El doble techo de cristal

El término es una metáfora que ha sido utilizada para describir las barreras invisibles (cristal) a través de las cuales las mujeres pueden ver las posiciones de élite, por ejemplo, en el gobierno o en el sector privado, pero no las pueden alcanzar puesto que se lo impide ese techo invisible. Esas barreras impiden que grandes cantidades de mujeres y minorías étnicas consigan y se aseguren empleos poderosos, prestigiosos y mejor pagados del mercado laboral

 

Por: Quiteria Franco / @qfranco

 

El techo de cristal es doble cuando además de negar importantes posiciones de elite por el simple hecho de ser mujeres se agrega la exclusión por orientación sexual. Las mujeres  lesbianas o bisexuales afrontan una doble discriminación, la de ser mujer y la de ser lesbiana o bisexual. Aunque este hecho no es exclusivo para mujeres lesbianas, sino también para hombres gay. En ingles se hace referencia a este problema como “the gay glass ceiling” o “lavander ceiling”.

 

Muchas veces esas trabas provienen no solo de los hombres en posiciones de poder, sino además de otras mujeres. Pareciera entonces que las mujeres lesbianas participan en una carrera contra múltiples obstáculos en el ascenso al éxito laboral o profesional.

 

No se trata de que las mujeres lesbianas lleguen a su lugar de trabajo y griten su orientación sexual, sino que sientan la seguridad de estar en un ambiente libre de discriminación en el que encuentren la tranquilidad de que no serán víctimas de retaliación debido a su orientación sexual en caso de que decidan mostrarla; al tiempo que no se vean obligadas a ocultar su orientación sexual debido a posibles consecuencias negativas.

 

El lugar de trabajo es donde compartimos con nuestros pares profesionales sobre nuestra vida familiar, si decidimos casarnos solicitamos permiso por matrimonio, luego la posibilidad de incluir a la pareja en el plan de seguro médico, seguro de vida, en fin, todos los beneficios laborales que disfrutan los empleados heterosexuales. Las empleadas y trabajadoras lesbianas optan por no disfrutar de estos beneficios laborales por temor a las consecuencias de develar que están en una relación con alguien de su mismo sexo.  Ante la posibilidad de ser discriminadas o frenadas en su ascenso profesional muchas optan por ocultar su vida familiar.

 

Hostilidad en el lugar de trabajo

 

Una quinta parte de los estadounidenses LGBTQ (20%) han experimentado discriminación por orientación sexual o identidad de género al solicitar puestos de trabajo. Las personas LGBTQ de color (32%) tienen más probabilidades de experimentar ese tipo de discriminación que las personas LGBTQ blancas (13%). 22% de los estadounidenses LGBTQ no han recibido el mismo pago ni han sido promocionados al mismo nivel que sus compañeros.

 

Por otro lado, al mencionar los datos sobre discriminación y sus consecuencias nos encontramos lo siguiente:

 

El miedo impide que empleados LGBT sean ellos mismos en el trabajo

 

Las personas LGBT a menudo cubren o minimizan aspectos de su identidad o personalidad (por ejemplo, ocultando relaciones personales o cambiando la forma en que se visten o hablan) para evitar la discriminación. Los empleados reportan que se sienten agotados de gastar tiempo y energía ocultando su orientación sexual (17%) e identidad de género (13%).

Culturas de trabajo inclusivas

 

Un cuarto (25%) de los empleados LGBTQ informan que permanecen en un trabajo debido a un entorno que incluye a los LGBTQ. 10% de los empleados de LGBTQ han dejado un trabajo porque el entorno no aceptaba a las personas LGBTQ. Finalmente, en cuanto a posiciones de liderazgo, aseguran que los líderes corporativos abiertamente LGBT son raros.  Menos de 20 directores de juntas en las compañías Fortune 500 fueron LGBT + abiertamente en 2018.

 

Venezuela

 

Estos datos quizás puedan ayudarnos a entender por qué hay una marcada tendencia entre personas LGBTI a ser trabajadores independientes, por lo menos en Venezuela, optando por profesiones u ocupaciones que les permitan mantener cierta autonomía que les ayude a evitar la discriminación laboral. Entre las profesiones u ocupaciones más destacadas para quienes tienen la posibilidad de culminar una carrera podemos mencionar el diseño gráfico, diseño de moda o de interiores, el periodismo, la actuación, comunicador social, escritura, la tecnología, todo lo relacionado con la computación, redes sociales o en organizaciones de derechos humanos como ONG, fundaciones o asociaciones. Muchos han optado, con destacados resultados, en la peluquería o estética y el canto aficionado, pero otros menos afortunados terminan en el trabajo sexual o prostitución (en la mayoría de los casos de manera forzada).

 

Superar obstáculos

 

En palabras de Beth A. Brooke-Marciniak, mujer lesbiana y vicepresidente Global de Política Pública de EY, en un artículo publicado en 2015, aseguraba que “desde mi propia experiencia de ser “diferente” es multifacética. Era una mujer, introvertida y encerrada, con una política que tendía a diferir de mis compañeros en mi profesión fuertemente masculina y extrovertida”.

 

Sin embargo, agrega que esas diferencias contribuyeron a tener una propensión natural a ser una líder inclusiva, asegura. Dado que “había experimentado la posición de minoría en muchas dimensiones. Desde que salí del closet en 2011 he sido más sincera conmigo misma y más auténtica con los demás. En pocas palabras, me ha convertido en una mejor líder. Y estar en una posición de liderazgo en una organización global me ha proporcionado una plataforma para hablar abiertamente sobre una amplia gama de temas”.

 

¿Y qué pueden hacer las empresas para ayudar? Muy sencillo, seguir las recomendaciones del Manual de Naciones Unidas con los Estándares de conducta empresarial contra la discriminación a personas LGBTI.

 

Respeto a los derechos humanos; 2. eliminar la discriminación; 3. dar apoyo; 4. prevenir otras violaciones de DDHH; 5. actuar en la esfera pública.

Lo ideal sería comenzar con algunas medidas concretas podrían iniciar con la elaboración de protocolos contra el acoso laboral que incluyan mecanismos para recibir y procesar denuncias de discriminación por razón de la orientación sexual y la identidad y expresión de género.

En cuanto a beneficios laborales, un buen inicio seria ofrecer la inclusión del cónyuge en el seguro social sin distinción por orientación sexual. Pero lo más importante es ofrecer ambientes de trabajo amigables, libres de discriminación y con igualdad de oportunidades para mujeres y hombres, sin distinción alguna que les permita desarrollar su máximo potencial.

 

El techo de cristal ha ido rompiéndose a nivel mundial, aunque de manera excepcional, por ejemplo, Jóhanna Sigurðardóttir la primera mujer lesbiana que asume el cargo de Primera Ministra de Islandia (2009–2013), Ana Brnabić, primera mujer y lesbiana que asume el cargo de Primera Ministra de Serbia  desde 2017. Edith Windsor logró las más altas posiciones en IBM desde 1958 hasta 1975 cuando se retiró para fundar su propia empresa, pero enclosetada, bajo el temor de ser echada de la empresa por ser lesbiana. Apenas en 2018, Beth Ford se convirtió en la directora ejecutiva de Land O’Lakes y la primera mujer abiertamente gay en dirigir una compañía de Fortune 500.

 

Compartir

Anne Lister

Mes de la visibilidad lesbica 

 

Anne Lister. Poetisa. Primera lesbiana de la era moderna, 1710/1840, Halifax, UK

 

Fue una hacendada empresaria inglesa, terrateniente, escritora y aventurera que amó abiertamente a las mujeres. La mujer que hoy en día se conoce como “la primera lesbiana de la edad moderna”, nos contó sus amoríos hacia las mujeres y su vida en general en un diario con más de 4 millones de palabras codificadas, en los que muestra detalles íntimos de sus relaciones románticas y sexuales junto a sus preocupaciones familiares o por los negocios. Escribió este diario usando un código basado en el griego y el álgebra. Anne Lister fue por tanto, una mujer que, tal vez sin quererlo, sin realizar una reivindicación política de liberación y emancipación consciente, sólo siguiendo una pasión y un deseo que reconoció como propios y que quiso vivir libremente, realizó una gran contribución a la visibilización del lesbiandad y será, para siempre, el primer y más fundamental referente de la historia  moderna de  la mujer lesbiana.

 

Enlaces:

Anne Lister

 

Compartir

Christine Vollmer anti derechos de mujeres

CHRISTINE-VOLLMER

 

Compartimos carta enviada a la Señora Aixa Armas Presidenta de la asociación Mujer y Ciudadanía y el Señor  Luis Martínez, Director. Centro de Estudios de la Participación Ciudadana; ambos organizadores del Premio Mujer Analítica 2018, firmada por 8 organizaciones y al menos 10 personalidades.

Unión Afirmativa de Venezuela ademas protesta las palabras del Rector de la Universidad Monteavila quien en su discurso durante el acto de entrega del mencionado premio expreso senalamientos claros en contra de los derechos de las parejas del mismo sexo y de las personas trans e intersex, aludiendo una vez mas al invento religioso denominado por los grupos antiderechos como la ideologia de genero.

La constitucion de la Republica Bolivariana de Venezuela en sus constitucion la cual establece en su articulo 59   “El Estado garantizará la libertad de religión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza u otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público. Se garantiza, así mismo, la independencia y la autonomía de las iglesias y confesiones religiosas, sin más limitaciones que las derivadas de esta Constitución y de la ley. El padre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hijas reciban la educación religiosa que esté de acuerdo con sus convicciones. Nadie podrá invocar creencias o disciplinas religiosas para eludir el cumplimiento de la ley ni para impedir a otro u otra el ejercicio de sus derechos.”

 

Compartir

Maternidad lésbica y la protección de nuestros hijos

Maternidad Lésbica y la protección de nuestros hijos

 

Por: Quiteria Franco

 

El pasado 19 de marzo de 2018, se llevó a cabo el conversatorio sobre la maternidad lésbica en Venezuela. Contamos con la participación de Estiana Colmenares de la organización Voces de Género que trabaja por los derechos del niño, niña y adolescentes y por los derechos de las mujeres. También con un grupo nutrido de mujeres interesadas en informarse sobre el tema.

 

La escogencia del tema estuvo motivada por la cantidad de llamadas y correos que recibimos de mujeres lesbianas preocupadas por la seguridad de sus hijos. Les haré un resumen de las dudas y las recomendaciones que podemos compartir para que quienes se encuentren en una situación similar pueda saber cómo proceder, aunque lo recomendable es que se acerquen a una organización de derechos humanos que pueda brindarles asesoría. En Unión Afirmativa podemos ofrecerles este servicio.

 

Antes que nada es necesario estar conscientes de lo que significa traer al mundo a un ser humano. Un hijo es una responsabilidad para toda la vida, una que debe ser compartida por ambos integrantes de la pareja. Esta recomendación va para todas las personas por igual que tengan planes de procrear.

Primera situación: Mujeres lesbianas con hijos de relaciones heterosexuales previas.

Duda: ¿Puede el padre de mis hijos despojarme de ellos y/o de la patria potestad por ser lesbiana? ¿Puede la abuela, tía, tío u otro familiar quitarme a mis hijos por ser lesbiana? No.

 

Todo lo relativo a este respecto está establecido en la Ley orgánica de protección a niños, niñas y adolescentes. En particular, en el Titulo IV referente a las Instituciones familiares. En cuanto a la patria potestad el artículo 347 explica que esta “se entiende por (…) el conjunto de deberes y derechos del padre y la madre en relación con los hijos e hijas que no hayan alcanzado la mayoridad, que tiene por objeto el cuidado, desarrollo y educación integral de los hijos e hijas. Posteriormente, explica su contenido y dice en el art. 348 que  “La Patria Potestad comprende la Responsabilidad de crianza, la representación y la administración de los bienes de los hijos e hijas sometidos a ella.”[1] La titularidad de la patria potestad de los hijos producto de un matrimonio o unión  hecho la ejercen el padre y la madre y se hace de manera conjunta dentro de dicha relación o fuera de ella; por ejemplo, en caso divorcio o separación.

 

La privación de la patria potestad está establecida en el artículo 352 y solo puede darse en los siguientes casos:

 

El padre o la madre o ambos pueden ser privados de la Patria Potestad respecto de sus hijos o hijas cuando:

 

 

  1. a) Los maltraten física, mental o moralmente.
  2. b) Los expongan a cualquier situación de riesgo o amenaza a los derechos fundamentales del hijo o hija.
  3. c) Incumplan los deberes inherentes a la Patria Potestad.
  4. d) Traten de corromperlos o prostituirlos o fueren conniventes en su corrupción o prostitución.
  5. e) Abusen de ellos o ellas sexualmente o los expongan a la explotación sexual.
  6. f) Sean dependientes de sustancias alcohólicas, estupefacientes o psicotrópicas u otras formas graves de fármaco dependencia que pudieren comprometer la salud, la seguridad o la moralidad de los hijos o hijas, aun cuando estos hechos no acarreen sanción penal para su autor o autora.
  7. g) Sean condenados o condenadas por hechos punibles cometidos contra el hijo o hija.
  8. h) Sean declarados entredichos o entredichas.
  9. i) Se nieguen a prestarles la obligación de manutención.
  10. j) Inciten, faciliten o permitan que el hijo o hija ejecute actos que atenten contra su integridad física, mental o moral
  11. El juez o jueza atenderá a la gravedad, reiteración, arbitrariedad y habitualidad de los hechos.

 

Adicionalmente, debo agregar que ya en febrero de 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos sentó jurisprudencia a este respecto con el caso Atala e Hijas vs Chile. De manera breve, este caso se refiere a una jueza chilena a quien su ex esposo la demandó al enterarse que ésta mantenía una relación amorosa con otra mujer. La Corte Suprema de Chile, en 2005, le concedió la custodia al padre de las niñas debido a la orientación sexual de la madre, la jueza Atala. La juez llevó el caso hasta la CIDH y la Corte admite la denuncia en 2008, y en 2010 la Corte concluyó que Chile vulneró los derechos de la jueza Karen Atala al quitarle la tuición de sus tres hijas debido a su orientación sexual.

 

 

Segunda situación: Quiero ser madre junto a mi pareja mujer. ¿Puedo realizarme procesos de fertilización asistida en Venezuela? Si, en Venezuela tanto parejas heterosexuales como homosexuales acuden a estos procesos para tener a sus hijos. ¿Cómo es el proceso de registro de mis hijos?

 

Primero que nada, debes analizar con tu médico cual es el mejor procedimiento para ti. Las posibilidades son muchas y muy variadas. Sin embargo, hasta ahora en Venezuela, la dificultad se presenta para la pareja al momento del registro del nuevo integrante de la familia.

 

A finales de 2016, el Tribunal Supremo de Justicia publicó la sentencia 1127, también conocida con el número 357, por ser el número de expediente. El TSJ reconoció el derecho a la identidad de un niño que había sido concebido por una pareja lésbica a través  del método  ROPA (recepción de ovocitos por parte de la pareja). El método más utilizado por parejas de mujeres lesbianas. Por lo tanto, ese es el más recomendado, dado que el reconocimiento legal de la identidad del niño o niña está garantizado, así como la doble maternidad. Ningún registrador debe negarse a realizar este proceso y de hacerlo debes acudir a los tribunales correspondientes y hacer la denuncia.

 

Tu médico debe darte por escrito una constancia del procedimiento realizado que especifique los nombres de las mujeres involucradas en el proceso, es decir, la donante del ovulo y la gestante. Con este documento vas al registro y ya, no debería  haber mayor dificultad.  Podrías también tener a mano una copia de la sentencia mencionada. Hasta tanto el TSJ no aclare el alcance de su sentencia, cualquier otro método de fertilización asistida podría presentar dificultad para que ambas madres puedan registrar al niño o niña. Aunque lo que debe prevalecer es el derecho del niño a su identidad. Además, la sentencia específica que los niños de familias homoparentales gozan de los mismo derechos de aquellos en parejas heterosexuales.

Tercer situación: somos una pareja de mujeres u hombres homosexuales. Queremos adoptar, ¿eso es posible en Venezuela? no

 

Las condiciones y normas que rigen los procesos de adopción se encuentran en la Ley Orgánica de Protección de niños, niñas y adolescentes, Titulo IV, Instituciones familiares sección tercera. Las adopción puede ser conjunta, individual y plena.

 

Anteriormente, esta imposibilidad en la adopción conjunta por parte de parejas del mismo sexo no existía, pues no había nada explícito en la legislación. No obstante, en la más reciente modificación de la Ley en 2015, fue incluida en el artículo 411 que los adoptantes deben ser “una pareja conformada por un hombre y una mujer”. Es decir, se incluyó este requisito que sin duda alguna es discriminatorio hacia las parejas del mismo sexo.

Punto adicional:

Ante la migración masiva y desordenada de venezolanos, es necesario también revisar lo que dice la legislación en cuanto a cómo y a quién es posible otorgar la responsabilidad del cuidado de los hijos en caso de no poder llevarlos. Toda la información se encuentra en la ley. Pero, lo que puedo decirles con toda claridad es que la elaboración y firma de un poder, amplio y/o abierto no tienen ninguna validez legal en esta materia.

Para mayor información comunícate con nosotras pueden seguirnos nuestras redes sociales. 

Facebook, Twitter e Instagram: @unionafirmativa        

El próximo conversatorio será  el sábado 16 de junio. Anótalo en tu agenda. 

Compartir

Conversatorio: maternidad lésbica

Les invitamos a nuestro conversatorio mensual. En el marco del día internacional contra la homofobia, bifobia y transfobia;, y el día de las madres hablaremos sobre maternidad lésbica.

Ser madre, lesbiana y no morir en el intento

  1. Soy madre y lesbiana ¿Puede el padre de mis hijos quitármelos? ¿Cómo protejo a mis hijos?
  2. Soy lesbiana y deseo ser madre junto a  mi pareja a través de fertilización asistida ¿a dónde debo ir?
  3. Soy lesbiana y deseo adoptar,  ¿dónde puedo solicitar asesoría?

Asiste a nuestro conversatorio mensual solo para mujeres lesbianas y encontrarás las respuestas a todas tus dudas.

Contaremos con la presencia de varias invitadas especiales expertas en estos temas:

Protección legal a niñas, niños y adolescentes, procesos de adopción y  procesos de fertilización asistida.

 

Por ser un tema de mucha importancia, las parejas masculinas con hijos o con deseos de tenerlos son bienvenidos.

Fecha: sábado 19 de mayo
Hora: 3 a 5 pm
Lugar: Salón Cuchivero, Espacios Katara.
Dirección: Av. Principal El Bosque, Edf. Elwi, piso 1. Chacaíto – Caracas.

Entrada Libre

Somos @unionafirmativa en twitter, facebook e instagram.

Compartir

Visibilidad lésbica venezolana 2018

Por Quiteria Franco

 

Hace años, en 2015, escribí una entrada en mi blog titulada “Día de la visibilidad lésbica”, la cual se observa en España cada 26 de abril y el 7 de marzo en Argentina.  En la nota, explicaba el inicio de ambas celebraciones, una más trágica que la otra pero con igual relevancia.  Al final de la nota hice un llamado a las mujeres, en especial a las famosas a hacerse visibles, a reconocer la importancia de ser mujeres lesbianas visibles y hacer un buen uso de su fama para advocar por los derechos de las mujeres lesbianas, para ese entonces solo Patricia Velásquez había hecha pública su homosexualidad un año antes.

 

A tres años, me alegra mucho saber que la lista de mujeres famosas venezolanas lesbianas ahora tiene más de una mujer, cada una ha salido del closet y lo ha hecho a su manera, pero lo han hecho. Cada vez son más quienes deciden vivir en libertad, sin esconderse, porque han entendido que ser feliz con una misma es más importante que complacer a la opinión pública. De alguna manera, cada una desde su espacio y a su manera va contribuyendo a que la homosexualidad femenina sea algo de la cotidianidad.

 

Acá se las menciono, espero pronto poder incluir en esta lista a mujeres académicas investigadoras/profesoras universitarias, activistas de derechos humanos,  periodistas y sobre todo mujeres políticas. Es necesario, porque la visibilidad nos ayuda a conquistar nuestros derechos, el derecho a protección de nuestras familias, el derecho a no ser discriminadas en nuestros empleos, derecho  a servicios de salud sexual y reproductivos respetuosos de nuestra orientación sexual, en fin, derecho al libre desenvolvimiento de nuestra personalidad y a nuestra sexualidad como parte de esa identidad.

 

Necesitamos más mujeres lesbianas visibles y que además quieran contribuir activamente en la conquista de nuestros derechos.  A ti mujer, hazte visible. No te escondas. Vive y siente a plenitud, sé tú misma.

 

Les recuerdo los conversatorios que Unión Afirmativa está organizando solo para mujeres lesbianas todos los meses. Pendiente de nuestras redes sociales @unionafirmativa También puedes leer La importancia de ser visibles

Patricia Velásquez

A principios de 2015, muchos medios nos informaban sobre la salida del closet de esta famosa modelo y actriz venezolana.

Vanessa Senior 

Esta actriz y comediante venezolana es muy mediática debido a su comportamiento controversial. También de esa manera nos ha presentado a varias de sus parejas femeninas como la conocida DJ Nanny.

Karen Martello

Nacida en el estado Zulia, esta cantante ha mostrado a través de sus redes sociales a su esposa e  hijos, producto de su matrimonio en Estados Unidos.

Andreina Álvarez

Desde 2016, se comentaba en las columnas de farándula sobre la  actriz Andreina y su novia. Hoy en día, la también comediante mantiene una serie de micros titulado “se solicita Julieta” en los que aborda la homosexualidad femenina.

Gaby Castellanos

A finales de 2014, Gaby Castellanos nos compartió una hermosa imagen suya con su pareja. Pueden verla acá en el enlace  Que aprendí en el 2014

Kelly Durán 

Esta conocida actriz, recordada por su participación en la serie de televisión Somos tú y yo,  ha mostrado fotos suyas junto a su novia en su cuenta en la red social Instagram.

Yulimar Rojas

Esta atleta de calidad internacional, ganadora de importantes premios deportivos ha compartido en redes sociales, no solo imágenes junto a su novia, sino también imágenes alusivas a la comunidad LGBTI. En fechas como el día del orgullo LGBTI o para advocar por el derecho a la n discriminación.

 

Compartir

Unión Afirmativa inicia conversatorios para mujeres que aman a mujeres

Unión Afirmativa de Venezuela inicia ciclo de conversatorios para mujeres que aman a otras mujeres, es decir, personas cisgénero que se identifican como mujeres lesbianas o bisexuales.

Este 17 de marzo la organización Unión Afirmativa de Venezuela inició en Caracas un ciclo de conversatorios que se extenderán durante todo el año 2018. Estos encuentro están enmarcados dentro del programa “soy muchas cosas… y también una mujer lesbiana” que persigue visibilizar todos los derechos humanos que aún les son negados a las mujeres lesbianas en Venezuela.

Las actividades serán una vez al mes y serán convocadas de manera pública a través de las redes sociales en Twitter, Instagram y Facebook por @unioanfirmativa

También, puedes escribir a nuestro correo electrónico unioanfirmativadevenezuela@gmail.com

Puedes enviar tu nombre y apellido, tu correo y tú número telefónico para recibir toda la información de nuestras actividades.

Estas actividades cuentan con el apoyo de la Red LGBTI, la agrupación de organizaciones de la cual forma parte la Asociación Civil Unión Afirmativa de Venezuela.

Compartir

La importancia de ser visibles

No existe en Venezuela, oficialmente, un día de la visibilidad lésbica o de la visibilidad de las mujeres lesbianas.  ¿Es necesario un día de la visibilidad lésbica en Venezuela? Sí.  Pero no se trata de solo visibilizar a las mujeres lesbianas, se trata de visibilizar que existimos, que tenemos derechos y que hasta ahora estos siguen sin ser reconocidos; que además, su no reconocimiento acarrea graves consecuencias en nuestra vida diaria.

Tenemos un derecho fundamental,  y es el derecho a ser visibles, porque siendo visibles luchamos contra la discriminación hacia mujeres lesbianas.  Ser visibles nos permite evidenciar la desigualdad de derechos y el rol que también nos compete en el espacio público. Para poder exigir derechos debemos ser visibles.

Para ser visibles debemos pasar por tres etapas, es decir, el reconocimiento, la aceptación y la valoración de nosotras mismas.

El reconocimiento.

Los seres humanos debemos reconocernos tal cual somos, reconocernos físicamente, emocionalmente, nuestras capacidades, fortalezas y debilidades, así como nuestros miedos y todos nuestros sentimientos.

Es necesario reconocernos como mujeres lesbianas. Sí, es necesario decirlo, es necesario verbalizarlo, es necesario decir “soy lesbiana”, es necesario decir “a mí me gustan las mujeres” porque  lo que no se ve no se dice y lo que no se dice no existe.

Es muy romántico decir “es que  yo no soy lesbiana, yo solo amo a mi pareja” o “es que  a mí no me gustan las mujeres, a mi gusta solo mi pareja”. Eso, en el fondo, podría significar el no reconocimiento de quienes somos, mujeres que amamos a otras mujeres.

Quiteria Franco

Profesora Universitaria

Coordinadora General de Unión Afirmativa de Venezuela

La aceptación

También debemos los seres humanos aceptarnos tal cual somos con nuestras virtudes y defectos. Nos toca ser honestas y ver lo que podemos cambiar y mejorar.  Pero también aceptar aquello que no podemos cambiar.

Debemos comenzar por aceptar nuestro cuerpo, no según estándares impuestos por la sociedad, por la publicidad o por lo que vende. El reconocimiento y aceptación de nuestro cuerpo sucede en nuestra infancia. Mientras que la orientación sexual es algo que descubrimos en nuestra adolescencia.

Si bien hoy en día nuestra corporalidad puede ser modificada, ya sea a través de tatuajes, cirugías estéticas y otras modificaciones como implantes es vital saber que nuestros cuerpos son perfectos, las preocupaciones surgen cuando comenzamos a compararnos con otros, olvidando que somos seres únicos e individuales con características muy particulares y nos hacemos un flaco favor resaltando defectos en lugar de virtudes.

La orientación sexual, hasta ahora dominada por lo que se conoce como la heteronormatividad, es decir, la idea que la única posibilidad que existe es ser heterosexual, es la atracción física, emocional y sexual hacia otra persona, que puede ser hacia personas del mismo sexo, de otro sexo o de ambos sexos. Es decir, no estamos obligadas a ser heterosexuales.  Sucede que todo el prejuicio, estigma y mitos elaborados alrededor de la homosexualidad han servido como un inhibidor. Por ende, quienes sienten atracción a alguien de su mismo sexo, pueden llegar a sentir rechazo.

En esencia, debemos aceptarnos tal cual somos, y eso incluye aceptar nuestra orientación sexual, aceptarnos como mujeres lesbianas.

La valoración

Finalmente, debemos valorar quienes somos. Es decir, poder ser mujeres dignas, queremos tener dignidad, no sentirnos inferiores a nadie, y saber que, independientemente de nuestras diferencias, todas valemos muchísimo.

Esto significa saber que nuestra orientación sexual es tan solo una característica más de nuestro ser. Y que de ninguna manera puede definir quiénes somos como seres integrales. Somos muchas cosas según nuestro contexto, nuestra relación con los demás, según nuestra educación, según nuestra responsabilidad ante la sociedad, en el trabajo, en la familia, en fin… somos muchas cosas además de ser lesbianas. No podemos permitir que nadie nos reduzca o nos in-visibilice debido a nuestra orientación sexual no heterosexual.

 

Lograr un equilibrio entre estos tres elementos, indudablemente redundará en nuestra autoestima. La autoestima no es otra cosa que el conocimiento que tenemos sobre nuestra forma de ser y de comportarnos.  En otras palabras, la idea, el aprecio, la percepción  y el respeto que tenemos de nosotras mismas.

Las mujeres lesbianas estamos en todos los ámbitos de la vida pública. Mientras más visibles seamos mejor será. En países como Argentina y España ya existe de manera oficial un día para la visibilidad lésbica, en el primer caso es el 7 de marzo   y en el segundo es el 26 de abril.

 

¿De qué ha servido tener esas fechas en estos dos países? 

 

En España, por ejemplo ha servido para exigir igualdad de derechos sexuales y reproductivos. Un servicio ginecológico diferenciado y mayor apertura en los lugares de trabajo.

Por su parte, en Argentina, se ha creado, junto a la fecha de conmemoración una ley que sanciona los delitos contra las mujeres debido a su orientación sexual no heterosexual. Esto a partir del asesinato de Natalia, “La pepa” Gaitán.

 

Leer más sobre el origen del día de la visibilidad lésbica en España y Argentina

 

Desde hace pocos años hemos comenzado a tener referentes de mujeres famosas venezolanas que han decidido hacer pública su orientación sexual.  Un detalle importante es que en la mayoría de los casos, esta decisión surge cuando se está en una  relación de pareja y se desea compartir, o quizás no ocultar más la felicidad que deriva el compartir la vida con el ser amado. En otros casos como consecuencia de un episodio de discriminación que nos obliga a salir, a expresarnos públicamente y demandar nuestro derecho a una vida diga como mujeres lesbianas.

 

Tener referentes es importante porque estamos dando modelos a las chicas jóvenes y a otras no tan jóvenes que en algún momento puedan sentirse atraídas por otras mujeres y tengan dudas por no contar con suficiente información,  y en algunos casos, solo se dispone de información plagada de estereotipos y sesgos patriarcales.

Solo como ejemplo de mujeres famosas y lesbianas les mencionaré las siguientes:

Patricia Velásquez.  Actriz y ex supermodelo venezolana. Ex concursante al Miss Venezuela. Escritora y productora. Autora del libro Sin Reservas, sin tacones en el que hablo de su homosexualidad.  Fundadora de la fundación Wayuu Taya a través de la cual lleva a cabo su labor filantrópica.

Yulimar Rojas. Atleta venezolana, medallista olímpica,  campeona mundial en pista cubierta y al aire libre en la especialidad de triple salto y múltiples veces medallista panamericana.

“El 14 de diciembre obtuvo el premio al Atleta del Año del Círculo de Periodistas Deportivos (CPD); en noviembre, fue elegida mejor atleta femenina de América del 2017 por las Asociaciones Nacionales de Comités Olímpicos (ANOC), distinción que le fue conferida en Praga, República Checa; y Atleta Femenina Revelación del Año de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF)”. Efecto Cocuyo, 2017.

Vanessa Senior.  Comediante, animadora, actriz y cantante venezolana, creadora de una serie de espectáculos de humor titulados Vanessadas, también conocida por la serie de videos El Show de los 20 kg y por su personaje la vecina en el programa Íntimamente del Canal I.

¿Cómo puedo ser visible?

No tienes que salir por televisión ni por la radio a gritar que eres lesbiana, ni publicar un anuncio en algún periódico.

 

En tu escuela, universidad en tu trabajo habla sobre el tema, habla sobre tu vida diaria normalmente, eso sí, no digas  “mi pareja” no, eso da pie a la ambigüedad. Habla de tu novia o de tu esposa. También puedes crear un pequeño grupo de amigas lesbianas y organizar reuniones semanales, quincenales, mensuales según tu disponibilidad y de las otras chicas en tu comunidad.

 

No te escondas, no te cohíbas de participar en actividades públicas convocadas por las organizaciones LGBTI por temor a ser identificada como lesbiana. En las actividades como charlas, tertulias, talleres, foros, cine foros van muchas personas, no todas las mujeres que asisten son lesbianas. Cohibirte es probablemente un indicador de que aún no te reconoces ni te aceptas.

 

La meta es que en cada comunidad, ciudad, estado exista al menos un grupo de mujeres lesbianas organizadas. Puedes comenzar por unirte a grupos de mujeres lesbianas en Facebook. Únete a nuestro grupo solo para mujeres en FACEBOOK.

 

Sigue cuentas de mujeres lesbianas en Twitter en Facebook o en Instagram.  Sigue nuestras cuentas @unionafirmativa

 

Contacta a otras chicas. Tu aproximación no tiene que ser únicamente para establecer relaciones amorosas. Busca construir amistades con otras mujeres lesbianas. Hay muchos temas para conversar.

 

No tienes que pertenecer a ninguna organización, pero puedes apoyar a alguna organización de mujeres lesbianas o de personas LGBTI. Reposteando sus actividades, invitando a otras mujeres, aún si tú no puedes asistir. Hay muchas maneras de contribuir. Puedes hacer donaciones con recursos económicos o materiales.

 

Puedes invitarnos a tu escuela, universidad o empresa a dictar una charla, un foro o un taller sobre tus derechos.

 

Pero principalmente se trata de que en tu espacio de acción puedas defender tus derechos. Ser una activista en tu comunidad. Eso sí, formate, lee sobre tus derechos.

 

Porque tenemos derecho a hablar de nuestras familias en nuestro lugar de estudio o de trabajo como lo hacen las parejas heterosexuales.

 

Porque tenemos derecho a llevar a nuestra novia o esposa a la fiesta de fin de año de la empresa.

 

Porque tenemos derechos a incluir a nuestra esposa en los beneficios laborales de nuestra empresa como el seguro, entre otros.

 

Porque tenemos derecho a no ser discriminadas por nuestra orientación sexual.

 

Necesitamos más lesbianas visibles. En los partidos políticos, en los equipos deportivos, en las empresas, en las universidades, en las organizaciones de derechos humanos.  El momento es ahora.

 

En Unión Afirmativa trabajaremos para lograr en Venezuela el día de la visibilidad lésbica y la conquista de todos los derechos para las mujeres lesbianas.

 

Te invitamos a estar pendiente de nuestras actividades durante el 2018. Para nosotras en Unión Afirmativa este será el Año de la visibilidad de las mujeres lesbianas. Y nuestro lema es Hazte visible, exige y defiende tus derechos.

Compartir

Recomendaciones de la ONU para el respeto y la integración

Por: Quiteria Franco

@qfranco

En el mes de octubre se dio a conocer un documento contentivo de  cinco normas de conducta  para las empresas de todo el mundo sobre cómo tratar a empleados, proveedores y clientes LGBTI, el colectivo formado por personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersex publicado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas y presentadas por el propio Comisionado Zeid Ra’ad Al Hussein.

Estándares de conducta empresarial contra la discriminación a personas LGBTI. (2017)

 

1. Respeto a los derechos humanos

Las empresas deben desarrollar políticas, ejercer la debida diligencia y remediar los impactos adversos para garantizar que respeten los derechos humanos de las personas LGBTI. Las empresas también deben establecer mecanismos para monitorear y comunicar su cumplimiento de las normas de derechos humanos.

2. Eliminar la discriminación

Las empresas deben asegurarse de que no haya discriminación en su contratación, empleo, condiciones laborales, beneficios, respeto a la privacidad o tratamiento del acoso.

3. Dar apoyo

Las empresas deben proporcionar un ambiente positivo y afirmativo para que los empleados LGBTI puedan trabajar con dignidad y sin estigma.

4. Prevenir otras violaciones de DDHH

Las empresas no deben discriminar a los proveedores, distribuidores o clientes LGBTI, y deben usar su influencia para evitar la discriminación y los abusos relacionados.

5. Actuar en la esfera pública

Se alienta a las empresas a contribuir a detener los abusos contra los derechos humanos en los países en los que operan. Al hacerlo, deberían consultar con las comunidades locales para identificar los pasos que podrían tomar, incluida la defensa pública, la acción colectiva, el diálogo social, el apoyo a las organizaciones LGBTI y desafiar las acciones abusivas del gobierno.

Ante estas recomendaciones algunas personas me han preguntado ¿son realmente necesarias estas medidas? Mi respuesta es sí, sin lugar a dudas.

Para muchos puede ser inconcebible la subjetividad con la que se puede decidir a quién contratar en las empresas e inclusive descartar a alguien con un excelente currículo debido a una característica contraria a quien al final toma la decisión.

Y muchos dirán, si bueno, pero eso también sucede a personas heterosexuales. Cierto, eso no lo hace aceptable. También sucede a mujeres, quienes muchas veces son rechazadas de un trabajo debido al temor de los empleadores a que éstas salgan embarazadas, o que falten por dolores menstruales. Esto tampoco es aceptable y, definitivamente, no debería suceder.

En el caso de las personas homosexuales la discriminación en el ambiente laboral puede verse agravado por sus características particulares y, precisamente, por ser un grupo vulnerable los países han de promover acciones afirmativas para subsanar esas desigualdades. En vista de que muchos países no lo hacen, Naciones Unidas ha emprendido esta cruzada para proteger y prevenir situaciones de desigualdad y discriminación a las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans. Estás medidas deberían ser adoptadas por todos los países miembros de Naciones Unidas.

¿Cómo han respondido las empresas privadas a estas medidas? Parte de la buena noticia es que estas normas no son una imposición de Naciones Unidas sino que han sido elaboradas con el apoyo del Instituto de Derechos Humanos y Empresas (IHRB) y estos se basan en los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos y en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Son, en esencia, una respuesta a las dudas de empresarios sobre cómo superar la discriminación hacia las personas LGBTI en las empresas.

Por su parte, el índice de igualdad corporativa de Human Rights Campaign, que desde 2002, se usa para medir anualmente la equidad hacia las personas LGBTI, este año ha calificado a las 10 empresas más comprometidas con la inclusión de personas LGBTI, estas son:  Accenture, Baker McKenzie, Google, IBM, grupo Ikea, Microsoft, PayPal,  Simmons & Simmons LLP, Coca-Cola, y Gap Inc.

Vale la pena aclarar que la ausencia de legislación en algunos países que proteja y reconozca los derechos de las personas LGBTI, son un desafío para las empresas que se comprometen a respetar  y apoyar los derechos humanos. No obstante, esto no debe utilizarse como una excusa para no actuar.

En Venezuela, algunas empresas transnacionales ya han comenzado a elaborar sus políticas internas de inclusión a personas LGBTI. Igualmente, lo han comenzado a hacer algunas organizaciones de derechos humanos a incluir en sus nominas a personas LGBTI. Tal es el caso de Amnistía Internacional, la cual mantiene una política de inclusión y no discriminación no solo en sus campañas sino también en sus políticas de contratación y normas de conducta interna, así como un protocolo contra el acoso sexual.

Ya en 2013, el Banco Mundial en su informe “la inclusión si importa” resaltó los beneficios para las empresas, la sociedad y el progreso económico mundial la incorporación de grupos minoritarios e históricamente excluidos como las mujeres, migrantes, indígenas y personas LGBTI.

La invitación es a los empresarios venezolanos a ser parte del progreso; a crecer y avanzar de la mano de la inclusión total y real en sus empresas.

Escrito para Amnistía Venezuela.

Compartir

Agresión a mujeres lesbianas también es violencia de género

Por: Quiteria Franco                                                                                                                                                                                                                                                                  @qfranco

Al no ser algo que comúnmente reflejado en los medios de comunicación, es necesario visibilizar la violencia de la que son objeto las mujeres lesbianas, bisexuales y trans como miembros de un grupo minoritario y cuya circunstancia de discriminación y marginación se ve agravada debido a su orientación sexual, identidad y/o expresión de género.

Recordemos que recientemente, el 25 de noviembre, se conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Desde 1981, militantes y activistas en favor del derecho de la mujer observaban esta fecha como un día de protesta y conmemoración contra la violencia que sufre la población femenina. La fecha fue elegida en memoria del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de República Dominicana, por orden del dictador Rafael Leonidas Trujillo, quien gobernó el país desde 1930 hasta 1961.

Según las Naciones Unidas “en la actualidad, la violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo”.

En esta ocasión enfocaré mi análisis a la violencia hacia las mujeres lesbianas. Existe una situación de violación de derechos humanos debido a la negación e impedimento del disfrute de sus derechos fundamentales. En el caso de las mujeres lesbianas que se ven afectadas por diversos tipos de violaciones de derechos humanos, entre ellos el no reconocimiento de su derecho al matrimonio y a la protección de su familia homoparental.

La violencia intragénero no está incluida en la Ley de las mujeres a una vida libre de violencia. A pesar de ser una realidad, las parejas integradas por mujeres lesbianas también experimentan situaciones de violencia. Al momento en que se presentan no son consideradas en el marco de esta legislación dado que en esta ley el agresor debe ser de sexo/género masculino. Por ende, existe en vacío en la ley al no contemplar este tipo de violencia que es atendida bajo otras categorías como alteraciones a la convivencia ciudadana; es decir, casos de “riñas”, desorden u otro similar.

Con la violencia laboral muchas veces pasa inadvertida debido a la dificultad para demostrar su existencia. Puede consistir en la no contratación por ser lesbianas. En otras ocasiones se recurre a despidos injustificados bajo excusas de finalización de contratos, en otras se les impide el ascenso a mejores posiciones, se pueden dar situaciones de cambios o reasignación o no asignación de tareas, entre otras medidas que frenan el disfrute de un ambiente laboral adecuado.

Violencia sexual es usualmente ejercida por familiares o allegados quienes consideran que se trata de una desorientación o confusión y piensan que a través de “violaciones correctivas” se podrá modificar la orientación sexual de la mujer lesbiana.

También existe la violencia institucional a la que se enfrentan las mujeres lesbianas al no encontrar en las personas que están al frente de las instituciones la colaboración necesaria para recibir y procesar denuncias de violencia por razón de su orientación sexual. Algunos funcionarios se excusan detrás de la ignorancia o a la ausencia de un marco legal de protección a las mujeres lesbianas y de sanciones a este tipo de delito.

Asimismo, la violencia médica. Muchas veces las mujeres lesbianas son maltratadas en las consultas ginecológicas luego de revelar su orientación sexual. Son víctimas del rechazo por doctores que anteponen su homofobia a la ética profesional con la que deben actuar.

Y está la violencia mediática en la que la nula representación de las mujeres lesbianas en los medios de comunicación no contribuye a desmontar la imagen que de ellas se tiene. Es decir, la imagen de la mujer lesbiana masculinizada que no refleja la diversidad real. Por otro lado, se muestra a la mujer lesbiana como una fantasía sexual para hombres heterosexuales. Mostrar estas imágenes sesgadas de las mujeres lesbianas puede considerarse como violencia mediática.

Escrito para Alternos.la

Compartir