Derechos de personas LGBTI de Venezuela ante la CIDH

Por Quiteria Franco

La situación de los Derechos Humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex en Venezuela ha sido llevada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en varias ocasiones. Aquí les presento la información.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 
La primera vez fue en el año 2010 durante la 140 Sesión Ordinaria de la CIDH celebrada el 29 de octubre de 2010. La audiencia se tituló “Seguridad ciudadana, cárceles, diversidad e igualdad sexual en Venezuela”.Los temas que se trataron fueron: Derechos de las Personas Privadas de Libertad, Seguridad Ciudadana, Derechos de las Personas LGBTI. El tema LGBTI fue presentado por Tamara Adrián de la organización Diverlex.

Seguridad ciudadana, cárceles, diversidad e igualdad sexual en Venezuela
Participantes: Estado de Venezuela, Foro por los Derechos Humanos y la Democracia

Países: Venezuela

Temas: Derechos de las Personas Privadas de Libertad, Seguridad Ciudadana, Derechos de las Personas LGBTI Ver video de la sesión.

La segunda ocasión fue la Red LGBTI de Venezuela la encargada de presentar el tema. La Audiencia en la CIDH se llevó a cabo el día 28 de octubre de 2011 en el marco del 143 periodo de sesiones ordinarias. En esa oportunidad la audiencia se tituló “Situación de las personas LGBTI en las américas”. El tema sobre las personas LGBTI en Venezuela lo presentó Rafael Garrido en representación de la Red LGBTI de Venezuela.

Situación de los derechos de las personas LGBTI en las Américas

Participantes: Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) de Perú, Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (PROMSEX), Diversidad e igualdad a través de la ley (DIVERLEX), Unión Afirmativa de Venezuela (UNAF) , Alianza Lambda de Venezuela, Redress Trust (REDRESS), Red Peruana de Trans, Lesbianas, Gays y Bisexuales (RED PERUANA TLGB), Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans (REDLACTRANS), Red LGBTI de Venezuela

Países: Regional

Temas: Derechos de las Personas LGBTI
Ver video de la sesión.
Leer el informe

El 17 de marzo de 2015, la Red LGBTI presentó ante la CIDH un informe sobre la situación de Derechos Humanos de las personas LGBTI en Venezuela. Esta audiencia es la primera en la que se trata el tema de DDHH de personas LGBTI en Venezuela en una sesión exclusiva durante una hora.
Asistieron como representantes de la Red LGBTI de Venezuela Quiteria Franco de Unión Afirmativa de Venezuela y Yonatan Matheus de Venezuela Diversa.

Situación de derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela
Participantes: Estado de Venezuela, Acción Ciudadana Contra el Sida (ACCSI), Unión Afirmativa de Venezuela (UNAF) , Red LGBTI de Venezuela , Grupo ASES, Venezuela Diversa y Fundación Reflejos de Venezuela (aunque no aparece en página de la CIDH)

Países: Venezuela

Temas: Derechos de las Personas LGBTI

Leer el informe Resumen

Informe situación de los DDHH de personas LGBTI en Venezuela CIDH 2015 Completo

Ver video

Compartir

Derechos humanos de LGBTI en comunidades indígenas venezolanas

Derechos humanos de personas LGBTI en comunidades indígenas

Durante la semana del 20 de julio al 26 de julio, estuvimos realizando varias actividades en el marco del Proyecto de Capacitación sobre el protocolo de atención a personas trans  a personal de salud que labora en la Casa de atención de mujeres indígenas amazónicas CAMIA ubicada en Puerto Ayacucho, estado Amazonas, un centro de atención a mujeres amazónicas de la organización de mujeres indígenas Wanaaleru.

Además del taller de capacitación a personal de salud de CAMIA, el proyecto contempla la formación en salud sexual y reproductiva a mujeres indígenas, así como jornadas de sensibilización a los pueblos indígenas sobre las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, quienes en su mayoría son objeto de discriminación por parte de miembros de sus comunidades; estas actividades son acompañadas por jornadas de salud con énfasis en mujeres lesbianas, bisexuales y trans de las etnias indígenas del estado Amazonas.

Por último, también se busca empoderar a personas lesbianas, gay, bisexuales y trans pertenecientes a las comunidades indígenas sobre sus derechos humanos que les permitan ejercer su defensa y protección personal ante cualquier acto de discriminación.

Todas estas actividades son posibles gracias al apoyo de la Embajada de Nueva Zelanda y, en particular, su sede en México. Igualmente, es gracias a la cooperación de la Organización Wanaaleru, la cual es la receptora de nuestros servicios de capacitación, sensibilización y empoderamiento para sus mujeres indígenas y toda la comunidad en general que se beneficia de estas jornadas integrales.

El taller sobre el protocolo de atención a persona trans es impartido por Quiteria Franco Profesora y Coordinadora General de Unión Afirmativa de Venezuela; la información sobre derechos sexuales y reproductivos están a cargo de Miguelina Laday, y la colaboración de la Directora General de Wanaaleru la Sra. Henelda Rodriguez en la traducción a lengua indígena de la comunidad Piapoco.

En una próxima visita al estado Amazonas continuaremos con estas actividades que buscan romper con la discriminación, el estigma y los prejuicios de las comunidades indígenas sobre las personas LGBTI, grupo que, según ellos mismos lo expresan, va en crecimiento.

En Unión Afirmativa aspiramos poder replicar este proyecto en otras comunidades indígenas dentro del estado Amazonas y también poder llevarlo a otros estados del país con presencia de comunidades indígenas como el estado Bolívar, Delta Amacuro y Zulia.

Unión Afirmativa es una asociación civil que trabaja por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex, queer y demás grupos vulnerables de la sociedad venezolana. Realizamos trabajos de capacitación, sensibilización y formación en derechos humanos de personas LGBTI, asesoría empresarial sobre derechos humanos, incidencia nacional e internacional para denunciar las violaciones de derechos a personas LGBTI en el país.

Pueden contactarnos por nuestro correo unionafirmativadevenezuela@gmail.com por las redes sociales Facebook, twitter e instagram por @unionafirmativa

 

Wanaaleru  es  una   organización  indígena  que defiende y promueve los derechos humanos de las mujeres indígenas de la Amazonía venezolana. Desarrollan proyectos de salud sexual y reproductiva con enfoque intercultural y de igualdad de género,  con énfasis  en  la  promoción  de  la medicina  y   partería  tradicional  indígena.

Pueden contactarlas en Puerto Ayacucho, estado Amazonas; la sede de la CAMIA está ubicada en el Sector Marcelino Bueno, justo al lado de la sede del Centro de Atención y Formación Integral de la Mujer del Ministerio de la Mujer. Su directora es la Sra. Enelda Rodriguez.

 

Compartir

Otro Día del Orgullo LGBTI con muchos motivos para luchar

Nos llegó un nuevo mes del orgullo LGBTI en Venezuela en medio de una crisis en todos los niveles político, económico, social, cultural y hasta emocional

Por: Quiteria Franco / @qfranco

Lo afirmo, una y otra vez. No hay en Venezuela razones para celebrar el orgullo de ser una mujer u hombre homosexual, mucho menos celebrar el hecho de ser una mujer u hombre trans; solo se puede celebrar el hecho de estar vivos, pero qué vida esta que tenemos.

 

¿Tenemos que salir a marchar? Sí, por supuesto que sí, pero debemos marchar con un propósito claro, el de exigir nuestros derechos. Para así ser cónsonos con la motivación original de la primera marcha del orgullo gay, por allá en el año 1968 en la que se exigió al estado de Nueva York respeto al derecho de las personas homosexuales y trans a disfrutar en los espacios públicos y privados sin ser perseguidos por las fuerzas policiales de Greenwich Village.

 

Mientras en Venezuela nuestros derechos sigan siendo vulnerados y negados debemos salir a marchar. Pero debemos tener claras las razones por las que marchamos. Por el derecho a la igualdad y no discriminación en el área laboral, escolar, a servicios de salud libres de discriminación. Debemos seguir exigiendo nuestro derecho al libre desenvolvimiento de nuestra personalidad en los espacios públicos. No podemos seguir limitando nuestras vidas al espacio privado a la clandestinidad. No, esa fue la principal razón de la protesta del Bar Stonewall. Es inaceptable que 30 años después, en Venezuela estemos viviendo en las mismas condiciones de ese entonces.

 

Debemos salir a protestar y exigir el derecho a la identidad de las personas trans e intersex. La negación de este derecho deriva en la negación de muchos otros derechos como el derecho a la educación, a la salud, al trabajo, a la libre circulación por el territorio nacional e internacional. En la actual crisis en Venezuela, las personas trans se ven afectadas en primer lugar por la escasez de medicamentos para mantener su proceso de transición, varias personas trans han denunciado la falta de hormonas, lo cual les ha llevado al consumo de hormonas animales cuyas consecuencias podrían ser fatales. Otras personas trans, mujeres en particular, están siendo víctimas de trata por parte de gente inescrupulosa y oportunista. Sin olvidar, las situaciones humillantes por las que deben pasar al momento de querer adquirir productos básicos, en servicios bancarios, en centros de salud entre otros.

 

Debemos seguir exigiendo también el derecho de las parejas del mismo sexo a formar familia y brindarle la debida protección a través del matrimonio, las uniones de hecho y cualquier otro instrumento legal establecido en la Constitución en igualdad de condiciones a las personas heterosexuales. Son muchas las familias de parejas del mismo sexo que ven imposibilitado brindar la protección legal a su pareja y/o hijos debido a la negación de este derecho.

 

Adicionalmente, urge declarar la nulidad del artículo 565 de la ley orgánica de Justicia Militar que aún penaliza las relaciones homosexuales en miembros de las fuerzas armadas. Son muchos, demasiados los reportes que recibimos de oficiales que están siendo despedidos y/o perseguidos y amenazados con la aplicación de este artículo.

 

Asimismo, urge eliminar la prohibición de donación de sangre a personas homosexuales, son muchas las vidas que se podrían salvar si se permite a personas LGBTI la donación de sangre. Una exigencia fundamental, debe ser que se emprenda desde ya la compra de los medicamentos antiretrovirales para las personas que viven con VIH, muchos de los cuales son hombres homosexuales u hombres que tienen sexo con hombres, y otras tanto son mujeres trans.

 

No puede haber una fiesta del orgullo LGBTI en medio de tantas carencias legales y ausencia de políticas públicas, así como una grave crisis de servicios de salud además de la inoperancia de un Parlamento desmembrado, bloqueado por el gobierno nacional que mantiene los avances legales en un limbo. Las personas LGBTI viven y padecen la crisis venezolana de manera agravada, debido al estado de indefensión legal en que se encuentran desde hace muchos años

 

Es imposible hablar de avances en Venezuela en materia de derechos y protección legal a personas LGBTI, esa lista de “menciones” en leyes que muchos voceros del gobierno repiten de memoria no tienen ninguna aplicación en la práctica. Asegurar que gracias a Chávez se visibilizó a las personas LGBTI es mentir descaradamente, las marchas del orgullo LGBTI se iniciaron mucho antes de la llegada de HCF al gobierno. Es falso que HCF eliminara la ley de vagos y maleantes. Esa ley fue decretada inconstitucional en 1997, dos años antes de la llegada del difunto militar. Quienes hacen estas afirmaciones mienten de manera intencional. HCF tuvo 4 leyes habilitantes, el chavismo fue mayoría en el Parlamento durante 15 años. Maduro tuvo 2 leyes habilitantes. Ninguno de los dos presidentes aprobó ley alguna para proteger o reconocer derechos de personas LGBTI. Mienten quienes aseguran que Maduro y su gobierno están a favor.

 

Los únicos y muy pocos avances en Venezuela han sido gracias al arduo trabajo de las organizaciones que trabajan a favor de las personas LGBTI. Por ejemplo, la sentencia 190 del TSJ del año 2008, caso Unión Afirmativa de Venezuela, y la sentencia 1127 de 2016 caso Migdely Miranda/Giniveth Soto. Ambas sentencias, muy limitadas en su alcance, pero sin duda un avance.

Mientras en el mundo ya son 26 los países dónde es posible para personas LGBTI contraer matrimonio. Otros tantos cuentan con la Unión Civil o Uniones de hecho. Muchos de estos países también permiten la adopción de niñas y niños por parte de parejas homosexuales. Otros países cuentan con una ley de identidad y asignación de cuotas de empleo para personas trans.

Fuente: Alternos LA

Compartir

“Las personas LGTBI queremos lo mismo que las demás: ser reconocidas y tratadas con igualdad”

“Las personas LGTBI queremos lo mismo que las demás: ser reconocidas y tratadas con igualdad”- Quiteria Franco

La coordinadora de la asociación civil Unión Afirmativa, Quiteria Franco, afirma que Venezuela está estancada en materia de derechos de diversidad sexual, contrario a los avances dados por la mayoría de los países de la región. Recientemente fue nombrada miembro del grupo asesor de ONU-Mujeres para América Latina y el Caribe

Por: Crisis en Venezuela

El nombre de Quiteria Franco rodó casi de manera viral en las redes en febrero pasado al ser seleccionada como integrante del grupo asesor de ONU-Mujeres para América Latina y el Caribe. Esta activista se ha dado a conocer por su trabajo en defensa de los derechos de las personas LGTBI, mundo al que llegó por su interés y necesidad de defenderse a sí misma de la discriminación presente en la sociedad.

Franco es licenciada en Educación, mención Idiomas por la Universidad del Zulia; se desempeña como profesora con Maestría en Lingüística Aplicada en la Universidad Simón Bolívar, donde además asesora al grupo de diversidad sexual denominado DSX. Es coordinadora de la asociación civil Unión Afirmativa, organización que integra la Red LGBTI de Venezuela. Define su rol en la sociedad como una conjugación entre la enseñanza –que va más allá de las aulas de clase, se traslada a cada acción diaria, a cada encuentro con el ciudadano común al dejarle una idea en qué reflexionar– y su desempeño como defensora de derechos humanos, labor que se convirtió en una de sus pasiones.

—¿Cómo llegó al mundo de los derechos humanos?

Fue un camino bonito. Aproximadamente en 2001 tuve el primer acercamiento con la organización Amazonas de Venezuela, que fue la primera que trabajó en los temas de lesbianas en el país. La persona que estaba al frente de esa organización me invitó a un programa de televisión y allí conocí a quienes en esa época estaban trabajando en el tema LGTBI. Poco a poco fui incursionando en ese mundo. Algunos años después empecé a hacer activismo en favor de los animales, yo tenía tres perros. Más tarde en la Universidad Simón Bolívar, donde doy clases, se formó un grupo de diversidad sexual (DSX-USB) del cual soy asesora. Ahí comencé mi activismo LGTB porque necesitaba también ponerme en contacto con movimientos y organizaciones fuera de la universidad. Incluso me acerqué a los movimientos que impulsaban la ley de defensa de las personas que viven con VIH, aunque yo no sabía nada del tema. Allí conocí a Alberto Nieves, director de Acción Ciudadana contra el Sida (ACCSI), quien ha sido mi mentor en mi formación como activista y en el trabajo de incidencia. Cuando asumí la coordinación de Unión Afirmativa me dediqué a trabajar para reactivar la Red LGBTI, que aun cuando ya estaba articulada, tenía sus altos y bajos.

—¿Cuál es actualmente la principal lucha de los defensores LGTBI en Venezuela?

No es muy distinto al del resto de las organizaciones. El principal reto es lograr la cohesión entre organizaciones, vencer la lucha de egos que es tan dañina para lograr objetivos, y eso vale para todas las organizaciones porque debemos recordar que la defensa de los derechos humanos está orientada al reconocimiento de los derechos, no al beneficio particular. Esa cohesión nos hará más fuertes para hacerle frente a un gobierno que no nos reconoce y criminaliza nuestra labor. Por otro lado, siento que hay personas que se lanzan al activismo sin tener información ni formación, sin un verdadero conocimiento de las leyes y de las normativas y, además, muchas veces cuando ciertos activistas empiezan a tener la atención de los medios los egos se suben, se pierde el objetivo y se descuida el tiempo para la formación.

—Llama la atención que su respuesta es una autocrítica hacia el movimiento de DDHH y no hacia afuera, donde uno supone que están los retos a vencer…

Es que estamos ante retos que van en dos direcciones, y tenemos que ver nuestras fallas para ser mejores defensores. Esa otra dirección donde están los retos en materia LGTBI está, por ejemplo, en el gobierno que es absolutamente homofóbico y que lejos de ser incluyente como se vende es excluyente y discriminatorio. Pero aún así veo el mayor reto en los grupos religiosos. Puede que ellos nunca nos acepten, pero por lo menos espero que no entorpezcan la lucha por el reconocimiento a nuestros derechos de igualdad, porque lo importante es que comprendan que eso no les va a restar derechos a los heterosexuales; entonces si no perjudicamos a otros ellos no deben ser obstáculo. Y en ese sentido, como red debemos buscar la forma de fortalecer los acercamientos con los grupos religiosos de diversas iglesias que sí están a nuestro favor, porque son alianzas estratégicas.

—¿Qué es más difícil de afrontar para las personas LGTBI: el gobierno o la sociedad?

Los cambios en la sociedad son más rápidos que las leyes. Creo que la intolerancia en la sociedad va a cambiar, ya está ocurriendo, pues poco a poco hay más presencia de personas LGTBI y, por ende, está más presente el debate. En parte lo digo por mi propia experiencia, además de lo que conozco y he observado. En los comienzos de mi activismo había poco espacio de participación hasta que decidí buscar esos espacios, levantar la mano en los foros y ponencias, dar mi opinión, participar, y así poco a poco me fui dando a conocer, no fue fácil vencer la resistencia, incluso en grupos de mujeres, por ejemplo.

—¿Considera necesario que en Venezuela haya una legislación especial para las personas LGTBI o serían suficientes reformas a las leyes existentes que los incluyan?

Pienso que la forma no es lo importante, sino el reconocimiento de los derechos, aunque estoy en contra de crear leyes para grupos específicos, pues lo que se debe buscar es la protección integral de todas las personas. De hecho, la primera agenda legislativa que presentó la Red LGTBI iba orientada a la reforma de la Ley del Código Civil para permitir el cambio de nombre a las personas trans, así como el matrimonio homosexual, del cual deriva una cantidad de derechos que hasta ahora no son reconocidos. Pero lo que sí es necesario es una ley contra la discriminación porque es la recomendación de organismos internacionales como la ONU, que señala que los países deben contar con una ley amplia que incluya todas las formas posibles de discriminación y se cree un único instituto que atienda la prevención, la educación y la formación contra la discriminación, que fue todo lo contrario a lo que hizo la Asamblea Nacional chavista que se inventó leyes para grupos con la finalidad de segregar y dejar por fuera a las personas LGTBI porque se trata de un gobierno abiertamente homofóbico, de allí que en Venezuela todos los grupos vulnerables tienen una ley excepto nosotros. Al final lo que queremos las personas LGTBI es lo mismo que aspira cualquier otra: no ser discriminadas en ningún ámbito, el derecho al trabajo, al trato igualitario, el derecho a la identidad, a casarnos… queremos lo mismo, lo básico, somos seres humanos como cualquier otro.

—Hace unos meses usted decía en un evento que los países más abiertos a la diversidad sexual reciben múltiples beneficios. ¿Podría explicarlo?

En 2015 el Banco Mundial publicó un informe en el que incluía datos sobre los beneficios que obtiene cualquier país que decide ser inclusivo con las personas LGTBI al reconocerles sus derechos a la no discriminación y al derecho al empleo, porque no solo se trata de que tengamos un trabajo, sino la posibilidad de ascender como cualquier otra persona, a que contemos con un ambiente laboral inclusivo y armónico; las empresas pueden perder empleados excelentes por no garantizarles una verdadera inclusión. Igualmente ocurre, por ejemplo, con las personas trans porque si están en situación de calle son una carga, después habrá que invertir en rescatarlas, sacarlas de la dependencia de drogas, atenderlas en el sistema público de salud, crear programas de inserción laboral, entonces al excluirlas se convierten en una carga para el Estado. Al final, incluir a las personas LGTBI es una ganancia para el sector público, el privado y para la sociedad en general. Pero también hay beneficios económicos, la industria turística es de las que más los ha percibido, pues hay países que han entendido que atraer a la comunidad LGTBI tiene múltiples beneficios. Por ejemplo, desde que Argentina, España, Canadá, entre otros, permiten el matrimonio homosexual a extranjeros el turismo en esos países ha aumentado, y eso se traduce en mayores ingresos para quienes voltearon a ver sin discriminación a estas personas, pues las ven como clientes, quieren recibirlas y complacerlas, y han ido creando un ambiente respetuoso para ellas.

—¿Cómo está Venezuela en relación con los demás países de América Latina en el tema LGTBI?

Muy mal, más aún tomando en cuenta que América Latina es la región con mayor progreso en esta materia, según el reciente informe de la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales –ILGA por sus siglas en inglés–. Sin ir muy lejos, Colombia, Argentina, Brasil, México tienen matrimonio homosexual; Ecuador y Chile reconocen la unión civil, Perú ya está discutiendo la unión civil; es decir, en la mayoría de los países de la región hay matrimonio, unión civil o por lo menos lo están discutiendo, menos en Venezuela, aquí el tema está estancado, no se está haciendo nada.

—Pasando al tema de su nombramiento como integrante del grupo asesor de ONU-Mujeres, ¿en qué consistirá su participación?

Quisiera aprovechar para precisar algo porque este nombramiento ha dado a ciertas confusiones. Entiendo que a muchas personas las llene de orgullo que haya una venezolana en una instancia tan importante, pero debo aclarar que yo no represento al país, mi postulación, así como la de las otras seleccionadas, es a título personal y ad honorem, no soy la representante de Venezuela, ni siquiera voy en nombre de mi organización Unión Afirmativa ni de la Red LGTBI. Me siento muy honrada de haber sido seleccionada entre 200 mujeres y con una gran responsabilidad. Este es un grupo asesor para recomendar a ONU-Mujeres qué temas discutir, cómo abordarlos, la pertinencia y qué aspectos son necesarios tratar sobre las mujeres en América Latina y el Caribe.

—¿Y ya tiene algún tema el mente?

El área que yo manejo. Mi propósito será impulsar una mayor visibilidad de las mujeres lesbianas y transexuales, y aspiro a que la instancia sea abierta a eso.

—Usted ha trabajado en varias iniciativas de derechos humanos. ¿Cómo se define en su rol de defensora?

Descubrí una pasión en lo que hago; este camino comenzó para ayudarme a mí misma, me gustó lo que aprendí en mi formación (y autoformación) y vi que con aprender un poco uno es capaz de defenderse a sí mismo. Más que sentir que tengo el deber de defender a un grupo, quiero decirle a la gente que con documentarse puede ser capaz de defender sus propios derechos, porque es imposible que los defensores estemos en todos lados. Disfruto mucho al hacer reflexionar a alguien sobre cualquier injusticia, más allá de criticar o juzgar a esa persona siento que al hacerla reflexionar estoy haciendo mi labor, pues de alguna manera todos en la vida hemos sido discriminados pero sin darnos cuenta discriminamos a otros. En la medida en que seamos conscientes de eso creo que vamos a ser mejores personas y una mejor sociedad.

Fuente: Crisis en Venezuela

Compartir

Recomendaciones de la ONU para el respeto y la integración

Por: Quiteria Franco

@qfranco

En el mes de octubre se dio a conocer un documento contentivo de  cinco normas de conducta  para las empresas de todo el mundo sobre cómo tratar a empleados, proveedores y clientes LGBTI, el colectivo formado por personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersex publicado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas y presentadas por el propio Comisionado Zeid Ra’ad Al Hussein.

Estándares de conducta empresarial contra la discriminación a personas LGBTI. (2017)

 

1. Respeto a los derechos humanos

Las empresas deben desarrollar políticas, ejercer la debida diligencia y remediar los impactos adversos para garantizar que respeten los derechos humanos de las personas LGBTI. Las empresas también deben establecer mecanismos para monitorear y comunicar su cumplimiento de las normas de derechos humanos.

2. Eliminar la discriminación

Las empresas deben asegurarse de que no haya discriminación en su contratación, empleo, condiciones laborales, beneficios, respeto a la privacidad o tratamiento del acoso.

3. Dar apoyo

Las empresas deben proporcionar un ambiente positivo y afirmativo para que los empleados LGBTI puedan trabajar con dignidad y sin estigma.

4. Prevenir otras violaciones de DDHH

Las empresas no deben discriminar a los proveedores, distribuidores o clientes LGBTI, y deben usar su influencia para evitar la discriminación y los abusos relacionados.

5. Actuar en la esfera pública

Se alienta a las empresas a contribuir a detener los abusos contra los derechos humanos en los países en los que operan. Al hacerlo, deberían consultar con las comunidades locales para identificar los pasos que podrían tomar, incluida la defensa pública, la acción colectiva, el diálogo social, el apoyo a las organizaciones LGBTI y desafiar las acciones abusivas del gobierno.

Ante estas recomendaciones algunas personas me han preguntado ¿son realmente necesarias estas medidas? Mi respuesta es sí, sin lugar a dudas.

Para muchos puede ser inconcebible la subjetividad con la que se puede decidir a quién contratar en las empresas e inclusive descartar a alguien con un excelente currículo debido a una característica contraria a quien al final toma la decisión.

Y muchos dirán, si bueno, pero eso también sucede a personas heterosexuales. Cierto, eso no lo hace aceptable. También sucede a mujeres, quienes muchas veces son rechazadas de un trabajo debido al temor de los empleadores a que éstas salgan embarazadas, o que falten por dolores menstruales. Esto tampoco es aceptable y, definitivamente, no debería suceder.

En el caso de las personas homosexuales la discriminación en el ambiente laboral puede verse agravado por sus características particulares y, precisamente, por ser un grupo vulnerable los países han de promover acciones afirmativas para subsanar esas desigualdades. En vista de que muchos países no lo hacen, Naciones Unidas ha emprendido esta cruzada para proteger y prevenir situaciones de desigualdad y discriminación a las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans. Estás medidas deberían ser adoptadas por todos los países miembros de Naciones Unidas.

¿Cómo han respondido las empresas privadas a estas medidas? Parte de la buena noticia es que estas normas no son una imposición de Naciones Unidas sino que han sido elaboradas con el apoyo del Instituto de Derechos Humanos y Empresas (IHRB) y estos se basan en los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos y en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Son, en esencia, una respuesta a las dudas de empresarios sobre cómo superar la discriminación hacia las personas LGBTI en las empresas.

Por su parte, el índice de igualdad corporativa de Human Rights Campaign, que desde 2002, se usa para medir anualmente la equidad hacia las personas LGBTI, este año ha calificado a las 10 empresas más comprometidas con la inclusión de personas LGBTI, estas son:  Accenture, Baker McKenzie, Google, IBM, grupo Ikea, Microsoft, PayPal,  Simmons & Simmons LLP, Coca-Cola, y Gap Inc.

Vale la pena aclarar que la ausencia de legislación en algunos países que proteja y reconozca los derechos de las personas LGBTI, son un desafío para las empresas que se comprometen a respetar  y apoyar los derechos humanos. No obstante, esto no debe utilizarse como una excusa para no actuar.

En Venezuela, algunas empresas transnacionales ya han comenzado a elaborar sus políticas internas de inclusión a personas LGBTI. Igualmente, lo han comenzado a hacer algunas organizaciones de derechos humanos a incluir en sus nominas a personas LGBTI. Tal es el caso de Amnistía Internacional, la cual mantiene una política de inclusión y no discriminación no solo en sus campañas sino también en sus políticas de contratación y normas de conducta interna, así como un protocolo contra el acoso sexual.

Ya en 2013, el Banco Mundial en su informe “la inclusión si importa” resaltó los beneficios para las empresas, la sociedad y el progreso económico mundial la incorporación de grupos minoritarios e históricamente excluidos como las mujeres, migrantes, indígenas y personas LGBTI.

La invitación es a los empresarios venezolanos a ser parte del progreso; a crecer y avanzar de la mano de la inclusión total y real en sus empresas.

Escrito para Amnistía Venezuela.

Compartir

Mes del Orgullo LGBTI 2017

Por: Quiteria Franco

El 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBT también conocido en sus inicios como día del orgullo gay, proveniente de su denominación en inglés Gay Pride.

Esta celebración consiste en una serie de actividades el día 28, antes o después de tal fecha con el propósito de celebrar la libertad de ser sin sentir ningún tipo de vergüenza de lo que se es como ser humano independientemente de la orientación sexual, identidad o expresión de género. El mes de junio también  es conocido en todo el mundo como el mes del orgullo LGBTI.

 

Un poco de historia

La fecha del 28 marca el inicio del movimiento de liberación homosexual luego de los disturbios del Bar Stonewall Inn en 1969. El Stonewall Inn era un bar ubicado en el Barrio Greenwich en Nueva York, Estado Unidos.  En aquellos tiempos eran muy pocos los lugares en donde se admitía la presencia de personas homosexuales y trans. Los dueños del bar Stonewall estaban relacionados con la mafia, y las redadas eran algo rutinario, aunque existían algunos policías corruptos que a cambio de dinero se hacían de la vista gorda para permitir los negocios ilegales en este tipo de establecimientos.

Quienes protagonizaron los eventos de esa fatídica noche cuentan que la noche del 28 de junio un grupo de policías, que no eran los mismos de siempre llegaron intempestivamente y arremetieron contra los clientes del local, entre los que se encontraban mayoritariamente personas homosexuales, trans, prostitutos masculinos entre otros, quienes ya cansados del acoso y abuso policial reaccionaron en defensa propia y se originaron los que hoy en día se conoce como los disturbios de Stonewall.

La historia se ha encargado de identificar este evento como el inicio de gran movimiento homosexual en Estados Unidos y que posteriormente se extendería en todo el mundo. Para el 28 de junio de 1970 se organizó en Nueva York una gran marcha para conmemorar los disturbios y otras ciudades emularon esta acción.

Hoy en día son miles de ciudades en todo el mundo en las que se celebran diversas marchas cuyo propósito es reivindicar el derecho que tienen todas las personas a una vida digna independientemente de su orientación sexual o identidad de género.

 

¿Qué sucede en Venezuela?

En nuestro país, la primera marcha de la cual tenemos conocimiento se remonta al mes de junio de 1997 según reseña del periódico El Nuevo País el 30 de junio de 1997. Posteriormente, hubo un nuevo intento en el año 2000 del que no se tiene mucha información. Y luego en junio de 2001, posterior a la creación de la Red GLBT, hoy en día es la Red LGBTI de Venezuela, con el propósito de coordinar las actividades necesarias para la realización de la que sería considerada la primera marcha del Orgullo LGBTi que ya hoy se celebra la marcha número 17ma.

A pesar de haber pasado por varias etapas, unas positivas, otras negativas, se mantiene como el más esperado evento puesto que da la oportunidad a los asistentes de ser, vestirse y expresarse tal como son, con total libertad.

Algunas cosas que podrían mejorar incluye la conciencia política de quienes participan en la marcha, este debe ser un evento que sirva para elevar las exigencias y demandas al Estado venezolano sobre la necesidad de reconocimiento de derechos; por ejemplo, el derecho a la no discriminación por razón de orientación sexual, identidad y expresión de género; el derecho la identidad de las personas trans e intersex, y el derecho a la protección legal de las parejas y/o familias conformadas por personas del mismo sexo a través del matrimonio civil y uniones de hecho.

Es hora de exigir a nuestros diputados Rosmit Mantilla y Tamara Adrián que presenten los proyectos de ley que permitan a las personas LGBTI disfrutar de nuestros derechos, el derecho a la no discriminación, derecho a formar familia y que estas sean protegidas por la ley a través del matrimonio y la unión de hecho y el derecho a la identidad para las personas trans e intersex.

No menos importante, al Ministerio Público solicitamos sugiera la modificación del Código Penal para incluir los crímenes de odio  por razón de orientación sexual, identidad y expresión de género. A la defensoría que ponga en funcionamiento una defensoría especial para personas LGBTI.

Siempre habrá tiempo para celebrar y festejar el hecho de vivir y existir, pero la celebración será completa y plena cuando se hayan conquistado todos los derechos que nos permitan tener una vida digna.

Para este mes les recomiendo ir a ver la obra “Mar y conerias mias” el jueves 1, 8 y 15 de junio en el Teatro Trasnocho. También pueden estar pendiente del Festival de Teatro Rosa, El festival de Cine de la Diversidad, el Concurso de historias por el Orgullo LGBTI de la Embajada de Estados Unidos y las actividades de las organizaciones de Derechos de personas LGBTI en todo el país.

 

Fuentes consultadas:

Stonewall Inn. Wikipedia.  https://es.wikipedia.org/wiki/Stonewall_Inn. Consultado el 31 de mayo, 2017.

Disturbios de Stonewall. Wikipedia.   https://es.wikipedia.org/wiki/Disturbios_de_Stonewall Consultado el 31 de mayo, 2017.

Los disturbios de stonewall Inn: 40 años de orgullo gay. 26-06-2009. La voz de Galicia. http://www.lavozdegalicia.es/noticia/musica/2009/06/26/disturbios-stonewall-inn-40-anos-orgullo-gay/00031246028091865652895.htm

Marcha del Orgullo LGBTI: un espacio ideal para que las personas expresen lo que realmente son. 30 julio, 2015. Artículo publicado en http://www.amnistia.ong/profiles/blogs/marcha-del-orgullo-lgbti-un-espacio-ideal-para-que-las-personas-e  Tomado de:  http://quiteriafranco.blogspot.com/2015/07/marcha-del-orgullo-lgbti-un-espacio.html

Compartir

Concurso: historias por el mes del orgullo LGBTI

En el mes de Junio se conmemora el Mes del Orgullo de la comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual, Transexual e Intersex (LGBTI), con el fin de hacer un llamado a la sociedad a eliminar prejuicios, respetar la diversidad y defender la igualdad y dignidad de todas las personas, sin importar su orientación sexual o identidad de género.

La Oficina de Asuntos Públicos de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas invita a ciudadanos venezolanos que residan en el país, de 16 años de edad y en adelante, a participar en nuestra Colección de Historias, una iniciativa que tiene como objetivo inspirar a otros a alzar sus voces para respetar y valorar la diversidad, y continuar sumando esfuerzos para lograr una sociedad más inclusiva, a través del arte de Storytelling:

“Los relatos personales celebran lo que es único en cada uno de nosotros y simultáneamente tienden puentes hacia lo que es común en todos nosotros”

Lucinda Elodin/Storyteller.

Cada participante deberá escribir un relato inspirado en una historia personal, de un familiar o amigo, con relación al tema del concurso.

Una historia puede hacer la diferencia, puede enseñar, motivar e inspirar a otros…

 

PARTICIPANTES:

Ciudadanos/as venezolanos/as que residan en el país. Edad mínima de 16 años de edad.

 

CATEGORÍAS:

  • Presencial: Los finalistas serán convocados a relatar sus historias ante los miembros del jurado calificador y demás participantes invitados en la ciudad de Caracas el Miércoles, 28 de junio de 2017.
  • Video: Los finalistas deberán recitar su discurso en video, subirlo a YouTube y notificarlo para su evaluación antes del 30 de Junio de 2017.

Todos los participantes deben indicar en cual categoría desean participar. No se aceptarán cambios de categoría.

 

DINÁMICA DEL CONCURSO

 
Etapa 1 – Historia Escrita

Todos los participantes deberán escribir una historia, inspirados en los temas de respeto y valor a la diversidad e inclusión social de la comunidad LGBTI.

El escrito debe ser enviado a la dirección CaracasWebmaster@gmail.com antes del Viernes 16 de Junio a las 5:00pm.

 

Etapa 2 – Relato de Historia (presencial o video):

De las historias escritas, serán seleccionados finalistas de Caracas y el interior de país, y serán convocados de la siguiente forma:

  • Historia Presencial: Los finalistas serán invitados a recitar sus discursos ante los miembros del jurado calificador y demás participantes en Caracas, el 28 de Junio de 2017.
  •  Historia en Video: Los finalistas deberán subir un video donde relaten la historia, antes del 30 de Junio de 2017.

 

REGLAS  Y ESPECIFICACIONES:

Etapa 1 – La historia escrita:

Debe tener entre 30 y 60 líneas (una a dos cuartillas), que deberá ser relatada por el participante en un tiempo máximo de 5 minutos.

  • El idioma a usar deber ser español.
  • Formato Word: archivo .doc o .docx
  • Letra Arial 12
  • Interlineado 1,5ptos.
  • Tamaño Carta.

Incluir identificación en la parte superior de la primera página: Nombre completo del participante, edad, cédula de identidad, correo electrónico, teléfono de casa y celular, nombre de la institución educativa a la que pertenece, estado, ciudad y categoría del concurso

 

Etapa 2 – Relato de la Historia (presencial o video)

  • La historia Presencial: Los finalistas deberán asistir para relatar sus historias ante un jurado calificador, amigos, familiares y otros participantes.
  • La historia en Video: Debe tener una duración de máximo 4 minutos sin cortes ni edición. El video debe ser grabado en una sola toma. Se solicitará al finalista que suba su video a YouTube (modalidad: Oculto), para ser evaluado por los jueces.

RECONOCIEMIENTOS:

  • 1er Lugar Presencial: Kindle Paperwhite + Kit de la Embajada de los Estados Unidos
  • 1er Lugar en Video: Kindle Paperwhite + Kit de la Embajada de los Estados Unidos
  • 2do al 5to Lugar Presencial: Kits de la Embajada de los Estados Unidos.

EVALUACIÓN

Las historias serán evaluadas en relación al tema del respeto y valor a la diversidad y la inclusión social de la comunidad LGBTI.

  • Organización y Calidad de Contenido: Ordenamiento lógico y claridad en las ideas para mantener la atención de la audiencia, estableciendo un esquema definido marcado por inicio/introducción, desarrollo, conclusiones y cierre. Cuidado en la ortografía y gramática, y uso apropiado de conectores.
  • Originalidad/Creatividad: Relata una historia que busca conectar emocionalmente con la audiencia y mantiene el interés durante la narración. Potencial para impactar y generar reflexión entorno al tema central.
  • Persuasión: Naturalidad, buen uso de la voz, buena dicción, habilidad para la modulación y entonación en el énfasis de las ideas y emotividad en la historia. El narrador habla de manera clara, audible y a un ritmo y velocidad adecuados. Evita los errores de pronunciación y el uso de muletillas.
  • Estilo: Adecuada expresión corporal, postura y contacto visual con la audiencia mientras narra su historia.

TÉRMINOS Y CONDICIONES

  • Al participar, se confirma haber leído estos términos y condiciones.
  • La participación en el concurso implica que todo menor de edad cuenta con la autorización de sus representantes.
  • La propuesta debe ser de creación original y propiedad intelectual absoluta del participante. Toda cita debe ser referenciada. No se aceptarán proyectos ajenos, copiados o publicados en cualquier otro tipo de medio.
  • Se aceptará solamente una historia por participante.
  • La historia escrita y oral deberá ser el mismo.
  • No se le permitirá al concursante cambiar de categoría una vez que se haya elegido.
  • Los discursos escritos serán revisados y evaluados por un jurado calificador, el cual contactará directamente a los finalistas para notificarles su decisión y paso a la siguiente ronda. Esta información también estará disponible en la página web de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas y sus redes sociales.
  • Al participar en este concurso el concursante explícitamente otorga la autorización a la Embajada de los Estados Unidos en Caracas para la difusión pública, transmisión, retransmisión, reproducción o publicación de las filmaciones, fotografías, ensayos, imágenes o grabaciones de imagen y/o voz y/o nombres y apellidos de los concursantes y ganadores, y su uso en publicaciones con fines informativos o de difusión, no comerciales.
  • La Embajada de los Estados Unidos en Caracas no se hace responsable del contenido de las historias participantes. Los mismos no necesariamente reflejan la posición y opiniones del Gobierno de los Estados Unidos, el Departamento de Estado o la Embajada de los Estados Unidos en Caracas.
  • Se reserva el derecho de postergar, cancelar, o anular el concurso, así como declararlo desierto si no se cumplen las expectativas de participación
Compartir

Reconocimiento de derechos a personas LGBTI no requiere de una AN Constituyente

Por Quiteria Franco

La convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, tal como ha sido formulada, es fraudulenta ya que no contempla la realización de un referéndum que consulte a los ciudadanos sobre su opinión con dicha convocatoria.  Lo único que se requiere es el respeto y acato a la actual constitución vigente desde 1999.

 

La convocatoria sectorizada en la elección de las y los constituyentistas es contraria a principios universales de participación en procesos electorales, y convalidaría un mecanismo de participación abiertamente discriminatorio, que, de hecho, ya ha dejado por fuera a las personas LGBTI, quienes no fueron incluidas en los sectores seleccionados. Durante 18 años las demandas de las personas LGBTI han sido ignoradas por  quienes han estado al frente de las instituciones del Estado, ¿qué garantías existen de que ahora si serán tomadas en cuenta? Y, el hecho de haber sido excluidos ya responde a la pregunta de manera clara.

 

No usemos como excusa los derechos de las personas LGBTI para convocar o apoyar a una ANC innecesaria e impertinente. Para que personas LGBTI podamos disfrutar de una mejor situación legal y social solo hace falta contar con un verdadero estado de derecho, una verdadera separación de los poderes;  empleados y/o servidores públicos conscientes de su función conforme a las leyes, los derechos humanos  y con total y absoluto desapego de ideologías políticas y religiosas.

 

Derecho a la no-discriminación (artículo 21 de la CRBV)

En el año 1999, durante la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el fallecido presidente Hugo Chávez, los activistas de entonces hicieron un trabajo de incidencia para que en el artículo 21, numeral 1 se incluyera de manera explícita el derecho a la no discriminación por orientación sexual. No se hablaba en aquel entonces de identidad y expresión de género, términos que más tarde han sido incorporados a los estudios relacionados con las personas LGBTI.  Lamentablemente, no se logró por el rechazo de ciertos sectores y políticos de la época.

No obstante, Una solicitud de interpretación solicitado por Unión Afirmativa de Venezuela en el 2003, este asunto quedó resuelto en la sentencia 190- del Tribunal Supremo de Justicia en el año 2008, en la que se aclaró que a pesar de haber mención explícita, la prohibición de no discriminación por orientación sexual está contemplada en ese artículo 21.

A fin de proteger a las personas LGBTI de la discriminación se requiere de una Ley amplia e integral que establezca los diferentes tipos de discriminación, sus respectivas sanciones y el ente encargado de su vigilancia y cumplimiento, no de una Asamblea Nacional Constituyente.

 

Derecho a formar familia a través del matrimonio y la unión de hecho y a la protección de todo tipo de familias (Artículos 75 y 77)

La misma sentencia 190/2008 del TSJ aclaró que la CRBV “ni prohíbe ni condena las relaciones entre personas del mismo sexo”.   Ciertamente, el artículo 77 es discriminatorio de las parejas y familias conformadas por personas del mismo sexo al no otorgarles la misma protección que las conformadas por parejas de distinto sexo. No obstante, solo basta con modificar el artículo 44 del Código Civil, tal como ya ha sido solicitado en la Asamblea Nacional para que parejas del mismo sexo puedan casarse y contar con la protección legal que necesitan. Igualmente, el mismo TSJ tiene la posibilidad de solventar este asunto legal a través de los recursos pendientes por decisión al respecto de este tema.

Adicionalmente, tanto Colombia como Brasil tienen en su Constitución artículos similares a los establecidos en la Constitución de la República Bolivariana sobre el matrimonio y las familias. No obstante ambos países han aprobado el matrimonio entre parejas del mismo sexo y la adopción de niños por parte de estas familias a través de sentencias judiciales de su más alto órgano de justicia.

 

Estado Laico

El artículo 59 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece la libertad de culto y deja clara la prohibición de injerencias religiosas en el ordenamiento legal que imida el reconocimiento de derechos por ideologías religiosas.

Nuevamente, en Venezuela, se requiere el cabal cumplimiento de las leyes. Son los funcionarios públicos y demás servidores como políticos, diputados, ministros entre otros quienes deben actuar con estricto apego a la constitución vigente.

 

Identidad de las personas Trans e intersex

Este asunto no requiere de modificación de una Asamblea Nacional Constituyente, esta norma está establecida en la Ley Orgánica de Registro Civil, artículo 144. Tanto la Asamblea Nacional como el CNE y el TSJ pueden solicitar y/o realizar dicha modificación legal que permita a las personas Trans e Intersex disfrutar del derecho a la identidad que les permita cambar su nombre y género/sexo en los documentos de identidad.

 

Despenalización del Aborto

La despenalización del aborto ha sido una solicitud de los movimientos de mujeres desde hace muchos años. Así mismo ha sido solicitado por varios Comités de Naciones Unidas y es una deuda pendiente. De la misma manera, esta norma está contenida en el Código Penal  y su ejecución puede ser ejecutada a través de una solicitud por parte del Ministerio de la Mujer, defensoría, del TSJ del Ministerio Público y de los ciudadanos en general o de una iniciativa de la misma Asamblea Nacional. No se requiere de una ANC.

No nos dejemos engañar. El llamado a una Asamblea Nacional Constituyente no obedece a un interés real y genuino de mejoras en la sociedad, sino la consolidación de una falsa ideología socialista fracasada que solo ha traído miseria a los venezolanos.

Compartir

Unión Afirmativa de Venezuela rechaza llamado a una Asamblea Nacional Constituyente

Unión Afirmativa como organización fundada en el año 2000, hoy en día con casi 17 años de trabajo a favor de las personas LGBTI en  Venezuela expresa su posición ante la actual situación del país y la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

 

El pasado viernes cinco (5) de mayo, nuestra Coordinadora Quiteria Franco recibió una invitación del despacho del Ministerio de la Mujer para participar en “un encuentro de trabajo (….) para abordar aspectos que servirán de fundamento a la confirmación y funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente”.

 

Nos sorprendió mucho tal invitación pues en el pasado nunca hemos sido convocados para la conformación de las mesas de trabajo para abordar los asuntos relacionados con las personas LGBTI, a los que solo acuden los grupos “sexodiversos” afines al gobierno. No hemos sido invitados a la creación, conformación de la oficina de la defensoría de la “sexodiversidad” del MinMujer, ni para la discusión e implementación del Plan Mama Rosa y, en definitiva, para ninguna reunión de trabajo en la cual nuestra opinión y participación sea útil  para as personas LGBTI. Por ende, no aceptamos la invitación y la rechazamos por las siguientes razones:

 

Consideramos que la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, tal como ha sido formulada, es fraudulenta ya que no contempla la realización de un referéndum que consulte a los ciudadanos sobre su opinión con dicha convocatoria.  Lo único que se requiere es el respeto y acato a la actual constitución vigente desde 1999.

 

La convocatoria sectorizada en la elección de las y los constituyentistas es contraria a principios universales de participación en procesos electorales, y convalidaría un mecanismo de participación abiertamente discriminatorio, que, de hecho, ya ha dejado por fuera a las personas LGBTI, quienes no fueron incluidas en los sectores seleccionados. Aun cuando algunos voceros anuncien sobre el sometimiento a votación secreta, directa y universal para la aprobación de la nueva constitución, ésta ya estaría viciada desde su conformación.

 

El llamado a la conformación de una ANC no resolvería los graves problemas que actualmente enfrentamos los venezolanos. Por el contrario, es un factor de distracción del trabajo que se requiere para resolver la desnutrición, la falta de medicamentos, la escasez y desabastecimiento de alimentos y medicamentos, la alta inflación, la delincuencia e inseguridad, los nuevos paramilitares urbanos, los altos índices de embarazos no planificados en adolescentes, la baja calidad de la educación, los bajos sueldos y salarios generales y de varios gremios como los maestros y profesores universitarios, bomberos y enfermeras entre otros que están causando una diáspora jamás vista que amenaza con dejar al país ausente de profesionales altamente capacitados difíciles de re-emplazar en el corto plazo.

 

Por lo tanto nos sumamos a las demandas de la mayoría de la población venezolana de realizar un proceso de elecciones presidenciales adelantadas ante el bloqueo del Referendo Revocatorio de 2016; las elecciones de gobernadores que debieron realizarse en 2016 y de alcaldes pautadas para 2017; respeto a la Asamblea Nacional electa en 2015;  apertura de un canal humanitario de manera urgente que permita aliviar la grave crisis que atravesamos.

 

Compartir

Estado venezolano rechaza recomendaciones sobre LGBTI en Examen Periódico Universal

El Consejo de Derechos Humanos adoptó hoy en Ginebra, Suiza, el informe de resultado del Examen Periódico Universal (EPU) sobre la República Bolivariana de Venezuela.

De acuerdo al informe presentado por la delegación venezolana, el país aceptó 193 de las 274 recomendaciones realizadas por los Estados en el Consejo de Derechos Humanos durante el segundo ciclo del EPU, y tomó nota de otras 28.

En cuanto a las cuatro recomendaciones sobre los derechos de personas LGBTI elaboradas por España, Israel y Sudáfrica,  el Estado venezolano tomó nota de dos, aseguro ya estar implementando las otras dos y expresó un compromiso voluntario.

Primeramente, España, en su recomendación número 5 instó a “Que el gobierno garantice el respeto y la protección a las personas LGBTI a través de medidas como la despenalización de las relaciones homosexuales en las FFAA y de seguridad; el reconocimiento de las parejas del mismo sexo y el derecho a la identidad de las personas Transgénero.” A esta recomendación el estado venezolano solo dice: “toma nota”

Por su parte, Israel dedicó dos de sus cuatro recomendaciones a este tema. En primer lugar alentó al estado venezolano para “Adoptar medidas para asegurar que las personas puedan cambiar su género legalmente reconocido sin cirugía de reasignación genital.” A esta recomendación el estado venezolano solo dice: “toma nota”

Tomar nota significa, de alguna manera, no aceptar las recomendaciones. Es lamentable que el Estado haya tomado nota de las recomendaciones de España e Israel que buscaban proteger el derecho a la identidad de las personas trans; despenalizar las relaciones entre personas del mismo sexo en las fuerzas armadas y el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo, pues de haber sido aceptadas y posteriormente implementadas Venezuela estaría dando un paso para garantizar la igualdad de las personas LGBTI.

En segundo lugar Israel recomendó, “Prevenir todas las formas de discriminación, especialmente la discriminación basada en la orientación sexual o la identidad de género, garantizando la igualdad de trato, en particular en las escuelas, los servicios de salud y las fuerzas armadas.”

Mientras que Sudáfrica  en su tercera y última recomendación pidió “Intensificar sus acciones para garantizar el derecho a la igualdad y la no discriminación por razón de orientación sexual, identidad de género y/o expresión de género.”

A estas recomendaciones el Estado venezolano respondió “ya se están implementando”.

En tanto, las autoridades venezolanas no apoyaron 53 recomendaciones realizadas en el marco del EPU, referidas a temas como las libertades de expresión, reunión y asociación pacíficas; las detenciones arbitrarias o por motivaciones políticas; y la independencia y adecuado funcionamiento de los poderes y órganos del Estado.

Por último, el estado venezolano menciona en su informe un compromiso voluntario que dice: “Adoptar instrumentos normativos y mecanismos especializados para garantizar la igualdad y no discriminación por orientación sexual identidad de género o expresión de género”.

Otras recomendaciones no apoyadas por Venezuela tienen relación a procesos electorales y de participación política; a la protección de opositores, defensores de derechos humanos y la sociedad civil; y a la cooperación con organismos regionales de derechos humanos. El Estado venezolano tampoco apoyó una serie de recomendaciones sobre invitar a mecanismos y expertos independientes de las Naciones Unidas y de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos a visitar el país, entre otras.

 

– Ver informe de resultado EPU Venezuela (A/HRC/34/6): http://ap.ohchr.org/documents/dpage_e.aspx?si=A/HRC/34/6

– Ver documento de adición con observaciones y respuestas del Estado venezolano (A/HRC/34/6/Add.1): http://bit.ly/2nISfPf

Compartir