origen a la palabra lesbiana, que identifica a las mujeres que aman a otras mujeres.

 

Con esta campaña, buscamos mostrar que a lo largo de la humanidad siempre han existido mujeres lesbianas, de diferentes ocupaciones, con diferentes responsabilidades y con grandes logros en el progreso y quienes de alguna manera y, quizás sin saberlo,  contribuyeron a la visibilidad lésbica. Al mismo tiempo, que estas mujeres sirvan de referentes positivos a las jóvenes y mujeres que van creciendo y explorando su sexualidad para que conozcan mujeres que además de ser lesbianas fueron relevantes en otros aspectos de su vida.

 

Son mujeres que, pese a las circunstancias de su época, no ocultaron su orientación sexual a pesar de la posibilidad de enfrentar la cárcel, ser declaradas enfermas mentales, ser acusadas de herejía, entre otras amenazas reales.

 

Hoy en día cuando el mundo ha cambiado y sigue cambiando necesitamos más mujeres como ellas que desafíen las amenazas, que sean visibles y que además levanten su voz, utilicen su posición de influencia, privilegiada,  de poder, al frente de alguna institución para exigir nuestros derechos humanos. 

 

Pueden seguir nuestra campaña por las redes sociales.

Fundación Quiteria Franco en Facebook y Twitter @fundaquif

Unión Afirmativa en Facebook, Twitter e Instagram @unionafirmativa

Y por  mi cuenta personal en

En Facebook e Instagram @quiteria.franco y en Twitter @qfranco

Y las referencias más completas en la página web de Unión Afirmativa

www.unionafirmativa.org.ve

 

Fuente: Blog de Quiteria Franco

 

Compartir

Convocatoria a talleres psicoeducativos

Fundación Quiteria Franco y Unión Afirmativa de Venezuela invitan a mujeres lesbianas para un

Ciclo de talleres psicoeducativos para el autoconocimiento, la aceptación y el crecimiento personal.

Son ocho sesiones con variedad de temas que contribuirán a tu desarrollo personal e individual los días viernes de 3 a 5: 00 pm. Inicio el 22 de marzo. Hay cupo máximo para 25 mujeres.

Las temáticas serán:

  1. Patriarcado. Heteronormatividad. Heterosexualidad forzada.
  2. Roles de género  y orientación sexual.
  3. Lesbofobia como dispositivo ideológico de opresión. Lesbofobia interiorizada. Detección de miedos.
  4. Autoreconocimiento y autoconcepto. Ser mujer lesbiana
  5. Autoestima positiva.
  6. Relaciones amorosas, relaciones de pareja
  7. Derechos humanos y derechos de las mujeres lesbianas. Espacios de lucha y reivindicación de los derechos de las mujeres lesbianas
  8. Empoderamiento.

Facilitadora: Blanca Martorell, Psicologa.

Para participar debes colocar tus datos personales en la siguiente planilla. Inscripciones hasta el lunes 18 de marzo. No te quedes por fuera.

Completa la planilla 

Compartir