Quiteria Franco: Equidad y sororidad como aporte al progreso de Venezuela

Las personas LGBTI hemos sido señalados y discriminados durante muchos siglos y en los últimos 50 años hemos sido protagonistas de luchas y grandes logros, hemos conquistado espacios que nunca antes hubiésemos pensado. Sin duda estamos cambiando el mundo. Creo que reconocer esa capacidad de lucha, la fortaleza que hay en cada una de nosotras es lo que nos llena de esperanza. Hay momentos duros, pero también hay momentos de alegría y triunfos.

Por: Karla Ávila Morillo / Comunicaciones REDAC

La profesora Quiteria Josefina Franco Coronado, nació y vivió en Maracaibo, estado Zulia, hasta el año 1999, cuando decidió mudarse a la capital venezolana. Sus estudios comprenden la carrera de educación, mención Idiomas Modernos (inglés y francés) en la Universidad del Zulia. Luego prosiguió con un diplomado en traducción (inglés-español) en la Universidad Metropolitana de Caracas y finalmente culminó una maestría en Lingüística Aplicada en la Universidad Simón Bolívar, también en Caracas. Sin embargo, nunca se ha detenido en el crecimiento personal, ya que ha tomado diversos cursos y talleres en materia de derechos humanos, feminismo, desarrollo humano, redes sociales, liderazgo, entre otros ámbitos, que le han permitido crecer en aprendizaje para luego propagar ese conocimiento.

Ella piensa, desde lo más profundo de su reflexión, que no fue una disposición muy madurada, el querer hacer una carrera en Derechos Humanos, simplemente todo se fue dando hacia ese camino: “Yo creo que ha sido la vida, no fue una decisión al principio, muchos sucesos me llevaron hasta que, finalmente, sí tome la decisión de dedicarme a la defensa de derechos humanos. Descubrí que más que un trabajo era una labor que me enriquecía como ser humano, me formaba como ciudadana y me da mucha satisfacción personal y profesional”.

Quiteria es abierta y orgullosamente lesbiana, es pionera del movimiento que defiende los derechos de esta comunidad en Venezuela, trabaja en ello desde hace unos 17 años. Su historia está compuesta de eventos diferentes. En el año 2002 entró en contacto con la organización llamada “Amazonas de Venezuela”, la primera ONG venezolana de mujeres lesbianas y con ellas comenzó a escribir algunos textos para la web. Asevera Quiteria: “Textos que hoy en día yo los criticaría mucho, pero eran mis inicios. Entre 2004 y 2008 me dediqué a mi entorno personal. En 2009, llegaron a mi vida unos perros hermosos y regresé al activismo de protección animal, a perros en particular. En 2012, dentro de la Universidad Simón Bolívar había un grupo de diversidad sexual cuyo profesor asesor se jubiló y los chicos y chicas quedaron solos, entonces yo me ofrecí a ayudarlos.  De ahí entré en contacto de nuevo con las organizaciones LGBTI que ya había conocido en 2003. Después me acerqué con ACCSI, organización que trabaja con personas que viven con VIH y de ahí en adelante he interactuado con otras ONG de Derechos Humanos”.

Durante el 2013, comenzó a trabajar con “Unión Afirmativa” como voluntaria, llevaba las redes sociales. En el año 2014, quien era el coordinador de esta organización se casó en Argentina y se fue a vivir a España. Quiteria sintió tristeza porque la ONG iba a morir debido a que el coordinador se había ido del país, y nadie más dentro de la organización quería o podía asumir aquella coordinación, entonces se ofreció a tomar las riendas, cumplieron con todo el proceso formal y desde ese entonces pasó a estar al frente de la organización desde el  2014.

Para 2015, ya estaba colaborando en la redacción de un informe especial sobre la situación de personas LGBTI que se presentó en audiencia formal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la primera audiencia de una hora, exclusivamente para ese tema. Expresa que de ahí en adelante, no se ha detenido y siente que ha sido un gran descubrimiento para ella, un gran cambio en su vida, que le llena internamente y la hace sentir útil como ser humano.

Desde hace varios años ha estado realizando actividades exclusivamente para mujeres lesbianas, foros, talleres, charlas, etc. Eso le ha permitido conocer las realidades de diferentes mujeres. Lo que ha recogido hasta ahora es que hay mucho temor. Algunas de ellas han renunciado a sus trabajos debido a la discriminación. Otras no se atreven a decir nada sobre su vida personal por temor a la reacción, el riesgo de perder sus empleos. Todo esto con base en los comentarios y chistes que escuchan de sus compañeros de trabajo sobre la homosexualidad. Otras mujeres lesbianas comentan sobre las dificultades dentro de sus familias. Muchas veces se abstienen de contarle a sus familias por temor a ser echadas del hogar. “Hoy en día eso de hacerse independiente es muy cuesta arriba para los jóvenes, también lo es para muchos adultos. Pero definitivamente, no puede ser agradable tener que vivir ocultando una parte esencial de nosotras mismas. La sexualidad, los amores, el noviazgo, el enamoramiento, son etapas muy bonitas de la vida. Nadie debería tener que ocultar esa etapa tan bonita de la vida por temor a ser rechazada”.

Quiteria encuentra en la REDAC una red de personas muy variada. Gente que trabaja en las comunidades, personas más cercanas a las necesidades, dice: “Me gusta que podemos ser activistas ciudadanos, es decir, sin ser parte de una organización, pero si trabajas con la gente eres bienvenido. Nos une el interés por los derechos humanos pero desde un lado más fresco. Cada espacio donde pueda compartir con otros activistas y hablar sobre los derechos de las personas LGBTI ahí estaré”.

Asevera tajantemente que el trabajo en equipo siempre es importante. Sin embargo, cuando no hay un equipo hay que seguir trabajando. “No podemos detenernos a llorar o lamentarnos si no hay un equipo o grupo de personas con quien trabajar. Con esta crisis en el país, se ha ido mucha gente”. En Unión Afirmativa, por ejemplo, el año pasado, 2018, se fueron tres personas. Y no por eso se detuvieron. En la organización se reinventaron, llegaron nuevas personas, nuevos colaboradores, y siguieron adelante.

Ella vincula sus proyectos personales con los derechos humanos. Se ha convertido en su proyecto personal la creación de una comunidad de mujeres lesbianas. Está segura que es necesaria crearla, considera que no ha existido nunca una comunidad lésbica sólida que se una para actuar por sus derechos humanos. Afirma que la realidad es que las mujeres lesbianas de cierta edad han descubierto su “lesbiandad” a una edad muy tardía y no existen grupos a donde poder ir y conseguir apoyo, además, hay aún mucho temor a mostrarse como mujer lesbiana, asunto que le llena de mucha tristeza porque no se trata de mostrar tu orientación sexual, se trata de que se oculta una parte importante de tu vida, que es el vínculo amoroso hacia otra persona, el vínculo familiar, y nadie puede ser feliz teniendo que ocultar una parte tan esencial y bonita de la vida. Expresa con emotividad: “Deberíamos poder vivir nuestra vida en total libertad. Deberíamos poder mostrar y expresar libremente la felicidad que se encuentra en el ser amado sin temor a ser señalados, rechazados o acusadas de ser raras.  Y además, hace falta una comunidad lésbica que exija sus derechos. No ha sido fácil, pero confío en que se puede lograr, para eso hay que tener paciencia y avanzar sin parar, sin apuros”.

Tal como se menciona antes, Franco trabajó con el grupo de diversidad sexual de la Universidad Simón Bolívar como profesora asesora. Luego fue coordinadora de la Red LGBTI de Venezuela, ahí se atareaban cinco organizaciones por un mismo fin. También ha participado en proyectos muy puntuales con otras organizaciones; con PROVEA por ejemplo, se ocupó de la documentación sobre la experiencia del trabajo en red, instrumento que se encuentra en varias páginas web y es de libre consulta. Con ACCSI participó en la redacción de diversos informes y actividades. En 2017, realizaron un mural en la calle, junto a la estación del Metro en Chacao junto a “Acción Ciudadana Contra El Sida” y el portal de noticias “Crónica Uno”. Hace un par de años hizo alianza con “Equivalencia en Acción” organizaron un foro para presentar los informes relacionados con el Examen Periódico Universal (EPU) a Venezuela en las Naciones Unidas. Junto a FREYA, Efecto Cocuyo y AVESA estuvo en talleres de empoderamiento a mujeres. “He trabajado con muchas organizaciones en muchas actividades, con CODHEZ del estado Zulia en dos oportunidades los he acompañado para la feria de DDHH que organizan anualmente. En Lara con FUNPAZparticipamos con ellos en un foro en Barquisimeto. En Amazonas tuve un proyecto con mujeres indígenas. Al estado Bolívar fui para participar en un foro con estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello. Por ser profesora universitaria participo en muchas actividades estudiantiles”. Adicional a todo lo descrito, tiene participación en ONU Mujeres a título personal y ad honoren. Esa labor le ha dado la oportunidad de aprender mucho sobre los foros internacionales y conocer desde adentro cómo funciona la Organización de Naciones Unidas.

Comenta que en el área de los derechos humanos ha aprendido que hay que lograr alianzas, hay que tener apoyo, y eso se logra con trabajo serio. Hace hincapié en que se debe actuar dentro del marco de lo correcto, con honestidad, sinceridad y mucha seriedad en el trabajo. “Eso es lo que logra que las personas confíen en ti y en el trabajo que haces. Esa ha sido mi política desde siempre, hacer un trabajo honesto sin perder de vista el objetivo, lograr que las personas LGBTI tengamos los mismos derechos que el resto de la población”.

Cuando la comunidad a la cual representa es atacada, Quiteria se llena de mucha impotencia, frustración y al mismo tiempo de ganas de seguir trabajando. Seguir denunciando, continuar insistiendo en que las victimas denuncien. La denuncia tiene un poder muy importante, que busca justicia para la víctima y previene futuros actos de violencia. Por eso insiste en hacerle ver a la gente que denuncie en las instituciones, en la fiscalía, en la defensoría del pueblo. La denuncia por las redes sociales solo sirve para visibilizar el suceso, posiblemente alertar a otros de un problema, pero no ayuda a lograr justicia por completo.

Las personas LGBTI hemos sido señalados y discriminados durante muchos siglos y en los últimos 50 años hemos sido protagonistas de luchas y grandes logros, hemos conquistado espacios que nunca antes hubiésemos pensado. Sin duda estamos cambiando el mundo. Creo que reconocer esa capacidad de lucha, la fortaleza que hay en cada una de nosotras es lo que nos llena de esperanza. Hay momentos duros, pero también hay momentos de alegría y triunfos.

Quiteria Franco no se ha sentido discriminada pero sí ha sido discriminada. Precisamente por eso, lo denunció en la universidad donde trabajaba. Presentó sus argumentos por escrito, habló con todas las autoridades. Le tocó demostrar que en efecto hubo discriminación en su contra por ser mujer, por ser lesbiana, por su edad, por todo aquello que pudieron decir para impedir su ascenso durante varios años. Pero ella no se dio por vencida. Finalmente, logró la justicia que tanto buscaba. Pudo ascender, ganar un concurso, por lo cual se quedó durante un año y luego renunció. Dice: “La universidad dejó de ser para mí un lugar que me ofreciera beneficios, ni económicos, ni sociales, ni personales. Además, había logrado encontrar en los derechos humanos mi razón de ser, lo que ya no encontraba en la universidad. Definitivamente, retirarme de la universidad fue una buena decisión”.

Entre los aspectos más vulnerables de la comunidad LGBTI en Venezuela, ella opina que el principal problema es la falta de protección legal. Es decir, que las personas trans e intersex no puedan realizar el cambio de nombre y su género o sexo es el punto de partida para la negación de otros derechos como la educación, la alimentación, la salud: que no tengan acceso a un sistema de salud que les proporcione el tratamiento de transición de género, es otra falta del Estado para con sus ciudadanos.

En cuanto a las parejas homosexuales, el hecho de no poder acceder al matrimonio civil redunda en la violación de muchos otros derechos como el de fundar una familia, protección mutua a través de servicios de salud, planificación familiar social y económica al no poder acceder de manera conjunta a préstamos bancarios para adquisición de viviendas, el poder de decidir sobre la salud y el bienestar de la pareja, la imposibilidad de heredar, en fin. Pero además, los daños adicionales a terceros. Por ejemplo, la desprotección legal a niños concebidos en esas familias, o niños de relaciones anteriores. ¿Quién protege a esos niños de los vacíos legales en los que crecen, de la discriminación y acoso escolar por ser hijos de parejas del mismo sexo cuando en las escuelas no se está abordando esta realidad? Porque las familias homoparentales son una realidad existente en el país y cualquier otro lugar del mundo.

La comunidad LGBTI no tiene una protección real y efectiva contra la discriminación a causa de la orientación sexual o por la identidad de género.  En Venezuela está prohibida la discriminación en el empleo pero no existen los mecanismos prácticos que garanticen ese derecho. En cuanto al derecho a la salud, ¿cómo se puede garantizar que las personas no sean discriminadas en los centros de salud? y de existir ¿dónde se denuncia? No existen protocolos para atender y procesar esas denuncias por discriminación debido a la orientación sexual, identidad o expresión de género de las personas LGBTI. Por toda esta realidad sobre la protección legal, considera que también debe ir acompañada de formación a la sociedad a profesionales claves y a formar a los futuros profesionales. En las escuelas y universidades hay que iniciar formación con enfoque de derechos humanos y perspectiva de género. Es Importante y necesario.

Enfatiza: “Creo que debemos comenzar a vernos a nosotros mismos como ciudadanos, con derechos. Y para conocer nuestros derechos debemos formarnos. Aprender a identificar cuando nuestros derechos están siendo violados, cuando estamos violando un derecho y como defendernos o defender a otros. Pero, creo que el enfoque debe ser mucho más pragmático. Traducir los derechos humanos al día a día para que el ciudadano pueda entenderlos fácilmente”.

Parte del rechazo hacia las personas LGBTI proviene de la ignorancia, el desconocimiento, la falta de información sobre la sexualidad, y sobre los derechos sexuales. Afirma que ese desconocimiento se alimentó de prejuicios y creencias posteriormente transformadas en estigmas. Invita a que todos desaprendamos y volvamos a aprender lo correcto para fomentar el respeto hacia el prójimo. Es necesario derrumbar, destruir esas creencias con información real, científica, con hechos, no con creencias o fe ciega o ideologías de ningún tipo.

Está convencida que hay que hacer un trabajo para lograr un cambio cultural. Las personas cambian, los tiempos cambian y, por ende, las culturas cambian. Éstas no son estáticas. Los avances se dan cuando los ciudadanos deciden actuar y modificar aquello que no les satisface, que les resulta insuficiente a sus necesidades. “No podemos sentarnos a esperar que quienes somos activistas los llamemos a marchar a protestar. Cada persona debe actuar en el lugar que se encuentre por ese cambio que desea. En el trabajo, en la escuela, en la universidad, el hospital, en el ministerio, en un banco, en un centro comercial, en la iglesia a la que acude. En cualquier espacio en el que esté y presencie una injusticia. Cada injusticia es una oportunidad para alzar la voz, no para callar, mirar a un lado o decir, esto no es conmigo. No, cada injusticia es una oportunidad para propiciar un cambio”.

En cuanto a la sociedad venezolana, los conceptos asociados a temas LGBTI y los DDHH de esa comunidad, comenta lo que percibe de las personas con las que interactúa. Cree que lo que nos hicieron creer sobre la homosexualidad permanece en la mente de las personas. Por ende, quienes siguen anclados en sus dogmas encuentran mucha dificultad para dar vuelta a la página. Mientras que, otras personas luego de conversar y aclarar sus dudas pueden cambiar de una posición de desconfianza a entendimiento y apertura a nuevos conocimientos y, por ende, a una posición de respeto a otras orientaciones sexuales y a las diferencias individuales.

Rememora: “Siempre cuento una anécdota bien bonita que viví cuando participé en la recolección de firmas para la solicitud de matrimonio igualitario. Viví muchas y todas las recuerdo. En el parque del Oeste estábamos recogiendo firmas, me acerco a una señora que andaba con dos niños. Le pregunté si quería firmar para apoyar el matrimonio igualitario, le expliqué que era para que dos personas del mismo sexo pudieran casarse. Me dijo que no, que ella no estaba de acuerdo con eso. Le dije, señora, ¿usted ha pensado que quizás dentro de 10 años si sus hijos se enamoran de otro hombre y desean casarse no podrán hacerlo acá en el país porque no está permitido? Ella miró a sus hijos, y con una nueva expresión en su rostro, me dijo, -es verdad, dame para firmar-”.

La profesora discute que el prejuicio y estigma social hacia las personas LGBTI ha permeado todas las instituciones, ya que el sistema de justicia en Venezuela está muy deteriorado y débil.  Señala que se maneja y se actúa según las voluntades de quienes están al frente del sistema por lo que hay que recuperar la institucionalidad y hacer entender a los funcionarios públicos que se deben a sus ciudadanos, que su función es cumplir y que se hagan cumplir las leyes, en concordancia con la Constitución, las normas, pactos y acuerdos internacionales. “La posición individual de los funcionarios es irrelevante, es la ley lo que debe guiar las actuaciones de los funcionarios, el cumplimiento de su deber”.

La realidad es que a las personas LGBTI, el sistema de justicia venezolano no les responde. Por ejemplo, el caso que la ONG Unión Afirmativa introdujo en el Tribunal Supremo de Justicia en el año 2003, tomó cinco años para conseguir una respuesta, solamente sobre su admisión. La respuesta definitiva tomó tres años más. Finalmente, dieron una respuesta que no reconoció las necesidades de las parejas del mismo sexo. La sentencia 190-2008, estuvo dominada por las posiciones religiosas de quienes deben legislar de acuerdo a las leyes y no sus creencias personales. Otro caso emblemático es el de Tamara Adrián, el cual lleva más de 15 años sin ser respondido. “De los cientos de crímenes de odio reportados en nuestros informes tan solo dos han sido resueltos”, comenta con desagrado, ya que tampoco se ocupan de iniciar procesos de reparación a las víctimas, a los familiares de las víctimas y lo más importante, tomar las acciones para evitar nuevos crímenes contra personas LGBTI.

Ante la presencia de la comunidad LGBTI en el ámbito político venezolano, dice que es absolutamente necesario, debido a que ellos están en todas partes. En los partidos políticos hay personas LGBTI. Expresa: “El problema es que no son visibles y, si los son, no alzan su voz para exigir cambios. No es nada útil para la conquista de derechos humanos un político homosexual invisible o callado. Así como tampoco lo es en ningún lugar. Hay muchas instancias de la sociedad en donde se cometen injusticias hacia las personas de esta comunidad. Donde haya una injusticia hay que levantar la voz. Y eso también hay que hacerlo dentro de los partidos políticos. No ha habido una manifestación pública de preocupación permanente sobre como la crisis ha afectado a las personas LGBTI en Venezuela. No sucedió acá dentro del país, ni en escenarios internacionales a donde tanto asisten.  No hubo iniciativa de formar un grupo de trabajo con la sociedad para impulsar medidas a nivel local, es decir, si la AN ha estado bloqueada, hay muchas otras cosas que se han podido hacer. Por ahí, hay una propuesta de plan país. Yo he asistido a varios foros para saber, enterarme de que va esa propuesta. Yo no he visto nada que refleje las necesidades de las personas LGBTI allí. ¿Dónde están las propuestas de esa diputada trans y del diputado gay para el plan país? No basta con decir soy diputada o diputado, hay que mostrar acciones realizadas o por lo menos las propuestas. Para ganar elecciones y popularidad solo basta tener un buen discurso pero para ganar respeto y reconocimiento hay que hacer cosas, hay que mostrar resultados. Pasé años haciendo críticas a quienes estaban frente a la AN en gestiones anteriores.  Con esta gestión desde 2016 comencé haciendo propuestas. Es tiempo de hacer críticas y exigir repuestas. Seguiré haciendo propuestas, siempre, pero si hay cosas que mejorar, hare las criticas correspondientes”.

Para ganar más espacios en el ámbito político venezolano, Quiteria recomienda a los jóvenes que son homosexuales y hacen vida dentro de los partidos políticos que se preparen, no solo como políticos sino que se formen en materia de derechos humanos, ya que parte de lo que se ha visto en estos últimos años es cómo los diputados han tenido un manejo deficiente de los derechos humanos, los procedimientos, las normas, las leyes y se han dedicado a hablar sobre derechos humanos sin saber sobre los mismos.

Es la falsa creencia de la gente de que las necesidades de las personas LGBTI no son prioritarias. Que hablar de la discriminación hacia esta comunidad y la falta de protección legal no tiene importancia ante la gravedad de las personas que mueren por falta de medicamentos o de alimentos. La discriminación no se detiene, y por el contario, estas dos circunstancias se suman a los problemas que ya existían en Venezuela, porque las personas LGBTI también sufren la situación del país.

Está convencida que un cambio de paradigmas está cada vez más cercano, que hay ahora un entendimiento de lo que son las violaciones de derechos humanos. La situación que se ha vivido en el país, ha hecho a las personas más conscientes que hay que aprender a convivir y a respetar las individualidades, la manera de ser, de vivir, de expresarse, de pensar. Y también hay que aprender a respetar a los que amamos, de aquellos que nos enamoramos y con quien deseamos formar familia. Comprender que hay muchos tipos de familias.

En referencia a la equidad de género opina que debemos comenzar por hablar sobre lo que es en realidad la equidad de género. Explicar a la sociedad que lo que se busca conseguir es la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Hacer ver a la sociedad con ejemplos claros y cotidianos en donde radica la desigualdad entre hombres y mujeres y cómo esas desigualdades han permitido que la sociedad obedezca y se maneje bajo un sistema de privilegios hacia una parte de la sociedad que la representan los hombres y la otra mitad las mujeres que son sometidas a situaciones de discriminación que les ponen límites en su  desarrollo individual, personal, profesional y social. Esos límites son los que hay que  derrumbar y para eso Quiteria propone una sociedad con equidad de género. Igualdad de condiciones para el desarrollo pleno de hombres y mujeres.

Quiteria se guía por principios y valores como el respeto, la pluralidad de pensamiento, la sororidad, la confianza y la honestidad. Defiende la libertad de ser, de vivir y amar a quien quiera. “A quienes desconocen sus deberes y derechos, les hablaría de mi experiencia personal. Creo que la mejor manera de enseñar es a través del ejemplo. Yo fui discriminada y no fue hasta que aprendí sobre mis derechos que pude defenderme y lograr justicia. Y siempre, siempre he tratado de actuar apegada a las normas, a las leyes, yo cumplo con mis deberes ciudadanos”.

Dice que recibe muchas palabras de aliento y de agradecimiento por parte de estudiantes, de personas que asisten a algún taller o que leyeron algo que escribió, o alguien a quien le fue útil alguno de los informes que ha redactado y entregado en instancias internacionales. Sin duda alguna, le hace sentir que el trabajo que ha hecho hasta ahora ha sido de ayuda para alguien más. “Me siento feliz haciendo lo que hago, todos los días pienso en maneras de cómo llegar a más personas, de cómo llevar el mensaje de respeto a la libertad individual. De cómo llegar a más mujeres lesbianas y hacerles ver que mi vida cambió de buena a mejor cuando me descubrí como mujer lesbiana, cómo crecí como ser humano, cómo aprendí sobre mis derechos y cómo me siento más segura ahora que sé cómo defenderme con el recurso más poderoso que existe, con los derechos humanos. Yo soy optimista. Creo que la sociedad está cambiando. La nueva Venezuela que nacerá, que ya está naciendo, será muy distinta. Debe ser distinta. No podemos aspirar a regresar al pasado, y el presente que tenemos ya sabemos que no nos gusta. Así que en ese nuevo país debe haber inclusión social para todos. No debe haber más personas discriminadas en sus escuelas, en sus trabajos, en la política, en las fuerzas armadas, en los hospitales, en los hogares por ser una persona homosexual o por ser una persona trans. Porque si hemos rechazado la discriminación de este gobierno contra políticos, contra periodistas, contra ciudadanos por pensar diferente, también debemos rechazar la discriminación contra las personas debido a su orientación sexual. Los derechos humanos son para todos sin importar cómo eres o a quién amas”.

 

Fuente: REDAC

Compartir

Quiteria Franco

Mes de la visibilidad lésbica.  Día 29

 

Quiteria Franco (Maracaibo, estado Zulia, 3 de octubre 1971), es profesora, investigadora, activista, defensora de derechos humanos. Es Licenciada en Educación, mención idiomas modernos de la Universidad del Zulia. Habla, lee y escribe en inglés y francés. Tiene un diplomado en Traducción de la Universidad Metropolitana en Caracas y es Magister en Lingüística Aplicada de la Universidad Simón Bolívar.  Se ganó una beca de intercambio para ser asistente docente (teaching assistant) en el Reino Unido otorgada por el British Council para el año escolar 1997/1998, la cual realizo en Irlanda del Norte.

Fue Profesora en la Universidad Simón Bolívar desde septiembre 1999 hasta agosto de 2018. Fue Coordinadora Académica de los cursos de inglés en la Fundación de Investigación y Desarrollo de la Universidad Simón Bolívar- FUNINDES entre 2002-2004 y 2007-2009. Fue coordinadora académica de inglés en el Centro Educativo de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (CEAPUCV). Desde el año 1994, es traductora e intérprete independiente en los idiomas inglés-español. Ha trabajado como interprete en varios eventos en Venezuela.

Trabajo como profesora de inglés en diferentes institutos de enseñanza, tales como el Centro Venezolano Americano del Zulia (CEVAZ); Universidad del Zulia, Universidad Experimental Simón Rodríguez y en la Universidad Central de Venezuela. Ha enseñado inglés a niños de educación primaria y en el CEVAZ. Ha enseñado inglés en cursos en compañías como PDVSA y en la Comunidad Económica Europea en Caracas. 

 

Activismo

Fue asesora del grupo de diversidad sexual de la USB entre 2010/2012. Es Integrante de Unión Afirmativa desde 2013. Desde 2014, es la coordinadora general de Unión Afirmativa. Fue impulsora de la reactivación de la Red LGBTI de Venezuela y coordinadora de dicha organización desde 2014 hasta 2018.

Es redactora de varios informes sobre la situación de los derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela que han sido presentados ante la CIDH y Naciones Unidas. Ha solicitado ante la Asamblea Nacional la aprobación de instrumentos legales de protección a personas LGBTI.

Ha dictado un sin número de charlas, conferencias y talleres sobre DDHH y personas LGBTI. Es asesora en materia de DDHH y su implementación en la empresa pública y privada. Desde 2018 es integrante del grupo asesor de la sociedad civil en ONU Mujeres para Latinoamérica y el Caribe.

En 2018, recibio un reconociento po su trabajo como defensora de derechos humanos por parte de la Comisión Permanente de Política Interior la Asamblea Nacional de Venezuela. 

 

Fuente:

Quiteria Franco, biografia.

Quiteria Franco, blog. 

ONU Mujeres anuncia nuevas integrantes de su Grupo Asesor de la Sociedad Civil para América Latina y el Caribe 

 

Compartir

Manifiesto por la visibilidad lésbica

26 de abril de 2019

Manifiesto por el día de la visibilidad lésbica

La realidad lésbica en Venezuela

Por: Quiteria Franco

Fundación Quiteria Franco/ Unión Afirmativa de Venezuela

 

El día de hoy quiero hablarles a todas las mujeres lesbianas venezolanas. Vivimos en la actualidad tiempos muy convulsos, tiempos que nos obligan a plantearnos muchos retos.

Históricamente las mujeres hemos sido sometidas al ostracismo, a la violencia, a la exclusión, a la esfera de lo privado, a cumplir, muchas veces en contra de nuestra voluntad, con roles sociales impuestos por la sociedad dominada por los hombres.

No ha sido diferente para las mujeres lesbianas, por el contrario, hemos sido objeto de la misma discriminación que las mujeres heterosexuales y, además, por algunos de nuestros pares homosexuales.  

Han pasado 40 años desde la creación del primer grupo gay, Entendidos y casi 30 desde el inicio del movimiento homosexual en Venezuela en 1989 con el Movimiento Ambiente, ambos dominados por hombres gay y con presencia mínima de mujeres colaboradoras. El surgimiento de Amazonas, Mujeres de Venezuela en 2001, nacía como una fuerza que pretendía darle voz a la mujer lesbiana y lo logro, por un tiempo.

Puedo entender, perfectamente, el temor que podemos sentir las mujeres lesbianas para salir a la esfera pública, a mostrarnos, a visibilizarnos. Si, temor al rechazo, a perder el amor de nuestra familia, a perder un empleo, a ser sometidas al escarnio público en una sociedad profundamente machista.  Son muchos los años, de señalamientos, de acusaciones de ser estigmatizadas como seres perversos, enfermas o pecadoras. Sin embargo muchas mujeres, en tiempos más difíciles tuvieron el coraje de ser auténticas y no esconder su orientación sexual. Mujeres como Christina, Reina de Suecia, Ana, la Reina de Gran Bretaña, Gabriela Mistral, Chavela Vargas, Teresa de la Parra, Martina Navratilova, Ellen DeGeneres y muchas más. 

Pero hoy en día es algo que mundialmente hemos estado superando. Hoy en día contamos con la Declaración Universal de Derechos Humanos, con Pactos Internacionales, con los Principios de Yogyakarta, con un sinfín de leyes y recursos legales que nos protegen. Países que han ido avanzando en el reconocimiento de nuestros derechos. Todo esto no ha sucedido por arte de magia. Ha sucedido porque las mujeres lesbianas y hombres gays han salido a la calle. Han hecho lo que la mayoría de nosotras, las mujeres lesbianas en Venezuela, no nos atrevemos a hacer todavía, ser visibles.  

Sin duda alguna, se han abierto espacios para las mujeres como consecuencia de muchos años de esfuerzos del movimiento feminista (heterosexuales, lesbianas, bisexuales, mujeres negras) y en alianzas con  otros movimientos sociales. Desde el derecho a la educación, al trabajo, al voto, a nuestros derechos sexuales y reproductivos.  Aún falta mucho por conquistar como la igualdad laboral, salarial, la igualdad de oportunidades y equilibrio de responsabilidades en el hogar entre muchos otros pendientes. Pero no nos caigamos a mentiras queridas hermanas, no nos engañemos, esas conquistas son todas orientadas hacia la mujer cisgenero heterosexual, femenina, blanca, de clase alta. En la esfera pública, nosotras las mujeres lesbianas con todas nuestras particularidades (negras, pobres, con discapacidades) seguimos siendo invisibles. 

Excepto por unas cuantas actrices venezolanas que han salido del closet y por quienes estamos en el ámbito de la defensa de derechos humanos o el activismo, para el común de la sociedad todas somos mujeres heterosexuales y así nos tratan. En las leyes contra la violencia, los protocolos de atención en las consultas ginecológicas, consultas médicas, en los planes de inclusión, planes de igualdad, planes de paridad, igualdad y participación política, en las demandas por derechos sexuales y reproductivos, en los planes educativos, planes económicos, en los anales de la historia, en los grandes hitos de la sociedad las mujeres lesbianas seguimos siendo invisibles. 

Luego de treinta años de lucha por los derechos humanos: civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del movimiento homosexual en Venezuela y casi 50 en el mundo (con referencia a las marchas), las mujeres lesbianas venezolanas no tenemos un movimiento sólido. Seguimos encerradas en nuestras casas. Seguimos encerradas en el closet, seguimos escondidas en las discotecas, seguimos limitadas al anonimato en  los chats, usando perfiles falsos y seudónimos en las redes sociales. Seguimos temerosas de que nos vean junto a una mujer lesbiana muy visible, muy masculina o muy evidente por temor a ser identificadas como lesbianas.  Y aun estando en posiciones de poder las mujeres lesbianas optan por permanecer invisibles y prefieren ocultar su orientación sexual, inclusive si esta es muy evidente para muchos.

Y, no, no voy a seguir lanzando toda la responsabilidad en los hombres gay, al machismo, a las feministas heterosexuales. Tampoco pretendo culpar a las mujeres lesbianas, repito entiendo la historia de rechazo, pero ya es hora de superar ese pasado. Es hora de levantarnos de nuestros sillones,  es hogar de salir de nuestro encierro. Es hora de ser visibles, es hora de salir a reclamar y a exigir nuestros derechos.  El momento es ahora. Son demasiados años de encierro, son demasiados años de ser invisibles. Pero cada una de nosotras debe admitir su cuota de responsabilidad. 

Nadie está obligado a salir del closet, ese es un proceso individual y cada quien debe decidirlo a su justo momento y según sus circunstancias. Pero es una carga muy pesada eso de vivir una doble vida, de permanecer escondidas. Es un peso terrible mantener una parte importante de nuestras vidas ocultas. Ocultar nuestra felicidad al lado del ser amado, ocultar nuestra familia escogida, nuestra pareja e hijos, de ser el caso. Nadie merece vivir con una parte de sí misma oculta.  Es mayor el peso de mantener una vida oculta que el de ser una mujer lesbiana visible.

Siendo visibles nos exponemos al rechazo, a la violencia, al desprecio, a rechazo familiar, a despidos, pero  estando en el closet nos enfrentamos a la exclusión, a la alienación, a la marginación, a sufrir danos físicos y psicológicos y terribles enfermedades como el cáncer producto de ese sentimiento de rechazo interno. La invisibilidad nos limita en nuestros derechos, nos limita como ciudadanas, nos limita en nuestra dignidad como seres humanos.

La decisión de ser visibles es nuestra, de cada una de nosotras, pero si decides hacerlo debes saber que cuentas con apoyo, no estás sola. Hay muchas más mujeres como tú, sal a la calle y miralas. Al igual que tú, están llenas de miedo pero si sales las encontraras y podremos entonces apoyarnos mutuamente. Las mujeres lesbianas podemos crear círculos de amistad, de sororidad y apoyo mutuo, pero para lograrlo debemos ser visibles.

¿Y que ganaremos siendo visibles?

Ganaremos paz, derechos, la posibilidad de amar en libertad, ganaremos placer, ganaremos dignidad, ganaremos salud, ganaremos plenitud.  Ganaremos amistades, nos ganaremos el respeto de los demás por vivir fuera del closet.

Es mucho lo que hay por hacer, siendo visibles podremos exigir nuestros derechos:

Podremos exigir se reconozcan legalmente nuestras familias lésbicas

Podremos exigir se garanticen los derechos de nuestros hijos.

Podremos exigir protocolos ginecológicos que contemplen nuestras prácticas sexuales.

Podremos pedir políticas específicas para luchar contra la discriminación por orientación sexual.

Podremos exigir que nos contemplen en los planes de prevención del VIH-SIDA y otras ITS.

Podremos exigir ser incluidas en la prevención del cáncer.

Podremos exigir que cuenten con nuestra realidad en los planes de igualdad.

Podremos exigir que haya herramientas específicas para abordar la violencia intragénero.

Podremos exigir  se nos incluya en los planes de planificación familiar en caso de desear ser madres

Podremos exigir que el día de la visibilidad lésbica sea una celebración anual

Podremos exigir ser incluidas en los estudios y análisis de la realidad, del presente y del pasado y que se hagan visibles en el currículo escolar.

Podremos ayudar a nuestros padres, familiares y amigas a entender mejor qué es eso de tener una hija, hermana, prima o amiga lesbiana.

Podremos contribuir plenamente al desarrollo de nuestro país.

Que sea este el comienzo de una nueva era. Un nuevo tiempo para las mujeres lesbianas venezolanas. Uno tiempo signado por el coraje de salir y dar la cara. De decirle al opresor que no permitiremos nunca más ser invisibles y ser discriminadas por ser mujeres lesbianas.

Es hora de levantarte y decir con coraje “soy una mujer lesbiana, me visibilizo para exigir mis derechos humanos”. Seamos todas juntas visibles para exigir nuestros derechos humanos.

 

 

Compartir

Resumen de actividades durante 2018

Les presentamos un resumen de las actividades y acontecimientos importantes relacionadas con Unión Afirmativa de Venezuela durante el año 2018.

Enero

22 de enero.

A principios de año recibimos la agradable noticia sobre la elección de Nuestra Coordinadora Quiteria Franco como integrante de la Sociedad Civil en ONU Mujeres para Latinoamérica y el caribe.

En Unión Afirmativa nos enorgullece este logro personal de quien coordina esta organización. Aca la nota publicada en nuestro portal. Quiteria Franco electa integrante del grupo asesor de la sociedad civil en ONU Mujeres Latinoamerica y el Caribe

Martes 30 de enero. Nuestra Cordinadora participó en un entrevista de Radio con Guillermo Arias por 1420 AM Radio Sintonia, para conversar sobre las Normas de conducta de las empresas para hacer frente a la discriminación contra as personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex.

20 de febrero.

Nuestra Coordinadora atendió una invitación a participar en un Recital de poesía en la Universidad Simón Bolívar- USB.

Marzo

Domingo 4 de marzo.

Nuestra Coordinadora General atendió la invitación de dos lideresas del las Chicas Scouts  para realizar un conversatorio sobre el derecho a la no discriminación.

Jueves 8 de marzo

Nuestra Coordinadora Quiteria Franco participó en una acción de calle realizada en la Plaza Brión en Chacaito en ocasión del Día internacional de la mujer trabajadora. La actividad fue organizada y convocada por las ONG integrantes de la Red Naranja, de la que Unión Afirmativa forma parte.

Viernes 9 marzo

Nuestra Coordinadora Quiteria Franco participó en el Editatón 100ChicasWiki. La actividad persigue incluir más mujeres venezolanas en la mayor enciclopedia popular del mundo, Wikipedia.

Jueves 15 de marzo.

Nuestra Coordinadora General Quiteria Franco recibió un diploma en reconocimiento por su labor en defensa de los derechos humanos de las mujeres y las personas LGBTI por parte de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional.

Sábado 17 marzo. Conversatorios.

Dimos inicio a un ciclo de conversatorios para mujeres lesbianas.  Realizamos seis conversatorios y un cine foro desde marzo hasta octubre.

  1. 17 de marzo. Mujeres que aman a otras mujeres ¿Dónde están?
  2. 14 de abril. Día Internacional de la visibilidad lésbica.
  3. 19 de mayo. Maternidad lésbica
  4. 16 de junio. Dinámica de amor entre mujeres: cortejo, noviazgo y relación.
  5. 17 de agosto. Estrategias para enfrentar la discriminación en el lugar de trabajo.
  6. 14 de septiembre. Salud sexual entre mujeres: juegos juguetes e higiene.
  7. Cine foro con la película “la vida de Adele”.

22 de marzo.

Nuestra Coordinadora General Quiteria Franco participó en el evento Las mujeres proponen organizado por Aliadas en Cadena. En su participación destacó la necesidad de incorporar a la agenda política y de DDHH a las mujeres lesbianas, bisexuales y trans.

Mayo

En este mes, nuestra coordinadora participó en una entrevista de radio, atendiendo una invitación de Femired, una organización ubicada en Maracaibo, estado Zulia.

 

16 de mayo. Nuestra Coordinaora Quiteria Franco dictó una charla titulada TransinMedia: inclusión de personajes género diversos en la narrativa,  para estudiantes de teatro, escritura creativa y otras áreas artísticas atendiendo la invitación del grupo la mesa de Caracas.

17 de mayo.

Participamos en una campaña de la Embajada del Reino Unido en Venezuela en el marco del Día Internacional contra la homofobia, bifobia y transfobia para promover al Reino Unido como un país amigable con las personas LGBTI.

Quiteria Franco, coordinadora general, participó en una entrevista en el programa ultima palabra del canal de televisión Venevisión Plus que fue transmitida en el 17 de mayo, en ocasión del Día Internacional contra la homofobia, bifobia y transfobia.

Junio.

19 junio. Nuevamente, Quiteria Franco participó en el programa ultima palabra de Venevisión Plus.

 

27-31 junio. Participación en taller vivencial de seguridad y auto cuidado en Bogotá, Colombia.

Julio

7 julio. Cine foro Una mujer fantástica. Espacio Ana Frank. Nuestra coordinadora Quiteria Franco participó como moderadora del cine foro del mes de julio organizado por la Fundación Ana Frank.

 

Durante la semana del 20 de julio al 26 de julio, estuvimos realizando varias actividades en el marco del Proyecto de Capacitación sobre el protocolo de atención a personas trans  a personal de salud en Puerto Ayacucho, estado Amazonas.

Acá les dejamos el enlace a la noticia ampliada en nuestra pagina web.

Derechos Humanos de LGBTI en comunidades indigenas.

Agosto

 

Desde el 5 al 7 de agosto se llevó a cabo la Conferencia de la Coalición por la Igualdad de Derechos de personas LGBTI, en l ciudad de Vancouver, Distrito Columbia en Canadá. Nuestra Coordinadora General, Quiteria Franco, participó junto a otros activistas y defensores de derechos humanos de más de 100 organizaciones de la sociedad civil. Venezuela no es parte de la Coalición, no obstante, aspiramos a que en un futuro no muy lejano el país se comprometa de manera seria y responsable con el cumplimiento de los derechos humanos de las personas LGBTI.

Acá les dejamos el texto de la nota que compartimos sobre la Conferencia por la Igualdad.

18 de agosto

Nuestra coordinadora general, Quiteria Franco participó como moderadora en una tertulia en la librería El Buscón, organizada por Vidal Barrera sobre cine, tv, teatro y derechos humanos de personas LGBTI. Ademas, contó con la participación de Socrates Serrano, Daniela Alvarado y José Manuel Suárez.

23 al 30 de agosto

Durante esta semana de agosto realizamos una segunda visita a Puerto Ayacucho, estado Amazonas para seguir compartiendo experiencias con las comunidades indígenas de la zona. Acá les dejamos el video de esa segunda visita.

 

 

Septiembre

 

15 de septiembre

 

El 15 de septiembre, en el marco del día internacional de la democracia nuestra organización recibió un reconocimiento por la contribución en la construcción de una democracia sólida y plural. Nuestra coordinadora Quiteria Franco recibió el diploma en nombre del equipo de Unión Afirmativa.

Octubre

 

En este mes se llevo a cabo el 169 periodo de sesiones en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque no pudimos asistir, enviamos un informe sobre “la crisis política en Venezuela y sus efectos en las personas LGBTI” el cual fue presentado en Caracas en noviembre.

Noviembre

 

7, 8 y 9 noviembre

Durante tres días se realizó la III feria de derechos humanos del estado Zulia organizada por la Comisión de derechos humanos del estado Zulia-CODHEZ.  El evento sirvió como un espacio de encuentro para defensores de derechos humanos de todo el país al reunir a organizaciones regionales y nacionales de la sociedad civil en conferencias abiertas a todo el público, además de actividades culturales.
Nuestra coordinadora general Quiteria Franco presentó un resumen de nuestro trabajo de defensa y promoción de derechos humanos que protegen a las personas contra la discriminación.

Mas información en la pagina de CODHEZ

14 y 15 noviembre

 

Union Afirmativa participó en el IV Encuentro Nacional de Defensores y Defensoras de DDHH realizado en Caracas con la presencia de más de 250 personas integrantes de unas 150 organizaciones no gubernamentales de 21 entidades federales del país.

16 y 17 noviembre

 

El viernes 16 y sábado 17 se realizo en Caracas el Encuentro Nacional de jóvenes activistas LGBTI organizado por el proyecto Diversos de Amnistía Internacional capitulo Venezuela.
Unión Afirmativa estuvo presente con una presentación de nuestra coordinadora general Quiteria Franco quién converso con los asistentes sobre el activismo que realizamos a favor de los derechos de las personas LGBTI.
También tuvimos un stand donde mostramos nuestro trabajo.

20 noviembre

 

Nuestra coordinadora participo en el segmento de entrevistas del noticiero Canal i con el periodista Jhon Pedraza para conversar sobre el informe “crisis politica en Veenezuela y sus efectos en personas LGBTI”.

21 de noviembre

 

El miércoles 21 de noviembre se presentó en Caracas el segundo informe que enviamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; un informe con datos recabados durante los años 2016-2018 sobre la crisis política en el país y sus efectos en las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI).

Mas información en la nota publicada en nuestra página web ‘Unión Afirmativa presenta nuevo informe sobre personas LGBTI en Venezuela“.

23 de noviembre

 

El viernes 23 de noviembre nuestra coordinadora general Quiteria Franco participó en el foro Mujer y liderazgo organizado por la Sección de Mujeres de Amnistía Internacional capítulo Venezuela.

En su presentación se refirió a la discriminación de la que son objeto las mujeres lesbianas en Venezuela y como es posible convertir en fortaleza lo que otros perciben como una debilidad.

24 de noviembre

 

En este dia celebramos 18 años de trabajo por la promoción y defensa de los derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela.

28, 29 y 30 de noviembre

 

Nuestra coordinadora general participo en el III Encuentro LesBiTransInter feminista Venir al Sur en ciudad de Mexico.

 

 

Diciembre

 

8, 9, 10, 11 y 12 de diciembre

 

En su rol como integrante del grupo asesor de la sociedad civil en ONU Mujeres Latino América y el Caribe, nuestra coordinadora participó en la reunión presencial de dicho grupo realizada en Buenos Aires, Argentina. Igualmente, participó en la consulta a la sociedad civil y la reunión ministerial previas a la conferencia sobre la Comisión por la condición jurídica y social de la mujer de ONU Mujeres-CSW 63.

Compartir

Unión Afirmativa presenta nuevo informe sobre derechos de personas LGBTI en Venezuela

Crisis política en Venezuela y sus efectos en las personas LGBTI

Informe para la 169ª periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

 

El miércoles 21 de noviembre, la AC. Unión Afirmativa de Venezuela presentó en Caracas el segundo informe que envía a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; un informe con datos recabados durante los años 2016-2018 sobre la crisis política en el país y sus efectos en las personas Lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI).

 

Es un informe de 33 páginas en el que se abordan los siguientes temas:   I. Contexto político, económico y social en Venezuela 1.1. Adquisición de medicamentos y productos varios en escasez; 1.2. Escasez de medicamentos; 1.3. Escasez de antiretrovirales para personas que viven con VIH y muerte de activistas en el país; 1.4. Migración forzada de personas LGBTI y muerte de activistas fuera de Venezuela; 1.5. Trata y esclavitud moderna de mujeres trans.

Adicionalmente, se mencionan otros temas resaltados con ejemplos y datos cómo persiste la ausencia de un marco de protección legal las parejas del mismo sexo. Persiste la negación de la identidad a las personas trans e intersex.

Persiste la discriminación en las Fuerzas Armadas; discriminación en centros de salud receptores de donación de sangre; discriminación en centros educativos universitarios; discriminación laboral; discriminación en espacios públicos y privados; discriminación en instituciones del Estado; discriminación en medios de comunicación

Persisten las declaraciones y expresiones que incitan la homofobia en Venezuela por parte de funcionarios del estado comenzando por el Sr. Nicolás Maduro, y por parte de líderes religiosos. Adicionalmente, estamos incluyendo información sobre la situación de personas LGBTI privadas de libertad. A continuación, un resumen del informe.

Venezuela vive una grave crisis humanitaria compleja identificada y documentada por al menos 18 pronunciamientos e informes de organismos internacionales entre julio de 2016 y agosto de 2018.  Este organismo al que acudimos también ha identificado la situación en Venezuela como una crisis humanitaria al menos en tres ocasiones en dos años.

La situación legal de las personas LGBTI para 2018, no es muy distinta a la que reflejamos en nuestro informe ante la CIDH en 2015 y el informe que presentamos al Examen Periódico Universal en 2017. Lo que sí es diferente es cómo esa carencia legal y sus consecuencias en las personas LGBTI se han visto agravadas por la compleja situación humanitaria en el país desde el año 2016.  En marzo de 2016, se dio la declaración de un Estado de Excepción y de Emergencia Económica a nivel nacional.

1.1. Adquisición de alimentos y productos varios en escasez

Desde la declaración de emergencia económica se han implementado varios sistemas para la adquisición de alimentos y productos personales, así como de medicamentos. Algunos de ellos han sido utilizados para discriminar a cierta parte de la población que difiere del gobierno nacional.  También estas medidas han sido discriminatorias hacia la población LGBTI.

Al principio y dados los niveles de escasez se estableció la asignación de un día de compra según el último número de la cédula de identidad. Posteriormente, se obligó a los comercios y supermercados a instalar máquinas lectoras biométricas para que cada comprador fuese identificado y así saber cuántos y cuáles productos ha comprado y cuándo, según el gobierno para evitar el acaparamiento. Este sistema de compra venta afectó a las personas trans debido a la incongruencia entre su identidad de género y la identidad legal reflejada en su documento de identidad.

Otra medida adoptada por el gobierno fue la distribución de bolsas de comida casa por casa a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción- CLAP. Para esta venta se ordenó la realización de un censo de familias. Esta medida afectó a las familias conformadas por parejas del mismo sexo, las cuales no son censadas por no ser consideradas familias.

Venezuela vive una grave crisis humanitaria compleja identificada y documentada por al menos 18 pronunciamientos e informes de organismos internacionales entre julio de 2016 y agosto de 2018.  Este organismo al que acudimos también ha identificado la situación en Venezuela como una crisis humanitaria al menos en tres ocasiones en dos años.

La situación legal de las personas LGBTI para 2018, no es muy distinta a la que reflejamos en nuestro informe ante la CIDH en 2015 y el informe que presentamos al Examen Periódico Universal en 2017. Lo que sí es diferente es cómo esa carencia legal y sus consecuencias en las personas LGBTI se han visto agravadas por la compleja situación humanitaria en el país desde el año 2016.  En marzo de 2016, se dio la declaración de un Estado de Excepción y de Emergencia Económica a nivel nacional.

1.1. Adquisición de alimentos y productos varios en escasez

Desde la declaración de emergencia económica se han implementado varios sistemas para la adquisición de alimentos y productos personales, así como de medicamentos. Algunos de ellos han sido utilizados para discriminar a cierta parte de la población que difiere del gobierno nacional.  También estas medidas han sido discriminatorias hacia la población LGBTI.

Al principio y dados los niveles de escasez se estableció la asignación de un día de compra según el último número de la cédula de identidad. Posteriormente, se obligó a los comercios y supermercados a instalar máquinas lectoras biométricas para que cada comprador fuese identificado y así saber cuántos y cuáles productos ha comprado y cuándo, según el gobierno para evitar el acaparamiento. Este sistema de compra venta afectó a las personas trans debido a la incongruencia entre su identidad de género y la identidad legal reflejada en su documento de identidad.

Otra medida adoptada por el gobierno fue la distribución de bolsas de comida casa por casa a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción- CLAP. Para esta venta se ordenó la realización de un censo de familias. Esta medida afectó a las familias conformadas por parejas del mismo sexo, las cuales no son censadas por no ser consideradas familias.

1.2. Escasez de medicamentos  

Hemos recibido denuncias de personas trans que siguen un proceso de transición y deben consumir hormonas. Dada la falta de estos medicamentos les ha obligado a consumir hormonas animales, las cuales podrían ocasionarles la muerte o generarles graves consecuencias para su vida. Otras personas trans aseguran haber recurrido a la compra de hormonas en países vecinos a precios muy elevados y muchas veces les resulta imposible adquirirlas. Muchas veces las personas trans se ven forzadas a interrumpir su tratamiento por no poder acceder a las hormonas y otros medicamentos necesarios.

1.3. Escasez de antiretrovirales para personas que viven con VIH y muerte de activistas en Venezuela.

Desde el año 2009, distintas organizaciones han denunciando las fallas en la dotación de los antiretrovirales que requieren las personas que viven con VIH, especialmente la población más afectada como son los hombres homosexuales, los hombres que tienen sexo con otros hombres y las personas trans. En mayo de 2017, se denunció que esta situación podría agravarse dado que el Ministerio de la Salud no había firmado la orden de compra de los antiretrovirales. En estos momentos, las ONG denuncian que el desabastecimiento está en un 100%. Las más de 80 mil personas que están registradas aseguran tener más de seis meses sin consumir sus medicamentos. Esta situación ha obligado a muchas personas que viven con VIH a emigrar con la esperanza de lograr acceder a los antiretrovirales en países vecinos.

En el presente año, el secretario general de la Red Venezolana de Gente Positiva, Eduardo Franco, denunció que al menos cinco mil personas con VIH/SIDA han fallecido en Venezuela durante los primeros seis meses de 2018 debido a la falta de tratamientos antirretrovirales.

Vale destacar la muerte del activista homosexual Heisler Vaamonde de 38 años quien tenía una infección respiratoria y era paciente con VIH. Dada la crisis sanitaria entre el sábado 22 y el domingo 23 de julio de 2017, tres personas fallecieron luego de que se acabara el oxígeno central para atender los pacientes, uno de ellos fue Heisler Vaamonde, quien se identificaba como un activista de izquierda, fue portavoz nacional del Bloque Socialista Unido de Liberación Homosexual (2005-2017), área LGTB del PSUV, el partido político del Presidente Hugo Chávez. Fue Director General del Movimiento Gay Revolucionario de Venezuela (2000-2005) y se postuló como candidato abiertamente gay a la Asamblea Nacional en las elecciones parlamentarias de 2005.

1.4. Migración forzada de personas LGBTI y muerte de activistas fuera de Venezuela 

El contexto venezolano hasta ahora descrito ha llevado a que muchas personas opten por salir del país, dadas las condiciones de precariedad y las pocas posibilidades de superar la terrible coyuntura política, económica y social. Aunado a la ausencia de protección legal y la no existencia de políticas públicas para la atención e inclusión de las personas LGBTI.  Esta cantidad de venezolanos que han huido del país han pasado de ser migrantes voluntarios a migrantes forzados y ser considerados refugiados.

A principios de 2017, la Red LGBTI informaba sobre la emigración de varios activistas, trayendo como consecuencia una disminución en el número de organizaciones, movimientos sociales, agrupaciones estudiantiles y otras organizaciones de la sociedad civil independientes que trabajaban por la defensa de los Derechos Humanos de personas LGBTI en el país.

Este año, la organización colombiana Caribe Afirmativo ha publicado un informe titulado “Crisis humanitaria de venezolanos LGBT en el Caribe” en el que da cuenta de la muerte, en Colombia, de al menos cinco personas venezolanas en etapa sida por la falta de acceso a los antiretrovirales. También informan sobre el asesinato de una mujer trans y “han denunciado dos hechos colectivos de violencia policial hacia mujeres trans venezolanas en espacios públicos de la región y 42 quejas se han interpuesto por discriminación y xenofobia sumando el rechazo a su nacionalidad, su pertenencia a la población LGBT.”

Esta organización agrega que, en este año, han registrado 23 casos de violencia contra lesbianas, gays, bisexuales y trans venezolanos que han llegado al Caribe colombiano huyéndole a la crisis humanitaria.

A principios de noviembre se informó sobre la muerte de Luis Marchan activista homosexual quien participó como candidato en las elecciones primarias convocadas por un grupo de activistas con la intención de ser postulados por el Gran Polo Patriótico a las elecciones Parlamentarias en diciembre de 2015. Marchan era activista cercano al gobierno de Nicolás Maduro. Su muerte fue a causa de una insuficiencia renal y ocurrió en la ciudad de Lima en Perú a dónde había emigrado con el fin de mejorar su situación económica y debido a la dificultad para acceder a los antiretrovirales en Venezuela.

Más recientemente, los responsables de la organización Orgullo Guayana ubicada en el estado Bolívar habrían tenido que huir del país luego de haber sido mencionados en el programa televisivo del actual presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Ellos expresaron haber sentido mucho temor ante las posibles represalias de los seguidores del dirigente político del PSUV, quien en múltiples ocasiones ha sido señalado de criminalizar la labor de defensores de derechos humanos en el país a través del canal del Estado Venezolana de televisión.

1.5. Trata de Mujeres Trans

“Tanto mujeres cisgénero como mujeres trans son susceptibles de ser víctimas de trata. Sin embargo, las características particulares de las mujeres trans las convierten en presa fácil del tratante. Las circunstancias sociales que viven las mujeres trans las hacen vulnerables.

En 2016 surgió una denuncia que mencionaba la existencia de una red dedicada al negocio de trata de mujeres trans procedentes de Venezuela.   Para ese entonces se mencionó la detención de tres personas y la liberación de tres víctimas en España. Para 2017, varios portales de noticias internacionales publicaron sobre la captura de catorce personas por explotar mujeres trans llegadas de Venezuela. En el procedimiento se logró la liberación de 24 víctimas.

A pesar de contar con una legislación para la protección de las mujeres y otra para el control del crimen organizado no son debidamente implementadas. Por lo tanto, no se trata de falta de leyes o normas. Este es un asunto que el Estado venezolano debe abordar con urgencia.

 

Acá pueden leer el informe completo

Descargar (PDF, 878KB)

Compartir

Conferencia Mundial de la Coalición por la Igualdad de Derechos de personas LGBTI, 2018

Conferencia de la Coalición por la Igualdad de Derechos de personas LGBTI, Vancouver 2018

 

Desde el 5 al 7 de agosto se llevó a cabo la Conferencia de la Coalición por la Igualdad de Derechos de personas LGBTI, en l ciudad de Vancouver, Distrito Columbia en Canadá.

Nuestra Coordinadora General, Quiteria Franco, participó junto a otros activistas y defensores de derechos humanos de más de 100 organizaciones de la sociedad civil. Venezuela no es parte de la Coalición, no obstante, aspiramos a que en un futuro no muy lejano el país se comprometa de manera seria y responsable con el cumplimiento de los derechos humanos de las personas LGBTI.

 

 

Se trata de la única conferencia mundial de este tipo en la cual países, agencias de cooperación para el desarrollo, la sociedad civil, organismos multilaterales, donantes privados y otros actores interesados se reúnen con el objetivo común de hacer avanzar los derechos humanos y el desarrollo inclusivo de las personas LGBTI.

En 2017,  el Primer Ministro Justin Trudeau anunció en su declaración sobre el Día de los Derechos Humanos que Canadá organizará la conferencia No dejar a nadie atrás: Conferencia Mundial de la Coalición por la Igualdad de Derechos (CID) sobre los Derechos Humanos y el Desarrollo Inclusivo de las Personas LGBTI en Vancouver, Colombia Británica, Canadá, del 5 al 7 de agosto de 2018.

 

 

 

Canadá y Chile presiden conjuntamente la CID, primera coalición intergubernamental dedicada a la protección de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) en todo el mundo. La CID ofrece una excelente oportunidad tanto para avanzar en esta importante agenda de derechos humanos a nivel internacional como para construir una nueva forma de trabajo multilateral que sea ágil, estrechamente integrado con la sociedad civil y capaz de responder a situaciones que evolucionan con rapidez.

 

Las actividades se iniciaron con unas reuniones pre-conferencia con representantes de la sociedad civil el día domingo 5 en la mañana. En horas del mediodía, un grupo de la sociedad civil participó en la Marcha del Orgullo de Vancouver (Vancouver Pride). En horas de la noche hubo una recepción especial para todos los participantes de la conferencia en las instalaciones de la Galería de Arte de Vancouver.

El día lunes 6 se inauguró oficialmente la Conferencia con las palabras de Gail Sparrow, Christya Freeland, ministra de Relaciones Exteriores y de Roberto Ampuero, Ministro de Relaciones Exteriores de Chile.

El primer panel de invitados estuvo moderado por Christya Freeland, con la participación entre otros,  de  Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos; el Experto Independiente en Orientación Sexual e identidad de género de Naciones Unidas Victor Madrigal-Borloz; Hellena Dalli, Ministra de la Unión Europea para los derechos humanos y equidad de Malta y dos representantes de la sociedad civil de Sri Lanka y Cabo Verde.

Durante la Conferencia, el Ministro de Relaciones Exteriores de Chipre firmó la carta de adhesión como el país número 40 en formar parte de la coalición intergubernamental por la igualdad de derechos de personas LGBTI.

Las demandas y recomendaciones de la sociedad civil se agrupan en cinco puntos clave:

I. Seguimiento de cualquier acción clave sobre recomendaciones de OSC de anteriores conferencias (Washington y Montevideo)

II. Desarrollar mecanismos para monitorear cómo los estados de ERC avanzan en leyes y políticas.

III. Proponer mecanismos para mejorar la participación de las OSC como parte de la CID y aumentar los recursos para la participación de las OSC en la CID (es decir, $ para reuniones de coordinación, traducción, viajes de OSC)

IV. Claridad sobre cómo el CID promoverá los derechos trans e intersexuales

V. Alentar un mayor liderazgo global de los estados miembros de CID (es decir, liderar en foros internacionales y multilaterales, aumentar los fondos para el movimiento).

 

Al cierre de la Conferencia,  Randy Boissonnault, Asesor Especial del Primer Ministro de Canadá para Asuntos LGBTQ2, se dirigió a una multitud de 75 países, incluidos estados miembros, donantes y activistas, para anunciar un compromiso de Canadá para promover los derechos de las personas LGBTI en todo el mundo a través de:

C $ 1 millón en fondos nuevos para OSC LGBTI en zonas de conflicto;

Un compromiso para actualizar las directrices de Voces en riesgo para apoyar a los defensores de los derechos humanos;

Una reunión con las OSC el 17 de septiembre de 2018 para identificar mecanismos para abordar los problemas LGBTI nacionales e internacionales; y

En la misma reunión, el gobierno canadiense también abordará las necesidades nacionales e internacionales adicionales de las OSC para continuar su trabajo de promoción de los derechos LGBTI.

Fuente:

Página Oficial para la sociedad civil.  https://erc.ngo/es/

Canadian Civil Society Organizations Welcome New Commitment from Government of Canada to Support LGBTI Rights Globally following the Equal Rights Coalition Global Conference in Vancouver http://arc-international.net/canadian-civil-society-organizations-welcome-new-commitment-from-government-of-canada-to-support-lgbti-rights-globally-following-the-equal-rights-coalition-global-conference-in-vancouver/

Compartir

Derechos de personas LGBTI de Venezuela ante la CIDH

Por Quiteria Franco

La situación de los Derechos Humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex en Venezuela ha sido llevada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en varias ocasiones. Aquí les presento la información.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 
La primera vez fue en el año 2010 durante la 140 Sesión Ordinaria de la CIDH celebrada el 29 de octubre de 2010. La audiencia se tituló “Seguridad ciudadana, cárceles, diversidad e igualdad sexual en Venezuela”.Los temas que se trataron fueron: Derechos de las Personas Privadas de Libertad, Seguridad Ciudadana, Derechos de las Personas LGBTI. El tema LGBTI fue presentado por Tamara Adrián de la organización Diverlex.

Seguridad ciudadana, cárceles, diversidad e igualdad sexual en Venezuela
Participantes: Estado de Venezuela, Foro por los Derechos Humanos y la Democracia

Países: Venezuela

Temas: Derechos de las Personas Privadas de Libertad, Seguridad Ciudadana, Derechos de las Personas LGBTI Ver video de la sesión.

La segunda ocasión fue la Red LGBTI de Venezuela la encargada de presentar el tema. La Audiencia en la CIDH se llevó a cabo el día 28 de octubre de 2011 en el marco del 143 periodo de sesiones ordinarias. En esa oportunidad la audiencia se tituló “Situación de las personas LGBTI en las américas”. El tema sobre las personas LGBTI en Venezuela lo presentó Rafael Garrido en representación de la Red LGBTI de Venezuela.

Situación de los derechos de las personas LGBTI en las Américas

Participantes: Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) de Perú, Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (PROMSEX), Diversidad e igualdad a través de la ley (DIVERLEX), Unión Afirmativa de Venezuela (UNAF) , Alianza Lambda de Venezuela, Redress Trust (REDRESS), Red Peruana de Trans, Lesbianas, Gays y Bisexuales (RED PERUANA TLGB), Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans (REDLACTRANS), Red LGBTI de Venezuela

Países: Regional

Temas: Derechos de las Personas LGBTI
Ver video de la sesión.
Leer el informe

El 17 de marzo de 2015, la Red LGBTI presentó ante la CIDH un informe sobre la situación de Derechos Humanos de las personas LGBTI en Venezuela. Esta audiencia es la primera en la que se trata el tema de DDHH de personas LGBTI en Venezuela en una sesión exclusiva durante una hora.
Asistieron como representantes de la Red LGBTI de Venezuela Quiteria Franco de Unión Afirmativa de Venezuela y Yonatan Matheus de Venezuela Diversa.

Situación de derechos humanos de las personas LGBTI en Venezuela
Participantes: Estado de Venezuela, Acción Ciudadana Contra el Sida (ACCSI), Unión Afirmativa de Venezuela (UNAF) , Red LGBTI de Venezuela , Grupo ASES, Venezuela Diversa y Fundación Reflejos de Venezuela (aunque no aparece en página de la CIDH)

Países: Venezuela

Temas: Derechos de las Personas LGBTI

Leer el informe Resumen

Informe situación de los DDHH de personas LGBTI en Venezuela CIDH 2015 Completo

Ver video

Compartir

Trabajo de Quiteria Franco como defensora de derechos humanos reconocido por Asamblea Nacional

Asamblea Nacional  reconoce el trabajo de Quiteria Franco como defensora de derechos humanos

El pasado jueves 15 de marzo en el Auditorio del Edificio José Maria Vargas, sede administrativa de la Asamblea Nacional se llevó a cabo un acto de reconocimiento del trabajo de distintas mujeres venezolanas, entre ellas nuestra Coordinadora General, la Profesora Quiteria Franco.

El acto de reconocimiento fue organizado por la Comisión Permanente de Política Interior presidida por la diputada Delsa Solórzano y contó además con la presencia de la Diputada Adriana D’Elia presidenta de la Sub-Comisión de la Mujer.

El trabajo de activismo de Quiteria Franco se ha destacado desde hace muchos años. Aunque se ha destacado en la palestra pública desde el 2015 cuando presentó ante la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos un informe sobre la situación de las personas LGBTI en Venezuela. Posteriormente, ha presentado otros informes similares ante diferentes comisiones en  Naciones Unidas. Además de su trabajo en Venezuela formando a periodistas y funcionarios de instituciones públicas y privadas sobre los derechos humanos de las personas LGBTI en el país.

Más recientemente, su trabajo fue reconocido al ser electa como integrante plena y principal del Grupo Asesor de la Sociedad Civil para ONU-Mujeres en Latino América y el Caribe.

Pueden revisar y conocer más sobre la trayectoria de Quiteria Franco en nuestra sección de Reseña Histórica y en su blog.

Compartir

“Las personas LGTBI queremos lo mismo que las demás: ser reconocidas y tratadas con igualdad”

“Las personas LGTBI queremos lo mismo que las demás: ser reconocidas y tratadas con igualdad”- Quiteria Franco

La coordinadora de la asociación civil Unión Afirmativa, Quiteria Franco, afirma que Venezuela está estancada en materia de derechos de diversidad sexual, contrario a los avances dados por la mayoría de los países de la región. Recientemente fue nombrada miembro del grupo asesor de ONU-Mujeres para América Latina y el Caribe

Por: Crisis en Venezuela

El nombre de Quiteria Franco rodó casi de manera viral en las redes en febrero pasado al ser seleccionada como integrante del grupo asesor de ONU-Mujeres para América Latina y el Caribe. Esta activista se ha dado a conocer por su trabajo en defensa de los derechos de las personas LGTBI, mundo al que llegó por su interés y necesidad de defenderse a sí misma de la discriminación presente en la sociedad.

Franco es licenciada en Educación, mención Idiomas por la Universidad del Zulia; se desempeña como profesora con Maestría en Lingüística Aplicada en la Universidad Simón Bolívar, donde además asesora al grupo de diversidad sexual denominado DSX. Es coordinadora de la asociación civil Unión Afirmativa, organización que integra la Red LGBTI de Venezuela. Define su rol en la sociedad como una conjugación entre la enseñanza –que va más allá de las aulas de clase, se traslada a cada acción diaria, a cada encuentro con el ciudadano común al dejarle una idea en qué reflexionar– y su desempeño como defensora de derechos humanos, labor que se convirtió en una de sus pasiones.

—¿Cómo llegó al mundo de los derechos humanos?

Fue un camino bonito. Aproximadamente en 2001 tuve el primer acercamiento con la organización Amazonas de Venezuela, que fue la primera que trabajó en los temas de lesbianas en el país. La persona que estaba al frente de esa organización me invitó a un programa de televisión y allí conocí a quienes en esa época estaban trabajando en el tema LGTBI. Poco a poco fui incursionando en ese mundo. Algunos años después empecé a hacer activismo en favor de los animales, yo tenía tres perros. Más tarde en la Universidad Simón Bolívar, donde doy clases, se formó un grupo de diversidad sexual (DSX-USB) del cual soy asesora. Ahí comencé mi activismo LGTB porque necesitaba también ponerme en contacto con movimientos y organizaciones fuera de la universidad. Incluso me acerqué a los movimientos que impulsaban la ley de defensa de las personas que viven con VIH, aunque yo no sabía nada del tema. Allí conocí a Alberto Nieves, director de Acción Ciudadana contra el Sida (ACCSI), quien ha sido mi mentor en mi formación como activista y en el trabajo de incidencia. Cuando asumí la coordinación de Unión Afirmativa me dediqué a trabajar para reactivar la Red LGBTI, que aun cuando ya estaba articulada, tenía sus altos y bajos.

—¿Cuál es actualmente la principal lucha de los defensores LGTBI en Venezuela?

No es muy distinto al del resto de las organizaciones. El principal reto es lograr la cohesión entre organizaciones, vencer la lucha de egos que es tan dañina para lograr objetivos, y eso vale para todas las organizaciones porque debemos recordar que la defensa de los derechos humanos está orientada al reconocimiento de los derechos, no al beneficio particular. Esa cohesión nos hará más fuertes para hacerle frente a un gobierno que no nos reconoce y criminaliza nuestra labor. Por otro lado, siento que hay personas que se lanzan al activismo sin tener información ni formación, sin un verdadero conocimiento de las leyes y de las normativas y, además, muchas veces cuando ciertos activistas empiezan a tener la atención de los medios los egos se suben, se pierde el objetivo y se descuida el tiempo para la formación.

—Llama la atención que su respuesta es una autocrítica hacia el movimiento de DDHH y no hacia afuera, donde uno supone que están los retos a vencer…

Es que estamos ante retos que van en dos direcciones, y tenemos que ver nuestras fallas para ser mejores defensores. Esa otra dirección donde están los retos en materia LGTBI está, por ejemplo, en el gobierno que es absolutamente homofóbico y que lejos de ser incluyente como se vende es excluyente y discriminatorio. Pero aún así veo el mayor reto en los grupos religiosos. Puede que ellos nunca nos acepten, pero por lo menos espero que no entorpezcan la lucha por el reconocimiento a nuestros derechos de igualdad, porque lo importante es que comprendan que eso no les va a restar derechos a los heterosexuales; entonces si no perjudicamos a otros ellos no deben ser obstáculo. Y en ese sentido, como red debemos buscar la forma de fortalecer los acercamientos con los grupos religiosos de diversas iglesias que sí están a nuestro favor, porque son alianzas estratégicas.

—¿Qué es más difícil de afrontar para las personas LGTBI: el gobierno o la sociedad?

Los cambios en la sociedad son más rápidos que las leyes. Creo que la intolerancia en la sociedad va a cambiar, ya está ocurriendo, pues poco a poco hay más presencia de personas LGTBI y, por ende, está más presente el debate. En parte lo digo por mi propia experiencia, además de lo que conozco y he observado. En los comienzos de mi activismo había poco espacio de participación hasta que decidí buscar esos espacios, levantar la mano en los foros y ponencias, dar mi opinión, participar, y así poco a poco me fui dando a conocer, no fue fácil vencer la resistencia, incluso en grupos de mujeres, por ejemplo.

—¿Considera necesario que en Venezuela haya una legislación especial para las personas LGTBI o serían suficientes reformas a las leyes existentes que los incluyan?

Pienso que la forma no es lo importante, sino el reconocimiento de los derechos, aunque estoy en contra de crear leyes para grupos específicos, pues lo que se debe buscar es la protección integral de todas las personas. De hecho, la primera agenda legislativa que presentó la Red LGTBI iba orientada a la reforma de la Ley del Código Civil para permitir el cambio de nombre a las personas trans, así como el matrimonio homosexual, del cual deriva una cantidad de derechos que hasta ahora no son reconocidos. Pero lo que sí es necesario es una ley contra la discriminación porque es la recomendación de organismos internacionales como la ONU, que señala que los países deben contar con una ley amplia que incluya todas las formas posibles de discriminación y se cree un único instituto que atienda la prevención, la educación y la formación contra la discriminación, que fue todo lo contrario a lo que hizo la Asamblea Nacional chavista que se inventó leyes para grupos con la finalidad de segregar y dejar por fuera a las personas LGTBI porque se trata de un gobierno abiertamente homofóbico, de allí que en Venezuela todos los grupos vulnerables tienen una ley excepto nosotros. Al final lo que queremos las personas LGTBI es lo mismo que aspira cualquier otra: no ser discriminadas en ningún ámbito, el derecho al trabajo, al trato igualitario, el derecho a la identidad, a casarnos… queremos lo mismo, lo básico, somos seres humanos como cualquier otro.

—Hace unos meses usted decía en un evento que los países más abiertos a la diversidad sexual reciben múltiples beneficios. ¿Podría explicarlo?

En 2015 el Banco Mundial publicó un informe en el que incluía datos sobre los beneficios que obtiene cualquier país que decide ser inclusivo con las personas LGTBI al reconocerles sus derechos a la no discriminación y al derecho al empleo, porque no solo se trata de que tengamos un trabajo, sino la posibilidad de ascender como cualquier otra persona, a que contemos con un ambiente laboral inclusivo y armónico; las empresas pueden perder empleados excelentes por no garantizarles una verdadera inclusión. Igualmente ocurre, por ejemplo, con las personas trans porque si están en situación de calle son una carga, después habrá que invertir en rescatarlas, sacarlas de la dependencia de drogas, atenderlas en el sistema público de salud, crear programas de inserción laboral, entonces al excluirlas se convierten en una carga para el Estado. Al final, incluir a las personas LGTBI es una ganancia para el sector público, el privado y para la sociedad en general. Pero también hay beneficios económicos, la industria turística es de las que más los ha percibido, pues hay países que han entendido que atraer a la comunidad LGTBI tiene múltiples beneficios. Por ejemplo, desde que Argentina, España, Canadá, entre otros, permiten el matrimonio homosexual a extranjeros el turismo en esos países ha aumentado, y eso se traduce en mayores ingresos para quienes voltearon a ver sin discriminación a estas personas, pues las ven como clientes, quieren recibirlas y complacerlas, y han ido creando un ambiente respetuoso para ellas.

—¿Cómo está Venezuela en relación con los demás países de América Latina en el tema LGTBI?

Muy mal, más aún tomando en cuenta que América Latina es la región con mayor progreso en esta materia, según el reciente informe de la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales –ILGA por sus siglas en inglés–. Sin ir muy lejos, Colombia, Argentina, Brasil, México tienen matrimonio homosexual; Ecuador y Chile reconocen la unión civil, Perú ya está discutiendo la unión civil; es decir, en la mayoría de los países de la región hay matrimonio, unión civil o por lo menos lo están discutiendo, menos en Venezuela, aquí el tema está estancado, no se está haciendo nada.

—Pasando al tema de su nombramiento como integrante del grupo asesor de ONU-Mujeres, ¿en qué consistirá su participación?

Quisiera aprovechar para precisar algo porque este nombramiento ha dado a ciertas confusiones. Entiendo que a muchas personas las llene de orgullo que haya una venezolana en una instancia tan importante, pero debo aclarar que yo no represento al país, mi postulación, así como la de las otras seleccionadas, es a título personal y ad honorem, no soy la representante de Venezuela, ni siquiera voy en nombre de mi organización Unión Afirmativa ni de la Red LGTBI. Me siento muy honrada de haber sido seleccionada entre 200 mujeres y con una gran responsabilidad. Este es un grupo asesor para recomendar a ONU-Mujeres qué temas discutir, cómo abordarlos, la pertinencia y qué aspectos son necesarios tratar sobre las mujeres en América Latina y el Caribe.

—¿Y ya tiene algún tema el mente?

El área que yo manejo. Mi propósito será impulsar una mayor visibilidad de las mujeres lesbianas y transexuales, y aspiro a que la instancia sea abierta a eso.

—Usted ha trabajado en varias iniciativas de derechos humanos. ¿Cómo se define en su rol de defensora?

Descubrí una pasión en lo que hago; este camino comenzó para ayudarme a mí misma, me gustó lo que aprendí en mi formación (y autoformación) y vi que con aprender un poco uno es capaz de defenderse a sí mismo. Más que sentir que tengo el deber de defender a un grupo, quiero decirle a la gente que con documentarse puede ser capaz de defender sus propios derechos, porque es imposible que los defensores estemos en todos lados. Disfruto mucho al hacer reflexionar a alguien sobre cualquier injusticia, más allá de criticar o juzgar a esa persona siento que al hacerla reflexionar estoy haciendo mi labor, pues de alguna manera todos en la vida hemos sido discriminados pero sin darnos cuenta discriminamos a otros. En la medida en que seamos conscientes de eso creo que vamos a ser mejores personas y una mejor sociedad.

Fuente: Crisis en Venezuela

Compartir

¿Qué son los grupos asesores de la sociedad civil de ONU Mujeres?

Este lunes 22 de enero de 2018, la oficina regional de ONU Mujeres para latino américa y el caribe  dio a conocer el grupo de cuatro mujeres que formará parte del Grupo Asesor de esta institución, en ell cual fueron electas dos venezolanas, Quiteria Franco como principal  e Ileana La Rosa como suplente.

Les compartimos aquí parte del documento de ONU Mujeres en el que se explica qué son y en qué consisten los grupos asesores.

Los Grupos Asesores de la Sociedad Civil de ONU Mujeres (GASCs) son cuerpos asesores establecidos a nivel global, regional y nacional a fin de facilitar consultas efectivas, continuas y estructuradas entre la sociedad civil y ONU Mujeres. Tal como establece la Estrategia Preliminar de ONU Mujeres para los Grupos Asesores de la Sociedad Civil (desarrollada en noviembre 2015)[1], los mismos constituyen un mecanismo institucional para el diálogo regular entre ONU Mujeres y líderes del movimiento de mujeres y feminista sobre las prioridades y temas clave en materia de igualdad de género a nivel nacional, regional y global. Actúan para informar a ONU Mujeres sobre perspectivas políticas estratégicas y procesos normativos e intergubernamentales.

Asimismo, son una red estratégica y sustantiva de personas de la sociedad civil eminentemente calificadas y con experiencia y conocimientos diversos acerca de las áreas prioritarias de ONU Mujeres. Los CSAGs tienen un rol doble y complementario – como órgano asesor de ONU Mujeres y como plataforma de advocacy para adelantar la agenda de igualdad de género.

En su rol de asesoría, los GASC son un recurso dinámico para ONU Mujeres, de iniciativas innovadoras, ideas, estrategias y perspectivas de políticas. En su rol de abogacía, los GASC juegan un rol político vi tal avanzando los objetivos compartidos de promover los derechos de las mujeres, la igualdad de género y el empoderamiento de las mismas.

  1. Objetivos

✓ Asesorar y abogar por el desarrollo de políticas y programas a nivel regional, sub-regional y nacional con la experiencia, perspectivas y conocimientos de la sociedad civil y promover alianzas sostenibles entre ONU Mujeres y la sociedad civil para avanzar en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

✓ Incidir y participar de los procesos y plataformas intergubernamentales. El rol de ONU Mujeres es facilitar espacios de diálogo en estos ámbitos intergubernamentales y entre los CSAGs y otras partes interesadas, como los gobiernos y el sector privado.

✓ Contribuir con la efectiva implementación, seguimiento y monitoreo de la Agenda de Desarrollo 2030[2]. Actuar como socios de primera línea de ONU Mujeres y crear una red de solidaridad de la sociedad civil para coordinar esfuerzos con ONU Mujeres a los fines de acelerar la acción y advocacy para el logro de la igualdad de género en 2030.

III. Mandato

✓ La Asamblea General de las Naciones Unidas, al crear la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) solicitó que la misma continúe la práctica existente de realizar consultas efectivas con las organizaciones de la sociedad civil, y alentó a que éstas aporten una contribución significativa a la labor de la Entidad. (RES. A/64/289).

✓ En su Visión y Plan de Acción, la Directora Ejecutiva dijo: “En reconocimiento de esta relación especial que concibo entre ONU Mujeres y las organizaciones de mujeres, nombraré un Grupo Asesor de ONGs para que me dé consejos en mi calidad de Directora Ejecutiva de ONU Mujeres. Este será un cuerpo a través del cual las ONG puedan expresar sus perspectivas, experiencias y conocimientos desde el nivel nacional y canalizar la colaboración existente” (Michelle Bachelet, 2011).

✓ El Plan Estratégico de ONU Mujeres 2013-2017 y el Marco de gestión de resultados (Rendimiento1.2, Meta para 2013) establece que “Existen grupos asesores mundiales, regionales y en los países que dan información continua sobre los programas de ONU Mujeres.”

  1. Rol
  1. a) Rol de Asesoría:

✓ Brindar asesoría estratégica a ONU Mujeres, de manera individual o colectiva, –y a otras instancias cuando sea apropiado-en sus prioridades temáticas y políticas, incluyendo el proceso de planificación estratégica.

✓ Proporcionar información y orientación sobre la evolución y tendencias políticas, económicas, sociales y culturales para la programación de ONU Mujeres a nivel nacional/regional (screening político).

✓ Proporcionar análisis del entorno socioeconómico y político a nivel nacional y regional y su impacto sobre la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres.

✓ Proporcionar aportes a los programas y políticas de ONU Mujeres, incluyendo el Plan Estratégico Regional.

✓ Brindar orientación y aportes a las estrategias regionales de promoción de la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres.

  1. b) Rol de advocacy:

✓ Brindar asistencia a ONU Mujeres en el fortalecimiento de su relación y diálogo con la sociedad civil en todos los niveles.

✓ Participar e incidir en los procesos normativos y plataformas intergubernamentales como la  CSW, la Conferencia Regional de la Mujer, entre otros.

✓ Crear una red de solidaridad de la sociedad civil para coordinar esfuerzos con ONU Mujeres a los fines de acelerar la acción y advocacy para el logro de la igualdad de género en 2030.

✓ Contribuir con la efectiva implementación, seguimiento y monitoreo de la Agenda de Desarrollo 2030.

  1. Antecedentes

El Grupo Asesor de la Sociedad Civil para América Latina y El Caribe (CSAG-LAC, por sus siglas en inglés) se conformó en mayo de 2012 y fue resultado de un proceso riguroso de selección y muy concurrido al cual se postularon casi 120 mujeres y hombres de gran trayectoria y prestigio. La selección final estuvo a cargo de las propia pares de la sociedad civil. Se seleccionaron quince integrantes y tres observadoras permanentes, además de cuatro postulantes alternas (una por subregión). Con el fin de garantizar la continuidad de la labor del Grupo Asesor, una proporción de sus miembros desempeñan sus funciones por un período de tres años. En consecuencia, en el año 2014 se renovó la mitad del grupo entrando siete nuevas integrantes. En el primer semestre de 2016 se renovó nuevamente la membresía, saliendo las ocho integrantes del grupo original y 4 nuevas integrantes fueron seleccionadas mediante convocatoria pública. A partir de 2016 el grupo estuvo integrado por 11 miembros en total.

Para el periodo 2018-2020, se han elegido 4 integrantes – 2 de países andinos, 1 de región centroamericana/México y 1 de Caribe anglo – para mantener el equilibrio geográfico.

Actualmente el Grupo Asesor cuenta con una amplísima representación, tanto de organizaciones y ámbitos de actuación, como geográfica. Las asesoras representan a las cuatro subregiones: México y América Central, El Caribe, los países andinos y Brasil y El Cono Sur. Cuentan con probada experiencia en las aéreas de igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Entre ellas hay defensoras de los derechos de la mujer, académicas especializadas en género y avaladas por instituciones de reconocido prestigio, lideresas indígenas, abanderadas de los derechos de las mujeres afro descendientes y notorias activistas en la defensa de los derechos políticos, económicos y reproductivos de las mujeres de Latinoamérica y el Caribe[3].

El Grupo Asesor se reúne presencialmente una vez por año y virtualmente cada dos meses sosteniendo reuniones virtuales regulares con la Directora Regional. La primera reunión presencial del CSAG-LAC tuvo lugar en octubre 2012 en Panamá con el objetivo de generar recomendaciones concretas para el trabajo de ONU Mujeres de cara al Plan Estratégico 2014-2017. La segunda reunión tuvo lugar en octubre de 2013 en Santo Domingo, República Dominicana, en la antesala de la XII Conferencia Regional de las Mujeres de América Latina y el Caribe de la CEPAL (centrada en la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y las tecnologías de la información y las comunicaciones) y el Foro de Organizaciones Feminista (espacio para debatir, elaborar y hacer l legar las voces de las mujeres al pleno de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe). La tercera reunión presencial se llevó a cabo en octubre de 2014 en Panamá y tuvo como objetivo central elaborar el Plan de Trabajo del año 2015, así como plantear la evaluación del grupo y los términos futuros de acción. La cuarta reunión presencial se llevó a cabo en enero de 2016 en Santiago de Chile en la antesala a la consulta regional previa a la CSW60 de 2016 a ser organizada por CEPAL y ONU Mujeres conjuntamente. La quinta Reunión presencial se llevó a cabo en la antesala de la XIII Conferencia Regional de las Mujeres de América Latina y el Caribe de la CEPAL en Uruguay (25 al 28 de octubre de 2016). La sexta Reunión presencial se llevó a cabo en febrero de 2017 en Panamá en la antesala a la consulta regional previa a la CSW61 de 2017. La séptima Reunión presencial se llevará a cabo en febrero de 2018 en República Dominicana en la antesala a la consulta regional previa a la CSW62 de 2018.

  1. Composición

El Grupo Asesor de la Sociedad Civil de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe estará compuesto por once (11) integrantes con reconocida trayectoria en el terreno y experiencia probada en áreas relacionadas con la igualdad de género, los derechos humanos de las mujeres y el empoderamiento de las mismas. Serán provenientes de redes de igualdad de género, organizaciones de mujeres y feministas, así como de otras organizaciones no gubernamentales y de base con trabajo en juventud, grupos étnicos, afro-descendientes, sexualidades, derechos humanos de las mujeres, diversidad sexual y distintas identidades de género, entre otros temas, comprometidas/os con los valores de las Naciones Unidas.

En todos los casos las/os integrantes deberán contar con reconocimiento y capacidades en el activismo (fuertes conexiones con las redes y organizaciones de mujeres a nivel nacional, regional o global), credibilidad, capacidad analítica, manejo de las nuevas tecnologías, trayectoria profesional y entendimiento comprobado de las necesidades e intereses de las mujeres y los grupos de mujeres.

La composición será la siguiente:

✓ 8 integrantes de redes de igualdad de género, organizaciones de mujeres y feministas (intermedias o de base). El equilibrio geográfico estará asegurado por al menos dos integrantes de cada una de las sub-regiones de América Latina y el Caribe: 1) El Caribe (anglo y francés); 2) México y Centroamérica; 3) Brasil y El Cono Sur y 4) Países Andinos.

✓ 3 expertas/os en alguna de las áreas de impacto y sub-áreas prioritarias de ONU Mujeres en la región (empoderamiento económico de las mujeres, liderazgo y participación política, prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y niñas, paz y seguridad, estadísticas y presupuestos género sensibles), que serán no exclusivamente académicas/os, sino también personas que estén avaladas por institutos de investigación u organizaciones feministas o de derechos humanos (incluido el trabajo en asuntos legales) y otras organizaciones que muestren una probada experiencia. La composición del Grupo debe asegurar la representación de la diversidad de las mujeres de la región e incluir a organizaciones y redes de mujeres y feministas, organizaciones de la sociedad civil, el sector académico y líderes de opinión seleccionados. El Grupo incluirá a integrantes con experiencia a nivel de bases que representen diversas perspectivas de desarrollo.

La membresía en el GASC no constituye un trabajo remunerado, es ad honorem.

VII. Duración del mandato

Las/os integrantes del Grupo servirán en el Grupo Asesor a título personal por un período de dos años. El grupo se renovará de manera parcial por tercios.

Para asegurar continuidad, una proporción de las/os integrantes del grupo podrán servir por un periodo máximo de tres años en total, según decisión del propio Comité.

Puedes leer también:

Quiteria Franco electa integrante del grupo asesor de la sociedad civil para ONU Mujeres Latino América y el Caribe.

ONU Mujeres anuncia nuevas integrantes de su Grupo Asesor de la Sociedad Civil para América Latina y el Caribe.

 

[1] Elaborada tras los resultados obtenidos de una Encuesta Global sobre los CSAGs lanzada en abril de 2015 y del Dialogo Global de la Sociedad Civil con ONU Mujeres celebrado el 12 y 13 de noviembre de 2015 en Nueva York en donde se intercambiaron experiencias acerca del funcionamiento de los Grupos Asesores en sus tres niveles de actuación: global, regional y nacional.

[2] Fue adoptada por los líderes del mundo en la Cumbre Mundial Sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (25 y 26 de septiembre de 2015, NY) tras un proceso de tres años de negociaciones intensivas y de diálogo, que congregó no sólo a gobiernos y a la sociedad civil sino también a millones de personas de todo el mundo. Los Estados miembros acordaron por unanimidad lo que el Secretario General de la ONU describió como “la agenda de desarrollo más inclusiva que el mundo jamás haya visto”. La Agenda 2030 abarca las tres dimensiones de la sostenibilidad: económica, social y medio ambiental. Está constituida por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que s e basarán en los progresos alcanzados a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). La Agenda coloca en su centro a las personas y el planeta y proporciona a la comunidad internacional el ímpetu que necesita para trabajar unida a fin de abordar los enormes desafíos que enfrenta la humanidad, incluyendo la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

[3] Para conocer a sus integrantes y sus resultados de actuación consultar los siguientes Links: Link 1, Link 2, Link 3, Link 4 y Link 5.

Compartir